Muyayos de Raíz en el Ateneo Republicano. FOTO: Jorge Ovelleiro
Muyayos de Raíz en el Ateneo Republicano. FOTO: Jorge Ovelleiro

La tarde del viernes 2 de diciembre se llenó de alegría y música con el esperado concierto de Muyayos de Raïz. Desde que actuaron en 2013 tanto los socios como los visitantes del Ateneo Republicano de Valladolid les profesan un cariño especial. Antes de la actuación el presidente del Ateneo, Jose Alberto Blanco, "resaltó que la República es alegría y la música de Muyayos sin duda iba a acercar a ella". Y así fue. La banda vallisoletana ofreció un concierto completo y divertido para un público que, aunque acalorado, no retiró la sonrisa de la cara.

Una banda que es capaz de unir el más triste movimiento de Gustav Malher con el frenesí balcánico de Emir Kusturica, esconde algo. Su secreto es llevar la música interiorizada como el habla, de tal manera que, por loca que sea la idea, se resuelve con entusiasmo y ciertas dosis de virtuosismo. Los responsables son Iván García al violín, Yosu Ramajo al oboe y la flauta, Ximo Clemente al contrabajo y Chuchi Cuadrado a la guitarra acústica. Además, no conformes con eso, cuidan la puesta en escena haciendo del clown otro de los ejes de su espectáculo captando la atención y complicidad.

Muyayos de Raíz en el Ateneo Republicano. FOTO: Jorge Ovelleiro
Muyayos de Raïz en el Ateneo Republicano. FOTO: Jorge Ovelleiro

Irrumpieron, a duras penas, entre el público desde la entrada del local para ir alcanzando el escenario y sumar al sonido del violín, que abrió senda, el de la guitarra, el contrabajo y el oboe. Empezaron los botes. La tarima del escenario aguantó estoicamente los brincos y pisotones de estos cuatro músicos que, por muy clásicos que parezcan con camisa, hacen del gamberrismo un arte. El público que acudió en masa, tanto que hubo que cerrar la puerta a más gente porque el aforo ya no lo soportaba, era heterogéneo. Se juntaban caras habituales de tantas charlas en el Ateneo, así como las personas que lo mueven, con gente poco habitual en el espacio que acuden fielmente siempre que la actividad es tan atractiva como ésta.

Muyayos, entre payasadas y compases, tuvieron tiempo para agradecer al Ateneo Republicano su labor y colaboración, haciendo sucesivos guiños a la tricolor como arrancar algún tema con la melodía del ‘Himno de Riego’. Presentaron distintos temas de su primer disco homónimo y del seguno 'Sinpa', además de recuperar tanta melodías bizarras como fueron capaces. Hicieron cantar al público, que además de seguir vivamente con sus palmas la música, corearon “La mala reputación” de Georges Brassens popularizada por Paco Ibañez. O bailaron sorprendidos con melodías como la mítica sintonía del Tetris. Una pena que no se prodiguen tanto como muchos ansían, pero un placer disfrutar de grupos únicos en la escena como los inigualables Muyayos de Raíz.

 

PROCESO CONSTITUYENTE

El Ateneo Republicano enmarcó este concierto dentro de la celebración del 85 aniversario de la Constitución de 1931 y llamando, una vez más, a la proclamación de la III República.

Tenemos derecho a la diversión y lo ejercemos; a pesar de la Ley Mordaza o la Ordenanza municipal Antivandálica de León de la Riva (¡todavía en vigor!) y contra las que no pararemos de luchar.

Hace 85 años, el 9 de diciembre, se aprobó la Constitución de 1931 por las Cortes Constituyentes tras las elecciones generales de 1931, que siguieron a la proclamación de la Segunda República. 

Se trataba de una Constitución 'avanzada, democrática y de izquierda', en palabras del presidente de la Comisión de Constitución, Luis Jiménez de Asúa, Y que hoy queremos recordar con la buena música de Muyayos de Raïz.

El Artículo 1 de la citada Constitución dice: 'España es una República de trabajadores de toda clase, que se organizan en régimen de Libertad y de Justicia. Los poderes de todos sus órganos emanan del pueblo (...). La bandera de la República es roja, amarilla y morada'.

La Constitución de 1931 también establece la separación de la Iglesia y el Estado ('No existe religión del Estado') y se reconoce la libertad de conciencia; el sufragio universal; el derecho al divorcio; la escuela 'laica y unificada'; que "la propiedad  podrá ser socializada'; que España renuncia 'a la guerra como instrumento de política nacional' y tantas y tantas cosas más que fueron derogadas el 1 de abril de 1939, con el triunfo del Golpe Militar de Franco.

No somos nostálgicos pero sí tenemos memoria. Vivimos el presente, por eso miramos al futuro y animamos a trabajar por un Proceso Constituyente que ponga fin al Régimen del 78. 

Por todo eso, y mucho más, celebramos hoy este concierto.

Ateneo Republicano de Valladolid

No hay comentarios