Muralista trabajando sobre su andamio. FOTO: Maii Gonzalez
Muralista trabajando sobre su andamio. FOTO: Maii Gonzalez

Hacía tiempo que se venían escuchando rumores sobre una convocatoria pública para la pintada de murales en Valladolid, la lista de ciudades que ya cuentan entre su programación anual habitual con certamen de este estilo cada vez es mayor. De hecho, la controversia también va en aumento con la relación de estos “procesos de embellecimiento” de la ciudad con los procesos gentrificadores que están sacudiendo los barrios y plazas de diferentes capitales. A finales del pasado mes llegó de sorpresa bajo el título de ‘Convocatoria publica para la selección de proyectos para la mejora y embellecimiento mediante vinilos y pinturas de fachadas medianeras de la ciudad de Valladolid’ y, tras un primer análisis de los aspectos que recoge, muchos artistas vieron indignados como tan ansiada oportunidad tenía grandes deficiencias.

En este caso, los artistas vallisoletanos han puesto el foco sobre los diez días hábiles de plazo que se dan como máximo para la presentación de los proyectos. Esos diez días se amplían teniendo en cuenta los festivos que aumentan en cinco esta cifra, pero a ojos de los propios creadores ese plazo “es insuficiente para la realización de un proyecto a la altura”, tal y como expresan en el comunicado que han registrado en el consistorio este viernes. Además, muestran cierto recelo ante esta premura por la posibilidad de que personas interesadas en él pudieran ser conocedoras del contenido de la propuesta: “cualquier proyecto artístico de este calibre requiere de más tiempo de preparación y/o adaptación, salvo que su convocatoria se conociese con anterioridad a la fecha de publicación oficial”.

En este documento, dirigido hacia la concejala de cultura Ana Redondo y firmado por Ana Nan, Chucho Nieto, Daniel Palomo y Gaspar Francés, habituales muralistas que han participado en certámenes similares de la región o han realizado trabajos similares de forma independiente, se expresa, a modo de crítica positiva, esta circunstancia razonada en distintos aspectos que no solo abarcan los dichosos diez días hábiles. El trabajo asociado a un proyecto así, que va mucho más allá de elegir un espacio y hacer un boceto, incluye por ejemplo elaborar un presupuesto que contemple, además de las pinturas y los honorarios de los artistas, el andamiaje o las grúas necesarias, una adaptación de un proyecto existente a los criterios de la actual convocatoria, el contacto con la persona o entidad propietaria de la fachada y un trabajoso etcétera. Si además se pretendiera hacer partícipes a otros agentes sociales con la intención de elaborar un proyecto colaborativo, este plaso si que ya sería como mínimo irrisorio. Es más, muchos argumentan que esos diez días son incluso escasos para realizar un boceto para un proyecto de cierta envergadura y calidad, “sea un proyecto grande o pequeño, pensamos que se tiene que hacer bien y de la forma más profesional posible, y eso requiere plazos más largos”, concluyen.

Mural de Ana Nan premiado en el certamen Galería Urbana 2016 de Salamanca. FOTO: Gaspar Francés
Mural de Ana Nan premiado en el certamen Galería Urbana 2016 de Salamanca. FOTO: Gaspar Francés

Otro asunto, a priori baladí si no se le da valor a sus condiciones de trabajo, es el clima vallisoletano en los meses de invierno. "El mes de febrero como fecha límite para la realización del proyecto es un gran hándicap para los artistas", argumentan alegando que la lluvia o la niebla pueden dificultar gravemente su realización, razón por la cual los meses de primavera o verano suelen ser los escogidos por los organizadores de este tipo de eventos artísticos.

En definitiva, la queja principal es que, analizando la convocatoria y todos estos aspectos, parece que ha sido más fruto de la prisa y la improvisación que de un trabajo reposado y concienzudo para adaptar el pliego al funcionamiento real de este peculiar sector artístico. De hecho el comunicado reconoce y valora tanto la convocatoria en si misma como su más que digna dotación presupuestaria, por lo que su intención es hacer una crítica constructiva a ésta y finaliza exponiendo que “pedimos una prorroga o, al menos, tener en cuenta estas consideraciones para próximas ediciones”.

TEXTO ÍNTEGRO DEL COMUNICADO

Agrupación de potenciales participantes de la convocatoria

MEJORA Y EMBELLECIMIENTO MEDIANTE VINILOS Y PINTURAS DE FACHADAS MEDIANERAS DE LA CIUDAD DE VALLADOLID

Primero de todo queremos agradecer y reconocer que proyectos tan interesantes sean aprobados por el Ayuntamiento, por su carácter social, su aporte tanto al vecindario como a la ciudad de Valladolid de un enriquecimiento visual, una mejora de espacios y un aumento de la presencia de la cultura en los espacios urbanos. Además de poder contar con un presupuesto muy digno para el desarrollo de los proyectos.

El problema surge al leer los distintos puntos y requisitos que se piden para conseguir la concesión de ésta, sobre todo el plazo de diez días naturales desde que se conoce la convocatoria. Esto puede despertar suspicacias ya que cualquier proyecto artístico de este calibre requiere de más tiempo de preparación y/o adaptación, salvo que su convocatoria se conociese con anterioridad a la fecha de publicación oficial. Creemos que es insuficiente para la realización de un proyecto a la altura y recalcamos distintos aspectos con los que discrepamos:

  • Tener en cuenta los criterios de valoración, como la presentación de documentos y certificados conforman solamente la fecha de plazos. Nos encontramos con cuatro festivos de por medio, contando con un plus de cinco días hábiles y nos parece insuficiente. Además hay que conseguir la conformidad de las personas o entidades propietarias para poder disponer de los espacios y hacer un proyecto adaptado a las necesidades de la comunidad.
  • Contratar grúas o el material necesario para la realización del proyecto exige documentarse y contrastar, aunque se haga un presupuesto aproximado, lo cual requiere invertir una cantidad de tiempo importante para su realización. Sea un proyecto grande o pequeño, pensamos que se tiene que hacer bien y de la forma más profesional posible, y eso requiere plazos más largos.
  • La compatibilidad de ideas al hacer una ruta artística sin hablar con otros participantes del concurso es un criterio ciertamente ambiguo al no haber cauces de comunicación con el resto de concurrentes.
  • El mes de febrero como fecha límite para la realización del proyecto es un gran hándicap para los artistas. Abarca los meses de invierno donde las condiciones climáticas propias de nuestra geografía (bajísimas temperaturas, lluvias o niebla) incomodan o imposibilitan el trabajo de los artistas que crean en espacios exteriores.

Queremos mostrarles nuestra indignación por lo apresurado de las fechas, para la adjudicación de además de un presupuesto tan grande. Creemos que hay mucho talento y podrían salir propuestas muy interesantes ya que, desde hace tiempo, diferentes colectivos artísticos y artistas individuales llevamos esperando la publicación de esta convocatoria. Por todo esto, pedimos una prorroga o, al menos, tener en cuenta estas consideraciones para próximas ediciones.

Muchas gracias por su atención.

No hay comentarios