Miguel Ángel Martín Maestro

Perteneciente al tercer poder del estado, desde que me inicié en el trabajo supe que, casi nadie, se cree las teorías políticas de Montesquieu. No hubo necesidad de matar al filósofo francés porque no llegó a nacer, así que cada uno ha de buscar la belleza allá donde sea capaz de encontrarla. En mi caso cine, música y literatura siempre me han acompañado. Como a casi todo amante del cine, los primeros recuerdos de salas oscuras y sueños ajenos se remontan a la niñez, a las sesiones continuas del cine Capitol en Valladolid o el Castilla en Palencia, a las largas colas en el Vistarama, el Lope de Vega, el Coca o en el Don Sancho, Avenida y Ortega, muchos de ellos cines ya desaparecidos, y los que quedan, transformados. Ver por primera vez cine en versión original en una sala fue toda una conversión, fue el Fitzcarraldo de Herzog en el Manhattan, recién inaugurado y más arriesgado. Poco después me convertí a la cinefilia, la Seminci tuvo la culpa, algo que ahora dificilmente conseguirá con casi ningún joven aficionado/a al cine, y el cine Groucho también, con sus ciclos Kurosawa, Bertolucci, Visconti, Hermanos Marx. Ahora no entiendo el cine sin oir la voz original de los actores, y, lamentablemente, la inmensa mayoría del mejor cine, no se encuentra en las salas de exhibición, o nos llega muy tarde, pero habrá que hacer un esfuerzo por encontrar películas que les interesen y les hagan pensar. En definitiva, quiero trasmitir mi amor al cine como arte, no como mero entretenimiento.

En la basura criminal de Occidente. TERET (La carga) de Ognjen...

Huyendo de la representación explícita del crimen, no querer ver no te hace más ignorante ni te deja de hacer cómplice de las situaciones...

Un buen estreno semanal: Los Hermanos Sisters de Jacques Audiard. “He...

No hay western que se precie sin almas oscuras, pero que, en algún rincón interior mantienen viva una chispa de humanismo. En uno de...

El cine impostor. El silencio de otros (Almudena Carracedo, Roberto...

¿Por qué escribir ahora sobre este intento de documental? La película lleva 15 meses circulando, apagadamente tras su pase en el festival de Berlín...

Removiendo las cenizas de Stalin a ritmo de rock. Leto (Verano,...

No se merece una película como «Leto» el directo desprecio del exhibidor local en su estreno vallisoletano. Culpar a uno solo de los actores...

La portuguesa (Rita Azevedo, 2018). Esplendor cinematográfico

Hacer justicia a las excelencias de “La portuguesa” mediante este artículo se me antoja misión inalcanzable incluso en el supuesto de conseguir la inspiración...

“Poca gloria y demasiado dolor”. Dolor y gloria (Pedro Almodóvar, 2019)

Conseguir llegar sin noticias a un estreno almodovariano resulta casi imposible. Su sistema de producción está encaminado a que se hable del producto a...

En la muerte de Agnés Varda y su Jacquot de Nantes

Hace poco más de un año, y en este mismo periódico, aprovechando el ciclo que el Museo Patio Herreriano hacía de su cine y...

FUNAN, en el horror del Khmer rojo. (Denis Do, 2018)

Mi primer contacto cinematográfico con el genocidio camboyano tuvo lugar con la tramposa, pero efectiva, a la par que gradilocuente, “Los gritos del silencio”,...

Tanta renuncia a ser uno mismo termina por pasar factura. "Las...

La mirada de Chela se esconde entre paredes, puertas medio abiertas, en los reflejos de espejos que la protegen de los demás. No se...

Cine feminista en la Francia de los 70. En reivindicación del...

Las razones por las que se decide ver una película y otra no, son tan subjetivas como número potencial de espectadores existan. El título...

Comunidad últimoCero

¿Olvidaste tu contraseña?

– Hazte cómplice