Varias decenas de teatrillos de papel, sonajeros, muñecos de bobina, siluetas articuladas, títeres de cartón, maromeros, revistas y libros sobre el arte de los títeres podrán visitarse durante las dos próximas semanas en la exposición `El juego y los títeres. Papeles, libros y otros documentos sobre los títeres en España´, una muestra comisariada por la compañía aragonesa Titiriteros de Binéfar. Todas estas piezas proceden del fondo de La Casa de los Títeres que esta compañía fundó en el año 2004 en el municipio oscense de Abizanda y están distribuidas por medio centenar de vitrinas situadas a ambos extremos de la carpa de actividades de la Feria del Libro Antiguo y de Ocasión.

La intención de esta exposición es recuperar una tradición que ha acompañado a la humanidad a lo largo de la historia. "Existen ilustraciones medievales que ya muestran retablos de títeres. El Quijote, en uno de sus episodios, también menciona la presencia de un baúl con títeres", explica a modo de ejemplo Paco Paricio, codirector de la compañía Titiriteros de Binéfar.

La primera pieza incluida en esta exposición es un sonajero con forma de títere. Detrás, un anuncio del teatrito `Ilusión´ invita a acudir a su espectáculo de títeres con un mensaje que advierte: `La mejor distracción para enfermos y convalecientes´. También hay láminas con personajes teatrales como los gomosos (término que se utilizaba hace unos siglos para aludir a los pijos de la época), juegos de madera, teatrillos de papel con multitud de fondos que pueden contemplarse apretando un interruptor, un juego que permite formar diferentes caras entremezclando unas diminutas piezas de madera...

Uno de los teatrillos de papel de la exposición. Foto: L. Fraile
Uno de los teatrillos de papel de la exposición. Foto: L. Fraile

La exposición rinde homenaje a personas como Salvador Bartolozzi (1882-1950), un ilustrador, autor teatral y escenógrafo hijo de padre italiano y madre segoviana que dio vida a personajes como Pinocho o Pipo y Pipa y que fue director artístico de la editorial Calleja. La periodista y dramaturga Magda Donato acompañó a Salvador Bartolozzi en la creación de sus obras, que en numerosas ocasiones sufrieron las consecuencias de la censura de la época. La muestra también reconoce la labor de Antoniorrobles, del que se ha incluido un ejemplar de su obra `8 cuentos de niñas y muñecas´ (1930), en la que éste incluyó una decena de recortables de mujeres vestidas de aviadoras, magas, tenistas y motoristas.

No podía faltar en esta exposición un recordatorio a la labor de mujeres como la escritora Elena Fortún, que inventó auténticos clásicos de la literatura infantil como Celia o Cuchifritín y que publicó libros como `El bazar de todas las cosas´, en el que enseñaba a realizar títeres y teatrillos. Elena se vio forzada a exiliarse, situación que también sufrió Ángeles Gasset, otra de las mujeres a las que se rinde homenaje en esta exposición. Ángeles fue una de las fundadoras del colegio Estudio de Madrid, un centro inspirado en la Institución Libre de Enseñanza en el que esta maestra usó los títeres como recurso pedagógico. En la exposición se incluyen varias de sus obras, como `Títeres con cachiporra´, `Títeres con cabeza´ o `La canción del marinero´. Su dedicación a los títeres fue reconocida con el nombramiento como socia de honor de UNIMA (Unión Internacional de las Marionetas), cargo que ocupó hasta su fallecimiento en el año 2005.

El libro `8 cuentos de niñas y muñecas´, de Antoniorrobles. Foto: L.F.
El libro `8 cuentos de niñas y muñecas´, de Antoniorrobles. Foto: L.F.

Las piezas más antiguas que se han incluido en esta exposición datan de finales del siglo XIX, mientras que las más recientes proceden de los años 70 del siglo XX. Todas han sido recopiladas por parte de la compañía Titiriteros de Binéfar en sus viajes por regiones como Cataluña, Extremadura, Andalucía, Aragón, Madrid o Castilla y León. Buena parte de ellas han estado expuestas desde el pasado mes de octubre hasta febrero en el TOPIC de Tolosa, un Centro Internacional del Títere que dispone de un museo, un centro de documentación, una sala y una residencia para artistas.

La exposición, que podrá visitarse hasta el 10 de abril, está abierta al público de 10:30 a 14 horas y de 17 a 21:30 horas (de lunes a viernes) y de 11 a 14:30 y de 17:30 a 22 horas (fines de semana y festivos). Todos los días la narradora oral Isabel Benito está realizando visitas guiadas a las 13 y 18 horas (de lunes a viernes). Los sábados, domingos y festivos las visitas comienzan a las 13:30 y 18 horas de la tarde.

La exposición también reconoce la labor de Ángeles Gasset. Foto: L.F.
La exposición también reconoce la labor de Ángeles Gasset. Foto: L.F.

Titiriteros de Binéfar

Todas las piezas de la exposición pertenecen a Titiriteros de Binéfar, una compañía aragonesa creada en el año 1975 por Pilar Amorós y Paco Paricio. En el año de su fundación, Pilar y Paco trabajaban como maestros, ocupación que estuvieron compaginando con los títeres hasta 1986, momento en el que decidieron cambiar la docencia por los escenarios.

En el caso de Paco, su vínculo con los títeres se remonta a su infancia. En su memoria aún conserva el recuerdo de un titiritero aragonés llamado Gerardo Duat que llegaba a Binéfar con su moto y sus maletas repletas de títeres. Gerardo, que había trabajado con el titiritero catalán Ezequiel `Didó´, le pidió que trabajara con él como ayudante, y ahí empezó todo.

Pilar y Paco fueron ampliando su formación con cursos de juegos y teatro que realizaron en la Escuela de Maestros de Rosa Sensat, donde se familiarizaron con la metodología Freinet y con las historias de Gianni Rodari. Su primera obra como compañía fue `La central nucle-plaf´, una pieza con la que mostraron su rechazo a la construcción de una central nuclear en las proximidades de Binéfar. Desde entonces, esta compañía ha escrito y representado alrededor de medio centenar de espectáculos de títeres para niños, jóvenes y adultos que les han permitido actuar por medio mundo: EE.UU., China, Alemania, México, Brasil, Argentina, Marruecos, Palestina...

La compañía, que actualmente está integrada por una docena de personas, tiene su sede en Abizanda, un municipio de apenas 20 habitantes situado a 70 kilómetros de Huesca en el que fundaron La Casa de los Títeres, un espacio repartido en tres casas que funciona como teatro, museo y residencia de artistas.

En el año 2009, Titiriteros de Binéfar recibió el Premio Nacional de Teatro para la Infancia y la Juventud. Este galardón reconoció su labor en la difusión del arte de los títeres, tarea de la que se han ocupado tanto en los escenarios como mediante la publicación de una decena de discos y libros como `Oficio de titiriteros´, `Títeres y titiriteros. El lenguaje de los títeres´ o `Títeres y demás parientes´.

Esta compañía, que el fin de semana del 18 de marzo estuvo en la Feria del Libro Antiguo y de Ocasión de Valladolid para participar en un simposio sobre los títeres y la literatura infantil y para escenificar su espectáculo `En la boca del lobo´, viajará a Brasil en abril para impartir un curso sobre títeres y para mostrar un par de obras de su repertorio. A finales de ese mes se trasladará a Lérida para estrenar su nuevo espectáculo (`Antón retaco´) en su festival de títeres y en octubre volverá a hacer las maletas para viajar a Colombia, en este caso para actuar en Medellín, Cartagena de Indias y Bogotá.

 

No hay comentarios