Alumnos y educadores de la FeCEAV durante la entrega del premio. Foto: Javier P. Miñambres

El Teatro Zorrilla ha sido testigo esta tarde de un homenaje que ha tardado en llegar pero que al fin se ha hecho efectivo. La FeCEAV ha visto reconocida su labor y su pasión en la tarea de enseñar a leer y escribir a las personas adultas con un emocionante acto en el que ha habido nervios, mucha ilusión y un generalizado sentimiento de satisfacción de pertenecer a una gran "familia" que no ha parado de crecer en estos 30 años.

El homenaje ha comenzado con la intervención de Javier Carballo, quien ha ejercido como maestro de ceremonias. Javier ha optado por sentarse en las escaleras que conducían al escenario y, desde allí, ha narrado una historia en la que hablaba de su niñez en la calle Portillo de Balboa de la Rondilla. En su edificio vivía `La Vinagres´, una mujer con fuerte temperamento a la que él y una amiga empezaron a mandar cartas de amor de las que no pudo disfrutar porque no sabía leer. "Hace una veintena de años que un grupo de hombres y mujeres con ganas de aprender, enseñar y transformar se juntaron para montar una asociación que con el tiempo se transformó en colectivo y que sirvió para que gente como ella no se tenga que imaginar las cosas", ha comentado Javier tras haber narrado esta historia, en la que Miguel Ángel Pérez le ha acompañado a la guitarra.

Justo después Javier ha invitado a Óscar Puente a subir al escenario. "Eres bastante más alto y guapo que hace año y pico", le ha dicho nada más verle. Óscar le ha respondido con una sonrisa. Acto seguido, tras desvelarle que compartían barrio de origen, ha reconocido la labor de los "magníficos profesionales" de la FeCEAV. De ellos ha destacado su "trabajo arduo" a pesar de las "carencias y dificultades" (como la financiación), así como su empleo de metodologías centradas en el alumno. "Más de 42.000 vallisoletanos en edad adulta se han beneficiado desde los años 80 de este programa", ha recordado el alcalde, quien también ha mencionado algunos de los premios que han reconocido su labor, como el primer premio Miguel Hernández de Alfabetización, concedido en el año 1996.

Ana Redondo también ha dedicado unas palabras a la FeCEAV. La concejala ha reconocido el mérito de quien "enseña a leer y a conocer dando las llaves del conocimiento, del entendimiento con lo que sucede, de la libertad y de la igualdad". Victoria Soto, que ha subido al escenario junto a la concejala de Cultura y Turismo, ha mostrado su emoción por dos razones. Una de ellas tenía que ver con el hecho de rendir homenaje a una federación que tiene "mucho que ver" con su "verdadera profesión", la de docente. La otra estaba relacionada con una de sus primeras labores desempeñadas al llegar a la concejalía, que fue la de "volver a poner en marcha un programa que se había dejado en un cajón".

El homenaje también ha contado con la participación de Esperanza Ortega, quien ha optado por leer el texto que ha sido incluido en la publicación que el Ayuntamiento ha dedicado a la FeCEAV. En este texto Esperanza ha recordado una cita de Albert Camus en la que éste agradecía el apoyo de Germain, su profesor de Primaria, quien le había ayudado a conseguir una beca para continuar sus estudios. Durante su lectura, esta poeta ha reconocido la labor de tantas "aulas desperdigadas por pueblos y ciudades", de la escuela pública y, por supuesto, de la FeCEAV por haber sido capaz de romper las cadenas de la ignorancia, la soledad y la falta de libertad.

A continuación ha intervenido Miguel Ángel Pérez, quien ha empezado destacando su afinidad con personas como Teresa, Mª José o Amparo. Miguel Ángel ha hablado de la "evolución paralela" de la FeCEAV con los grupos de teatro independiente de las décadas de los 60, 70 y 80 y ha mencionado su vínculo con los barrios, donde ambos comenzaron su labor. Este gestor cultural también ha aludido a los más de 25 años de trabajo de esta federación, mérito que "no sólo el Ayuntamiento, sino todos los vallisoletanos debemos reconocer".

A mitad del homenaje, Javier Carballo ha invitado a Teresa Carrascal a subir al escenario para entregarla, en representación de la FeCEAV, una escultura realizada por Rodrigo de la Torre a partir de un diseño de Manuel Sierra. En su discurso Teresa ha agradecido este homenaje recordando que, aunque habían recibido otros premios, éste era el primero que recibían en Valladolid, "su casa".

Esta educadora ha desvelado una de las razones que la llevaron a involucrarse en este proyecto, como fue la de "saldar una cuenta" con una generación de padres y madres, muchos de ellos obreros analfabetos que llegaron a la ciudad tras haber abandonado el campo. Justo después ha citado a algunas de las personas con las que han compartido viaje (Justina, que al fin pudo firmar con su nombre en el banco, Vanesa, que consiguió ganar un concurso de microrelatos...). Teresa ha finalizado su discurso destacando la importancia del acceso democrático al conocimiento y a la cultura y citando a Freire, un pedagogo imprescindible para este grupo de educadoras a lo largo de estas tres décadas.

Durante el acto de esta tarde también se ha proyectado un vídeo en el que se ha resumido el trabajo de la FeCEAV. Justo después, una veintena de los alumnos de esta federación se han ido levantando desde sus asientos para leer las primeras líneas de novelas como `El Quijote´, `Rayuela´, `El Principito´, `La Metamorfosis´, `La Regenta´ o `La conjura de los necios´. Tras esta lectura, Óscar Puente ha vuelto a subir al escenario para clausurar la 49 edición de la Feria del Libro, ante la que ha mostrado su "enorme satisfacción" por haber permitido que los libros volvieran a su sitio, que no es otro que la Plaza Mayor.

No hay comentarios