Fachada del Museo Patio Herreriano. Foto: Gaspar Francés
Fachada del Museo Patio Herreriano. Foto: Gaspar Francés

Hace  pocas semanas se puso en circulación un manifiesto 'en favor del Museo Patio Herreriano de Are Contemporáneo Español de Valladolid' que establece algunas premisas y marca unas pautas.

En el manifiesto, promovido entre otros por los pintores Luis Cruz Hernández y Javier García Prieto, y el fotógrafo Ángel Marcos, se plantea que el debate sobre el futuro del Museo del Patio Herreriano lo lleve a la ciudadanía "un grupo abierto" de personas 'sumamente plural' y cuyos miembros 'nunca deberán ser nombrados a dedo'.

También se expresa que el Museo "habrá de ser un espacio de Pensamiento y Artes, vertebrador y altavoz de la cultura".

En el Manifiesto, al que se han adherido, entre otros, el escritor Vicente Verdú, la galerista Soledad Lorenzo y la exdirectora de Arco Rosina Gómez Baeza, recuerda que el Museo se rige por una Fundación que tiene unos estatutos, que podrían estar siendo ignorados, y se aboga por un acuerdo entre la Fundación y la propiedad de la Colección Arte Contemporáneo Español para que esta se quede en Valladolid, "de lo contrario, el Museo Patio Herreriano perdería su primera palabra. Si así fuera, fácilmente el edificio se quedaría para mayor gloria de programar exposiciones de... ¿alquiler?".

Tras rechazar la posibilidad de que el Museo se convierta en subsede de un gran museo madrileño, los firmantes del Manifiesto plantean cambios en la composición actual del Patronato, "demasiado politizado e institucionalizado".

"Estos cambios", se añade, "tendrán que ir dirigidos a tener un patronato más representativo del contexto arte-cultura, manteniendo con ello la independencia, pluralidad y objetividad con la que se ha de regirse todo Museo".

Esto mismo lo hace extensible al Consejo Asesor del Museo, "cuya composición deja de tener sentido, bajo la consideración del estado actual".

Una de las peticiones concretas que se hace es la convocatoria de un concurso público urgente para cubrir la plaza de director del Museo, cuya selección debe hacerla un "comité plural, objetivo, deamplio espectro e independiente. Y ya que se invoca al 'código de las buenas prácticas', que se aplique de verdad".

El director del Museo debe ser su "timonel" y gozar de "independencia plena", con la única delimitación de la redacción estatutaria  y el acompañamiento del Consejo Asesor, a juicio de los promotores del Manifiesto, que exponen la neecsidad de dotar al Museo de "los recursos económicos y humanos necesarios para poder llevar a buen puerto el campo de actividad para lo cual existe", que pemitan programar y producir exposiciones y proyectos. "No tiene sentido que solamente ahora haya presupuesto para cubrir los gastos corrientes...", se dice.

Otras propuestas recogidas en el Manifiesto es la de que el Museo haga una colección de arte propia, que no se considere al pie de la letra el ámbito referencial de 'Español' para ampliar su campo de actuación al ámbito internacional.

Por último, el Manifiesto dice: "Exigimos finalmente que en el Museo Patio Hererriano de Arte Contemporáneo español deje de ser un alma en pena y que muchos de los artistas que en él realizan proyectos, no tengan que soportar gastos económicos además de aportar sus obras, considerando que toda estructura que envuelve a la instituicón está remunerada".

No hay comentarios