martes, 13 noviembre 2018

Verónica Serrada

Escribo desde que tengo uso de razón, tan pronto como mis dedos pudieron teclear en la vieja Olivetti familiar. Considero la Escritura una gran aliada que siempre ha acompañado mi viraje existencial. Estudié Arte Dramático y Trabajo Social y creo en el Arte como eficaz herramienta de transformación social. Quizá por ello escriba, la Literatura transmuta tanto al escritor que “pare” sus obras como al lector que las vivencia. Escribo porque es el modo en que mejor me expreso, y esto es esencial para mí, si no, sería oradora, trapecista, o escultora. Una vez descubierto aquello que te emociona verdaderamente, no puedes renunciar a vivirlo con plenitud. De mis manos han brotado diarios, relatos, cómics, Teatro y últimamente navego en las aguas de los artículos de opinión publicados en prensa. El término “Raigambre” nomina las raíces de las plantas cuando se entrecruzan, así mismo, referencia los afectos que vinculan a las personas con una geografía o confieren firmeza a algo. He vivido en ciudades tan dispares y apasionantes como Roma o Ibiza. Sin embargo, siempre he vuelto a lo que llamo “Mi campamento base”, puesto que adoro el atardecer candeal de Valladolid. Me gusta retornar a esta tierra del mismo modo que regreso a mi teclado una y otra vez. Me dibujaron así: fiel al lugar que me vio nacer y leal al Universo de las Letras, donde siento pertenecer. No pretendo que alabes mi Escritura o comulgues con mis opiniones, eso sí, espero no dejarte indiferente. Sea!

Nos robaron el pan y la sal

“No hay historia muda, por mucho que la quemen, por mucho que la rompan, por mucho que la mientan, la historia humana se niega...

Si Cervantes levantase la cabeza

Ayer mi adorable sobrina Lucía me envío el siguiente whatsapp: “mmbnn!!!” No, no se trata de que hable valyrio ni de que esté aprendiendo ruso. Era...

El no de las niñas

Ayer me desperté muy sobresaltada. En medio de una de esas historietas oníricas malignas que de cuando en cuando se escriben en la noche. De manera...

Oda a la madre imperfecta

Hay madres y madres. Hay madres y otras madres. Hay madres alérgicas al talco de bebé. Hay madres que no quieren cocinar pensamientos mientras preparan la cena. Hay...

Me gustas mucho

Cuando éramos pequeñas los cumpleaños se celebraban en el salón de casa aderezados con “sangüis” de jamón de York y Fanta de naranja. Recuerdo...

Las chicas son guerreras

Cierto principito volvió del cole con una duda existencial de esas que traen cola y siempre apunto en la libreta de “Tribulaciones interiores infantiles,...

Tu cuerpo es mi cuerpo

“Tu cuerpo es mi cuerpo, un sólo cuerpo ambos, el cuerpo del amor, conjunciones, disyunciones, copulaciones, cuerpos entrelazados, palabras de amor; yo no soy...

"Papá Noel también sufre"

16:30. Salgo del baño como un tornado con el cepillo aprisionado en la boca, en una de esas peligrosas demostraciones femeninas de “yopuedohacerdoscosasalavez”: seguir...

Fidelis infeliz

Al ser humano le han contado un cuento, un cuentito chino que se ha aprendido de "pe a pa". Es más, lo ha aprehendido,...

Abuelita que estás en los cielos

La muerte. Esa señora tan incómoda que cuando viene a visitarnos lo pone todo patas arriba. Los niños y la muerte. No hace demasiados años, se...

Comunidad últimoCero

¿Olvidaste tu contraseña?

– Hazte cómplice