Enrique Lozano
Enrique Lozano "Pescao". Foto: Fernando Fuentes

Enrique Lozano 'Pescao' ha puesto el cartel de 'no hay entradas' para los dos conciertos que ofrecerá viernes y sábado en la Sala Experimental Fernando Urdiales del Teatro Zorrilla. De las dos sesiones saldrá el próximo disco del cantaor palentino, atípico y peculiar en sus formas.

En 1996 Enrique Lozano 'Pescao' tenía 42 años y grabó su primer -y hasta ahora- único disco: 'Gitano de tierra adentro'. Veinte años después, 'Pescao' graba su segundo disco. Grabación que tiene su pequeña historia. El 12 de diciembre de 2015, Santi programó a la hora del vermú una actuación de Enrique Lozano en el café Zorrilla. A pesar de intempestiva hora para los flamencos, 'Pescao' reunió a un grupo de buenos aficionados a los que, una vez más, sorprendió con su cante genuino, que algunos quisieron llevarse para su casa en forma de cedé. Fue entonces cuando el cantaor confesó que no tenía, que había grabado uno hacia mucho tiempo y del que no había quedado nada satisfecho. Fue entonces cuando surgió la idea de hacer un nuevo disco. Las únicas condiciones que puso Enrique Lozano fueron dos: que se tratara de una grabación en directo- "que se sienta que está ahí el público"-, y que hacer los cantes que en ese momento le diera la gana. Dicho y heho.

De la alianza entre Café Teatro Zorrilla, la Tertulia Flamencia de la Biblioteca de Valladolid y la plataforma digital últimoCero  -surgida el mismo 12 del 12 del año pasado- son las actuaciones que tendrán lugar mañana, viernes 15 (21 horas) y sábado 16 (22 horas), con 'El Persa' a la guiatrra. Las actuaciones serán registradas por Armando Records y la idea es que el disco esté  en la calle en un mes. Todas las personas que quieran contribuir a hacer realidad el proyecto pueden hacerlo 'adquiriendo de forma anticipada' -8 euros- el mismo y así constarán como colaboradores en el libreto de la grabación.

Enrique Lozano 'Pescao'  -en un momento de madurez- es un viejo conocido y repetado en los ambientes flamencos del país. Admirador de Camarón -al que imitaba como pocos-, Chano Lobato y Terremoto... Nadie le discute su voz poderosa, ser conocedor de todos los palos y tener capacidad para transmitir su cante por derecho... Pero además, él escribe muchos de los textos que canta, en los que expresa su compromiso y rabia  con tonos nuevos y matices personales. Abierto  a la experimentación, como lo ha demostrado en sus colaboraciones con el grupo palentino Naan. "El 99,9 por ciento de los cantaores cantan todos igual", ha dicho, siendo fiel a su manera de ser y de vivir, a veces no siempre políticamente correcto lo que le ha creado algún que otro enemigo al desmarcarse de lo que podríamos llamar 'flamenquitos'.

El único 'pero' que le han puesto al 'Pescao' para trabajar de Madrid para abajo es su origen. Como el título de su primer disco: 'Gitano de tierra adentro' y para más señas del barrio palentino de la Herrería, que creció recogiendo remolacha y descargando camiones de naranjas. Solo resta esperar que Enrique Lozano tenga dos buenas noches y que así queden registradas. Con el nuevo disco, más de uno se tendrá que tragar: "Pero cómo voy a programar en Jérez a un cantaor de Palencia".

No hay comentarios