Jose Castiella. Foto: Gaspar Francés
Jose Castiella. Foto: Gaspar Francés

La Galería Javier Silva ha abierto la temporada con Jose Castiella, un joven aunque viejo conocido ya que en mayo de 2014 expuso en este oasis para las artes plásticas que pervive en la calle Renedo, número 8, de Valladolid.

Cuando es manifiesto como en los últimos tiempos se han ido cerrando espacios para el disfrute del arte, como consecuencia fundamentalmente de la 'estafa económica' y del IVA del 21% impuesto por el PP,  que haya gente con la valentía de abrir una galería que transcienda la actividad meramente comercial como ha hecho Javier Silva con propuestas como 'Diálogos', es para felicitarse. Si además la iniciativa tiene lugar en Valladolid, un erial de arte contemporáneo, es para descubrirse. Y si la aventura continúa después de cuatro años, ya es para rendirse.

El viernes 30 de septiembre tuvo lugar la inaguración de la nueva temporada con Jose Castiella (Pamplona, 1987), al que conocimos en mayo de 2014 con su anterior propuesta: 'Inhuman'. La sorpresa de entonces se mantiene intacta hoy con 'Crops', que puede visistarse hasta el 19 de noviembre. Después vendrá Luis Cruz Hernández, uno de los grandes de Valladolid, habitual de la galería que abrió con su obra en octubre de 2012: 'Ojo azul vencido por el ojo ardiente'.

Castiella persiste en acercarnos a "un mundo imaginario donde elementos de la pintura abstracta adquieren presenca figurativa a través de la especulación, conectando con paisaje y criaturas distópicas del sci-fi".

Una de las obras. Foto: Gaspar Francés
Una de las obras. Foto: Gaspar Francés

En sus cuadros hay excesos de viscosidad plástica del óleo o reminiscencias de vídeojuegos y cómics. Castiella dice acudir al estudio "sin ideas o proyectos establecidos": "Un día llego al estudio y pinto de manera informalista, en el suelo, en horizontal. Quizás un fluido orgánico de pintura bostece. Si ocurre así puede que le dispare una bala de geometría blanda y que vierta la mezcla sobre el lienzo, dejando que se desarrolle y que tome forma. A veces un ente inteligente de materia adopta un volumen. Otras veces no. Al día siguiente retomo el cuadro con la sensibilidad de un pintor flamenco de imaginación medieval. El infierno está presente, el apocalipsis tambien, me lo dice la pantalla del móvil. Al final del proceso me gusta pensar que he penetrado la barrera de lo personal y que lo he logrado adentrándome en lo colectivo".


La sociedad ficticia indeseable -que eso es, más o menos, la distopía o antiutopía de la que nos habla Castiella- nos la muestra mediante la abstracción, en la que se aparecen figuras informes que nos recuerdan monstruos de nuestro imaginario infantil. "Todo en el monstruo es excesivo. Todo exceso es monstruoso", sostiene el pintor que apela a 'The Thing', de John Carpenter o 'ET', de Carlo Rambaldi. La 'cosecha' es tan fértil que continúa con el fenómeno 'Un monstruo viene a verme', de Patrick Ness, llevado al cine por Juan Antonio Bayona.

Si algo resulta evidente es que Jose Castiella sabe pintar. ¡Viva la pintura!

Solo tu puedes impedir que esto se acabe

Compártelo, apoya el proyecto

ÚltimoCero | Hazte cómplice HAZTE CÓMPLICE

No hay comentarios