Miguel Ángel Martín Maestro

Perteneciente al tercer poder del estado, desde que me inicié en el trabajo supe que, casi nadie, se cree las teorías políticas de Montesquieu. No hubo necesidad de matar al filósofo francés porque no llegó a nacer, así que cada uno ha de buscar la belleza allá donde sea capaz de encontrarla. En mi caso cine, música y literatura siempre me han acompañado. Como a casi todo amante del cine, los primeros recuerdos de salas oscuras y sueños ajenos se remontan a la niñez, a las sesiones continuas del cine Capitol en Valladolid o el Castilla en Palencia, a las largas colas en el Vistarama, el Lope de Vega, el Coca o en el Don Sancho, Avenida y Ortega, muchos de ellos cines ya desaparecidos, y los que quedan, transformados. Ver por primera vez cine en versión original en una sala fue toda una conversión, fue el Fitzcarraldo de Herzog en el Manhattan, recién inaugurado y más arriesgado. Poco después me convertí a la cinefilia, la Seminci tuvo la culpa, algo que ahora dificilmente conseguirá con casi ningún joven aficionado/a al cine, y el cine Groucho también, con sus ciclos Kurosawa, Bertolucci, Visconti, Hermanos Marx. Ahora no entiendo el cine sin oir la voz original de los actores, y, lamentablemente, la inmensa mayoría del mejor cine, no se encuentra en las salas de exhibición, o nos llega muy tarde, pero habrá que hacer un esfuerzo por encontrar películas que les interesen y les hagan pensar. En definitiva, quiero trasmitir mi amor al cine como arte, no como mero entretenimiento.

Cine de la resistencia. A fábrica de nada (Pedro Pinho, 2017)

A media noche, mientras una pareja se ama en la intimidad de su dormitorio, un teléfono móvil viene a interrumpir la sexualidad invadiendo el...

Cine, cine, cine, más cine por favor... o diga Suwa y...

En los territorios del fantasma toda representación, y toda presencia, es posible. Entre la escena inicial de «Le lion est mort ce soir» y...

Soberbia lección de cine joven de un director septuagenario. L'amant d,un...

Una joven espera en los pasillos de una facultad, pasan alumnos por delante a los que no presta atención. Aparece un hombre en esa...

Estreno en salas, sin sitio en Valladolid: Pororoca (Constantin Popescu, 2017)

La vida idílica se rueda en planos abiertos, con la cámara fija, girando suavemente el objetivo mientras observamos el día a día convencional y...

Fragmentos de un discreto aburrimiento burgués. Un sol interior (Un beau...

“Dis-cursus es, originalmente, la acción de correr de allá para acá, son idas y venidas, “andanzas”, “intrigas”. En su cabeza, el enamorado no cesa,...

Western (Valeska Grisebach, 2017): La clase obrera no alcanzará el paraíso...

Un forastero a caballo entra en una pequeña población. No azota el viento, no hay desierto en los alrededores aunque haya problemas de agua....

Agnès Varda en el Museo Patio Herreriano

“En la mirada cansada y deteriorada de una anciana y en la vitalidad de un artista visual cuyos ojos no vemos en todo el...

En cartelera: Los nazis no fueron solo alemanes

1945 de Ferenc Török. En un cuidado blanco y negro, una pareja de hombres, un casi anciano y un joven, bajan de un tren...

La revolución, incluso armada, será feminista o no será. Born in...

Lizzie Borden una ¿visionaria?. Su corta carrera cinematográfica no es obstáculo para su elección como representante del cine feminista, de un cine combativo destinado...

John Cassavetes en Valladolid. El Museo Patio Herreriano mira hacia el...

El 28 de febrero, 1 y 2 de marzo llega un “miniciclo” dedicado al director, actor y guionista norteamericano John Cassavetes, a la incipiente...

Comunidad últimoCero

¿Olvidaste tu contraseña?

– Hazte cómplice