Los componentes de Puto Periodo durante su actuación. Foto: Laura Fraile

"Es un espectáculo políticamente incorrecto, con sexo explícito, nada de vergüenza, mucho bizarrismo, provocación y crítica". De esta manera definían ayer los integrantes de Puto Periodo su Cabaret Punk, una propuesta muy gamberra que fusiona música y teatro tomando como punto de partida el encuentro en un burdel entre cinco prostitutas, un "putero" y una madame.

La madame de este cabaret es Anahí van der Blick, que interpreta el personaje de Anahí Van Van. "Es una salidorra. Es la única que no cata nada, aunque ya lo hace su hermana por ella", explicaba anoche esta integrante de la compañía Líbera Teatro mientras Iñaki Zaldua la tatuaba en el pecho un contundente "Amor de polla". A su lado estaba `El Marcos´ (Víctor Cerezo), el "putero" del burdel. Vestido con unas bermudas negras, calcetines de rayas, zapatos blancos, corsé y chaquetilla de frac, Víctor hizo de vocalista junto a Anahí y Débora. "Su personaje se dedica a buscar a su madre por los burdeles, ya que sospecha que trabaja en uno de ellos", aclaró Anahí.

Los otros cinco componentes de Puto Periodo interpretaron el papel de prostitutas. Cada una tenía su historia. Natacha Milenova (Miguel Abril) era una prostituta rusa que había huido de una red de trata de mujeres para estar en el burdel. Miguel, que asumió la parte rítmica del cabaret, apareció vestido con medias rosas, unas Martens con encaje y una peluca rubia.

Juanma Tordable, teclista de SeiSKAféS, también actuó anoche. "Él interpreta a Juana Mª Manola. Es mi hermana gemela mala. Está en el burdel porque tuvo que cerrar su frutería ya que se follaba a todo lo que entraba", aclaró ayer Anahí. Iñaki Zaldua, guitarrista y vocalista de SeiSKAféS, se transformó en Coriña. "Es nuestra puta fetiche porque es la que más folla, aunque no sabemos cuál es su origen", explicaron los componentes de Puto Periodo sobre este personaje, que sólo había conseguido aprender una frase en castellano: "Chúpame la polla".

Alberto Marcos se transformó en `Alberta de piernas´. "Es una amiga de la infancia, pero es tan fea que no consigue clientes. Le bajó la regla a los 35 años, así que se metió a prostituta para recuperar el tiempo perdido", explicaba anoche con absoluta normalidad Anahí. La parte vocal de este cabaret se completó con`Devórame una y otra vez´ (Débora Aparicio). "Entró en el burdel después de haber perdido a su marido Vicente, que la dejó por la frutera (Juanma Tordable). La echaron del Conservatorio porque se folló a todos menos a la rectora, así que se vino al burdel. Fue la primera en introducir vegetales en sus prácticas sexuales", explicó Anahí.

Estos siete personajes se juntaron anoche en el Patio Corsario para ofrecer una actuación de casi dos horas en la que llegaron a interpretar una veintena de canciones. "Durante el concierto mezclamos muchos géneros: desde la música ye-yé hasta el rock & roll, pasando por el blues, la copla o el reggae, pero por encima de todo la importancia está en las letras", habían anunciado unos minutos antes de empezar su actuación desde el camerino del Patio Corsario, hasta donde habían llevado su colección de pelucas, boas de plumas, corsés y medias de rejillla.

Bastará con mencionar algunas de sus canciones para hacerse una idea. En `Fóllame, desgárrame´ contaron la historia de unas chicas que habían violado al párroco de su barrio. En `El rey putero´ (uno de sus clásicos) introdujeron a la `elefanta Elena´, a Marichalar (al que pidieron que "dejara de esnifar"), a Urdangarín ("te cortaremos las manos como sigas así", le cantaron, antes de mandarle a trabajar al Burger King) y a la reina Sofía. "Es la única que sale bien parada. De hecho, cantamos cerveza fría para la reina Sofía", comentaban ayer entre risas los componentes de Puto Periodo, al tiempo que hacían una confesión: "No damos abasto para actualizar la letra".

En `Callo malayo´ dieron consejos para que "nadie se quede sin follar", en `La niña de las venas cortadas´ contaron la historia de una chica que se suicidó al no soportar la adolescencia y en `Subiduvi´ criticaron el impuesto de lujo de los productos de higiene íntima femenina. "Nos consideramos un grupo absolutamente feminista. Defendemos la libertad sexual de la mujer", comentaba anoche Anahí, siendo consciente de que muchas veces se malinterpreta su propósito. "Nos reímos de todo, tanto de lo que nos gusta como de lo que nos disgusta", añadió Víctor.

Aparte de las letras, otro de los puntos fuertes de Puto Periodo es su puesta en escena. Su burdel contaba ayer con un piano bar forrado con un estampado rojo de fantasía y unas "tetas colganderas" que cumplieron el papel de cartel luminoso. Los siete intérpretes no renunciaron a ninguna de las piezas de vestuario de estos ambientes: corsés a prueba de cachopos (unas horas antes habían estado de vermut en Los Faroles), boas de plumas de colores, pezoneras, zapatos de tacón, medias de rejilla, mordazas, ligueros, pestañas postizas... "Esto parece la boutique del zorrón", bromeaba Anahí.

La puesta en escena impactó, no cabe ninguna duda. Ya habían avisado: "Es muy difícil explicar lo que hacemos. Yo creo que incluso si viene un facha se reiría", había dicho Víctor Cerezo desde el camerino mientras se subía un vestido rojo de lentejuelas con escote palabra de honor.

Este Cabert Punk tiene el mérito de haber conseguido provocar todo tipo de reacciones. "Lo más habitual es que la gente se quede petrificada, con la boca abierta y mirando a su alrededor", decía ayer Víctor. "Una vez actuamos en Simancas. Al cantar Los nuevos ganaderos se enfadaron con nosotros", recordaba Anahí. En otra ocasión, según comentaba anoche, les invitaron a actuar en una despedida de solteros: "Se pensaban que íbamos a ser sólo tías, así que se llevaron una gran decepción al ver que había más rabos que en el infierno".

Los componentes de Puto Periodo, que para rizar el rizo tienen su local de ensayo en la calle Hermanitas de la Cruz, llevan 14 años con este formato. "Hemos actuado sobre todo en Castilla y León. A partir de ahora queremos empezar a moverlo en salas. Nos gustaría abrir mercado en Madrid", anunciaron anoche. Después de su actuación de este domingo en el Patio Corsario (ya no quedan entradas), el siguiente bolo de Puto Periodo tendrá lugar el 13 de agosto en el municipio cántabro de Cabezón de la Sal.

Más vídeos de la actuación de Puto Periodo

No hay comentarios