Una actuación de teatro de calle de la anterior edición.

El festival no convencional de música tradicional Demanda Folk está de aniversario. Diez años de trayectoria ininterrumpida merecían una celebración a la altura, de ahí que este año sus organizadores hayan optado por una selección de todos los grupos que han pasado por sus anteriores ediciones.

Al igual que el año pasado, la programación de este festival se repartirá en cuatro ámbitos: actividades destinadas a un público infantil, gastronomía, actividades relacionadas con la tradición y la naturaleza y conciertos. Dentro de la primera categoría se incluirán talleres de construcción de instrumentos tradicionales, de juegos populares, talleres medioambientales y una actuación de la compañía aragonesa Los Titiriteros de Binéfar, que en el año 2009 recibió el Premio Nacional de las Artes Escénicas para la Infancia y la Juventud.

Dentro del ámbito gastronómico se podrá disfrutar de maridajes de productos de la Sierra de la Demanda, potro hispano y morcilla de Burgos, así como de un taller de elaboración de queso. Por otro lado, las actividades relacionadas con la tradición y la naturaleza permitirán participar en un taller de observación de estrellas, carreras por la montaña, la Pingada del Mayo, un taller de percusión tradicional, un cursillo de iniciación a danzas vascas y en talleres de yoga.

La programación se completará con una serie de conciertos que se concentrarán en la tarde del sábado 6 de agosto. A partir de las 19 horas actuarán los grupos de Castilla y León La Tolba y Mayalde, Korrontzi (País Vasco), BOC (Islas Baleares) y El Comando Cucaracha (Aragón). Asimismo, el domingo por la tarde se proyectará el documental `Desinstrumentados (La magia de los instrumentos insólitos)´, actividad a la que se sumará un concierto de Los Titiriteros de Binéfar y otro de La Tolba.

Exceptuando alguna cata, todas las propuestas de este festival serán gratuitas. Diego Serrano, uno de los organizadores de este evento, matiza este aspecto. "Nos gusta decir que el Demanda Folk es un festival gratuito, pero no gratis. Los grupos cobran y hay muchos gastos. Esta edición tiene unos 70.000 euros de coste. El 30% de ese dinero proviene de instituciones y empresas privadas. Nuestros patrocinadores principales son la Diputación de Burgos, la Junta Administrativa de Tolbaños de Arriba, la Obra Social La Caixa y la Fundación Caja de Burgos. El 70% restante se genera de las ventas que hacemos durante el festival: barra, merchandising, catas...", explica.

El Demanda Folk, que este año celebrará su X aniversario con la publicación de un disco recopilatorio, tiene otra característica que lo diferencia de otros festivales: su decidida apuesta por cuidar del entorno medioambiental en el que se celebra. Esto se consigue a través de dos herramientas: concienciando a sus participantes y poniendo a su disposición los medios adecuados. "Durante esos días distribuimos ceniceros individuales y colectivos para alcanzar el objetivo de colillas 0. También favorecemos el uso del coche compartido a través de la tasa El que contamina la paga, con la que cobramos 5 euros de parking a los coches que vengan con menos de tres personas", continúa Diego. Estas medidas han sido reconocidas con varios galardones, como el Premio Medio Ambiente de la Diputación de Burgos (2013) o el Premio Fuentes Claras a la Sostenibilidad (2012).

El especial cuidado del entorno medioambiental se encuentra en la raíz de este festival. "El Demanda Folk nació con el objetivo de revitalizar la Sierra de la Demanda, pero con un turismo sano, familiar y respetuoso con el medio natural y las tradiciones", explica Diego. Exceptuando las tres primeras, todas sus ediciones se han organizado a través de la asociación ¡Que la sierra baile!, una organización creada en el año 2009 en la que actualmente colaboran alrededor de 40 personas. Su actividad no se limita al Demanda Folk. "En primavera organizamos actividades ambientales como plantaciones de árboles o trabajos de recuperación de las riberas de las rías. También colaboramos con otras asociaciones de Tolbaños de Arriba para celebrar festividades como La despedida de los pastores. Además, hemos impartido cursos de inmersión lingüística en el medio rural y hemos organizado galas de música folk y circo para recaudar fondos para la investigación en enfermedades raras", resume Diego.

Durante los tres días del festival se habilitarán varias zonas para dormir, todas ellas disponibles a partir del viernes a las 15 horas: una tranquila en la que no se permitirá hacer ruido a partir de las 00 horas de la noche, una normal en la que el horario de ruidos permitidos se ampliará hasta las 3 de la mañana y una zona de furgonetas y autocaravanas (sólo estará disponible para este tipo de vehículos, ya que los automóviles no podrán acceder a la misma). Además, la zona cuenta con una variada oferta de alojamientos de turismo rural (toda la información está disponible en su página web).

demandafolk-2016

No hay comentarios