Cruz, Ramoneda, Puente, Estefanía, de Lucas y el presentador. Foto: Carlos Arranz
Cruz, Ramoneda, Puente, Estefanía, de Lucas y el presentador. Foto: Carlos Arranz

La última mesa redonda de la 49 Feria del Libro estuvo dedicada a un problema candente: los refugiados. El periodista, filósofo y escritor Josep Ramoneda alertó que la crisis de los refugiados "se puede llevar por delante a Europa y la democracia". Con Ramoneda compartieron debate: Javier de Lucas, Juan Cruz, Joaquín Estefanía y Óscar Puente, alcalde de Valladolid.

"Cuando las cifras ocultan a los hombres, ocultan las tragedias pero las tragedias son difíciles de ocultar", dijo Josep Ramoneda, quien desmintió que la imagen de las caravanas de deportados "trágicamente no es nueva aunque llega en un momento delicado".

Ramoneda señaló la crisis de austeridad, el desconcierto de Europa que pierde su papel en el mundo, el repliegue de los países y, sobre todo, la fractura entre Este-Oeste, entre Norte-Sur, como factores en los que se está produciendo el problema de los refugiados que, a su juicio, debería convertirse en oportunidad.

El director de la revista 'La Maleta de Portbou' habló de dos tipos de gobernantes: "Los responsables por no haber hecho nada, caso del Gobierno español. Y los que pudiendo haber hecho más no lo han hecho". En este último apartado incluyó a Angela Merkel que llegó a decir que habría que prepararse para un sacrificio como el de la unificación de Alemania para quedar "en poca cosa".

También mencionó la agenda de la extrema derecha que aparece en situaciones de impotencia, "en los que estimula bajos sentimientos para que la gente busque su chivo expiatorio". Citó los casos de Sarkozy con los gitanos en Francia cuando era presidente o sus declaraciones de que los campos de refugiados deberían de estar en el Sur de Europa y no en Europa, mientras Médicos Sin Fronteras renunciaba a aceptar dinero mientras se siga externalizando el control de las fronteras y negando el derecho al asilo.

"La responsabilidad de Europa viene de lejos", afirmó Ramoneda, que comentó a continuación  "la falta de liderazgos políticos  capaces de dar confianza a la ciudadanía. Es una cuestión de consecuencias muy graves, letales para Europa y la propia democracia. Esta crisis se puede llevar por delante a Europa y la democracia".

Joaquín Estefanía, exdirector de El País, cambió a última hora el tema que iba a tratar: la crisis griega en relación con la llegada de los refugiados por el del 'Brexit' de Gran Bretaña. Estefanía manifestó que hace un año viajó a Atenas coincidiendo con el referéndum sobre las negociaciones europeas, el corralito y la llegada a las islas griegas, y después al puerto de El Pireo, de las primeras decenas de refugiados.

"He vuelto muchas veces para ver cómo iba el país y comprobar como un país tan pobre es tan solidario", expresó el periodista y economista. Fruto de esos viajes surgió el libro 'Los Tyrakis', escrito en colaboración con su mujer Ana R. Cañil, en el que narra las dificultades que vive Grecia a través de un clan.

Joaquín Estefanía se preguntó por qué Gran bretaña se puede salir de Europa y otros países no. Comentó que Marie Le Pen, con posibilidades de ser la futura presidenta de Francia, ha anunciado que hará una consulta como la del jueves en Gran Bretaña. También aludió a Donald Trump y mencionó el libro "Los orígenes del totalitarismo", de la filósofa alemana Hannah Arendt.

"Toda la gente tiene derecho atener derechos. Los extranjeros no solo tienen las obligaciones de cumplir las leyes del país que les acoge; también tienen derechos como es el de que su cultura sea respetada", recordó el periodista, que deseó la derrota de los partidarios británicos de abandonar Europa, pero añadió: "El jueves, pase lo que pase, buena parte del mal ya está hecho. Ojalá decidan quedarse. Es más, Gran Bretaña debería de liderar Europa y que la batalla de los refugiados es una batallla de argumentos".

Javier de Lucas, catedrático de Filosofía del derecho y Filosofía política en la Universidad del País Valencià, hablo de "malos entendidos, falacias y mentiras sobre los refugiados". La primera, que se trata de un fenómeno nuevo. "Ya lo hemos vivido al acabar la II Guerra Mundial e incluso en laPrimera, y en la Guerra de los Balcanes. La historia de los refugiados comienza con una historia de refugiados: una pareja que la echan del Edén, donde estaban muy bien. Este asunto tiene una larga tradición", aseguró.

De Lucas tras ofrecer una definición de refugiado -"Llevan la muerte en su espalda y se encuentran con muro, esto  último es nuevo, dijo"-, el profesor presentó algunas alternativas, las cinco propuestas de la Comisión Española de Ayuda al Refugiado. "Zapatero tuvo dos años para elaborar el reglamento de Asilo, y no lo hizo. Rajoy ha tenido cuatro años, y tampoco lo ha hecho. Todos sabemos que una Ley sin rgelamento propicia actitudes arbitrarias", subrayó.

El catedrático De Lucas recomendó para finalizar su intervención algunos libros y películas. Entre ellos un artículo de Hannah Arendt;  'Los diálogos de refugiados', de Brecht; la novela 'El dorado' o el filme 'Ilegal' (Fuocoammare), de Gianfranco Rosi, premiada con el Oso  de Oro, en la Berlinale 2016.

En el turno de preguntas, Óscar Puente aclaró que la competencia de acoger refugiados es de los Gobiernos nacionales y que los Ayuntamientos ponen la infraestructura, caso del de Valladolid. Javier de Lucas comentó que Portugal ha recibido "diez veces más refugiados que España" y que la federación Española de Fútbol es la única que por el poder que tiene se puede saltar todas las normas y leyes.

El periodista Juan Cruz remachó que con el fútbol ha habido excepciones siempre. "Se abrió la mano con Kubala y Puskas, húngaros, que llegarona a jugar con la selección española".

Joaquín Estefanía cerró el debate al hablar de tres clases de refugiados: "Los que quieren entrar en Europa y que huyen de guerras como las de Libia o Siria, o por muerte económica. Los refugiados que han entrado, casi un millón y no se sabe nada de ellos. Y los que se han quedado en el limbo: los 50.000 o 60,000 que hay en Grecia. Entre ellos los hay de primera, los blancos, y los negros, a los que no quiere nadie. La única diferencia con los republicanos españoles es que todos tienen teléfonos móviles que nadie sabe como recargan".

No hay comentarios