Javier Dámaso y José Ignacio Martín Verona.
Javier Dámaso y José Ignacio Martín Verona.

De la novela histórica de la Castilla de la Baja Edad Media escrita por Peridis, a la novela histórica -también combinada con la ficción- de la España (y también Castilla) de Franco, de Hitler y de sus conexiones. En 'La Tabla de Himmler', el juez Ignacio Martín Verona, vuelve a la historia, una de sus pasiones.

Martín Verona mantuvo un diálogo con Javier Dámaso, jurista y escritor, en la Sala Experimental Fernando Urdiales, del Teatro Zorrilla, dentro de los Encuentros con autores. Dámaso, al final de la conversación, volvió a la relación del Derecho y la Literatura. El juez respondió sin dudarlo: "Son compartimentos estancos. En mis libros no sale una sola palabra de derecho. Trato de huir del entorno hostil en el que nos movemos".

Dámaso, a continuación, intervino para decir que él no lleva los poemas a clase: "Sería absurdo, pero la literatura permite singularizar los jurídico". Martín Verona contestó: "Para enfrentarme a personajes de carne y hueso no escribo; ya los veo todos los días en el juzgado. Estoy saturado de cotidianiedad", para acto seguido afirmar: "Aquí no se ordena nada, se desordena". Así terminó el Encuentro en el que juez magistrado y profesor poeta conversaron durante una hora a propósito de 'La Tabla de Himmler'.

La novela tiene su origen en la visita oficial de Heinrich Himmler, el 'Reichführer' de las SS hitlerianas y sus encuentros históricos con el profesor Julio Martínez Santaolalla, que en aquellos años era el responsable de la arqueología en España. También aparece el profesor Tobar, de la Universidad de Valladolid y el personaje de Mercedes, "hija de un minero. Mujer y pobre, dos caracteres para ser desgraciada", dijo el autor de la novela, de la que Dámaso leyó algunos pasajes "en los que se muestra la empatía con los perdedores".

"A mí me suena muy bien", dijo Martín Verona, que  definió a los personales de su novela, ambientada en el Madrid de 1940, "como personajes de capa y espada pero en el siglo XX. Con un entorno de intrigas que me parece muy sugerente y que creo está muy poco explotado".

Javier Dámaso reconoció que el final le gusta y no le gusta. "No es un melodrama...", sin querer desvelar más. Su autor tampoco fue más allá, pero dejó en el aire si la Tabla de Salomón -que buscaban los nazis- existió o no existió.  "Tenía varios finales pensados... Pero estoy abierto a escribir una triología si Hollywood está interesado", concluyó el juez.

No hay comentarios