El grupo Vetusta Morla actuó en la clausura del festival.
El grupo Vetusta Morla actuó en la clausura del festival.

El domingo culminó la edición del FiSahara 2016, con la tradicional visita a las instalaciones de la Escuela Nacional de Cine del Sáhara. El día anterior tuvo lugar la gala de clausura, presentada por la actriz Clara Lago, y el concierto del grupo Vetusta Morla, que cerró las actividades culturales del Festival.

Los últimos días del evento han servido para tratar diversos temas de actualidad del conflicto en el Sáhara Occidental. Entre otras actividades, especialmente importantes han sido las mesas redondas sobre el desmantelamiento del campamento Gdeim Izik, del que ha sido el sexto aniversario hace pocos días, o la que versó acerca de los pueblos ocupados.

En lo relativo a Gdeim Izik, se llamó la atención sobre la falta de observancia en materia de Derechos Humanos en la violencia con la que se desmanteló dicha manifestación civil por parte del ejército marroquí. Aún son cuatro los presos políticos saharauis en cárceles marroquíes por esta razón, aunque la presión ejercida por el Frente Polisario ha conseguido avances en este sentido, ya que ahora son considerados como presos civiles cuando, en el momento de su procesamiento, fueron enjuiciados por un Tribunal Militar.

Cabe destacar la presencia del líder del movimiento de liberación nacional de Papúa Occidental, Benny Wenda, en la mesa redonda sobre pueblos ocupados. En su intervención, declaró “la necesidad de una unión de distintos pueblos con diferentes batallas, pero con una misma causa, su autodeterminación y el cese de la ocupación ilegal de su tierra” y explicó la difícil situación que atraviesa su pueblo. Más de 10.000 refugiados se encuentra en la frontera entre Papúa Occidental y Papúa Nueva Guinea debido a la ocupación de Indonesia de este territorio.

Instalaciones del campamento de Dajla.
Instalaciones del campamento de Dajla.

El sábado también tuvo lugar la visita a diferentes instituciones de la Daira de Dajla, donde la delegación del Festival recorrió las instalaciones del hospital de este campamento y de distintas escuelas infantiles. Durante el tránsito, se explicaron las condiciones de trabajo de los profesionales de estos centros y la organización de la educación y de la sanidad de la República Árabe Saharaui Democrática.

Los cinco días del FiSahara dejan atrás proyecciones de películas procedentes de casi una veintena de países que sirven para mostrar la lucha del pueblo saharaui y otros que sufren la ocupación de sus tierras. En su intervención en la gala de clausura, el Primer Ministro de la RASD agradeció la participación de todos los cineastas y artistas en esta edición del FiSahara, deseando que la siguiente se pueda celebrar, por fin, en los territorios ocupados ilegalmente por Marruecos, tras más de cuarenta años de un conflicto aún pendiente de resolver y del que España sigue siendo el país responsable de ello.

No hay comentarios