Fernando Urdiales.
Fernando Urdiales.

A una hora intempestiva, 16 horas, se ha proyectado en el LAVA: 'El teatro, la crueldad y las luciérnagas', de Lidia Martín Merino. El documental pretende ser un "recuerdo al artista incansable y a su obra imperecedera" que fue Fernando Urdiales, fundador y director de Teatro Corsario.

La realizadora segoviana se acerca a la figura de Fernando Urdiales (Valladolid, 1951-2010) a través de los amigos y compañeros del director de teatro fallecido, de sus montajes y sus testimonios, que desgraciadamente no son muchos.

Por la pantalla aparecen desde Gustavo Martín Garzo a Félix Cuadrado Lomas, de Luis Mateo Diez a Rosa Manzano, de Luis Miguel García a Antonio Gamoneda, de Miguel Varela a Germán Vega, lldefonso Rodríguez a Juan Carlos Martín, de María Eugenia Navajo a Carmina Urdiales... cuyas impresiones se intercalan con imágenes de casi una decena de montajes de Urdiales: 'La vida es suelo', 'Celama', 'Don Gil de las calzas Verdes', 'La barraca de Colón', 'Pasión'... pero el trabajo final adolece de un claro hilo conductor.

Los encomiables intentos habidos hasta ahora de llevar al celuloide la personalidad y el quehacer artístico de Urdiales son importantes aportaciones para perpetuar y difundir la valía de un hombre entregado al teatro, enamorado de Artaud y Pasolini, como muy bien ha sintentizado en el título del documental su directora Lidia Martín.

Urdiales tuvo la lucidez de especializarse y revisar el teatro clásico del Siglo de Oro español, que es su mejor legado junto a la creación de Teatro Corsario, todavía vivo como lo demuestra su último montaje 'Barataria, pese a las penurias derivadas de unos responsables culturales pacatos.

La proyección, incluida en el ciclo de la Seminci 'Castilla y León en Largo 2016' fue introducia por Javier Angulo, director de la Seminci, que dijo: "Llevo 9 años aquí y cada vez que se habla de teatro se habla de Fernando Urdiales y de Teatro Corsario. He aprendido mucho viendo esta película".

Lidia Martín explicó el sistema de trabajo seguido y reconoció "la rareza del ensamblaje  efectuado".

No hay comentarios