Cristina Fontaneda y la concejala de Cultura, Ana Redondo. Foto: Gaspar Francés
Cristina Fontaneda y la concejala de Cultura, Ana Redondo. Foto: Gaspar Francés

El cese de la directora del Museo Patio Herreriano, Cristina Fontaneda, comienza a dibujar un nuevo horizonte para este espacio museístico de la ciudad: su sustituto no será elegida a dedo como hasta ahora y deberá presentar un proyecto que saque de la irrelevancia y dé visibilidad a un museo que deberá estar mucho más conectado con la ciudad y con otros espacios similares para aprovechar sinergias.

Fontaneda fue cesada ayer al término de sendas reuniones del Consejo Rector y del Patronato del Museo Patio Herreriano. Ha permanecido más de 10 años en el cargo en el que fue colocada por el ex alcalde Javier León de la Riva después de que su antecesora, Teresa Velazquez, dimitiera tras haber sido obligada a programar en el espacio de arte contemporáneo una exposición de arte precolombino.

Su cese sirve para dar cumplimiento al acuerdo de pleno que impulsó Sí se Puede para que la elección de la dirección del museo se realizase por concurso público siguiendo el código de buenas prácticas que ya se utiliza en la Unión Europea.

El PP, y más concretamente la ex concejala de Cultura, Mercedes Cantalapiedra, que ayer se opuso al cese, ha criticado duramente la decisión y ha llegado a asegurar que pone en peligro la continuidad de la colección de arte privada que nutre al museo. Según la ex concejala del PP, el cese de Fontaneda es un cambio de cromos del PSOE con Sí se Puede, formación esta última que no consiguió que no repitiera como director de la Seminci, Javier Angulo.

La actual concejala de Cultura, Ana Redondo, tras desvincular el cese del futuro de la colección, se mostró hoy optimista y anunció que puede estar próximo el acuerdo con los propietarios.

Según la concejala, más que los flecos por limar en el acuerdo con el Ayuntamiento, los problemas se localizan en el seno de la asociación de propietarios de la obra. “Hemos flexibilizado nuestras posturas. Pero como consecuencia de la situación económica no hay unidad de criterio. Vamos a respetar sus tiempos. Pero hay que presupuestar. En las próximas semanas debe despejarse el futuro. El presupuesto tiene que estar cerrado a mediados de diciembre”, apuntó Redondo, sin ocultar que situaciones como la que atraviesa la Hullera Vasco Leonesa, propietaria de parte de la obra que está en concurso de acreedores, que pudiera intentar aliviar su situación económica con la venta de parte de esos fondos.

En cuanto a la futura dirección del museo, la concejala, al igual que Sí se Puede, grupo municipal que impulsó la moción que ha propiciado este inicio de cambio de rumbo, lo tiene claro: “Se valorará el mérito y la capacidad, pero el royecto museístico es esencial. Actualmente al museo le falta conexión con la ciudad: No recibe las visitas que merece la obra que alberga. Valoraremos la conexión con la ciudad y otros museos nacionales e internacionales para aprovechar sinergias”, ha anunciado la concejala.

La portavoz de Sí se Puede, Charo Chávez, en sintonía con la responsable de Cultura, ha desvinculado el futuro de la colección con el cese de Fontaneda, del que se desconoce aún cuánto dinero va a suponer al Ayuntamiento.

No hay comentarios