Concierto de Hombres Azules. FOTO: Gaspar Francés
Concierto de Hombres Azules. FOTO: Gaspar Francés

Si no hubiera existido, alguien la hubiera tenido que inventar. Valladolid Web Musical se convirtió, y aun lo es, en un referente cuando el ciberespacio aun estaba desperezándose allá por el 2001. Un punto fijo y bien informado donde estar al tanto de las últimas novedades de las bandas de la ciudad, crónicas de conciertos y, por encima de todo, una siempre actualizada agenda de eventos. Si no estaba en la agenda de Valladolid Web Musical ese concierto no existía. La versión online de los muros o puertas de los bares repletos de carteles anunciando las giras que pasaban por la ciudad o qué grupos locales no podías perderte. Poco a poco se amplió de la capital al resto de la provincia y actualmente recoge información de toda Castilla y León, conociéndose también como CyL Cultural. Más allá de colectivos, asociaciones de músicos, bandas o similares, ha sido el único ente que ha logrado aunar a casi la totalidad de las bandas vallisoletanas, más allá de estilos y generaciones, siendo el mayor registro online en cuanto a música local se refiere.

El programa de la noche arrancaba con el homenaje a la memoria de la música local con varias generaciones de músicos. Músicos, en estricto masculino, ya que la presencia de mujeres se redujo a las que desde el público asistieron sin que ninguna tuviera el mínimo papel protagonista. Problema quizás no achacable a la organización del evento sino, una vez más, a la sociedad patriarcal que, como este hecho demuestra, ha dejado siempre en la sombra o ha zancadilleado su trabajo y presencia, más allá de los productos musicales para radiofórmulas. Se quiso reconocer además a diferentes personalidades que, desde uno u otro ámbito, contribuyeron a la construcción de esta escena y su difusión, todo presentado y conducido por Manuel Doval de Valladolid Web Musical.

Armando Fernández, Fernando Valiño y Jose María Moreno 'Viudo' recibiendo sus reconocimientos. FOTO: Gaspar Francés
Armando Fernández, Fernando Valiño y Jose María Moreno 'Viudo' recibiendo sus reconocimientos. FOTO: Gaspar Francés

Fernando Valiño, fundador de últimoCero, periodista y activista político, fue homenajeado por su trabajo visibilizando, ya desde los 80, la escena musical de Valladolid. Recordaba entre bambalinas como durante aquellos años en El Norte de Castilla no le permitían hablar de La Polla Records por su provocador nombre, entre otras trabas que se ponían en los medios para tratar estos estilos. No obstante, quiso remarcar que los verdaderos protagonistas de esto son, por encima de todo, los músicos. También Jose María Moreno de la Viuda ‘Viudo’, pincha y promotor de la música local, “38 años nos contemplan”, recordó. A Roberto Terne, músico de Los Substitutos entre sus muchas bandas, periodista musical, programador de cientos de conciertos y responsable del Festival Valladolindie, aprovechó para reivindicar la música en directo no solo en grandes recintos como el LAVA, sino también en bares: “hoy en día programar un concierto en una sala pequeña parece algo delictivo, la música en directo no muerde: es música”, demandó. Igualmente a Carlos Raul Martínez, siempre atento a la escena desde la radio local.

Daniel G. Lagunar, del grupo Naïa, subió al escenario para comenzar con la música en un homenaje a Los Nadie, una de las bandas más importantes de la historia vallisoletana. Interpretó ‘Karla’, su eterno single, en acústico con los coros del público que recordaba la letra de pe a pa. A continuación Morralla invitó a colaborar a Nacho Nais de Baikal, para hacer un homenaje a Imperatvo Legal, sumándose también Jesús Tabarés, su guitarrista, actualmente en Os Bichos da Temporada, a la voz.

No todo iba a ser rock, hubo tiempo para homenajear a Paco Díez de La Bazanca, responsable del aula-museo en Mucientes que lleva su nombre, como”reconocimiento a la música tradicional en esta querida y a veces complicada tierra”, quien también reivindicó la música en directo en los bares. Charlie Crespo, de la asociación Standar Oil y el grupo Qloaqa Letal, subió al escenario para recoger su distinción que agradeció valorando a la gente que joven que había tocado y sigue manteniendo en forma la escena. Antonio del bar Kaos, aclamado por sus fieles que le aplaudieron eufóricos, al igual que Charlie, remarcó que “los jóvenes son el futuro de cualquier país, equivocada o acertadamente”. De nuevo en directo, Ashra, una de las bandas más veteranas del heavy, quisieron invitar a otro mítico, Julio Santos Mediero del grupo Halley, que lo agradeció emocionado.

Debakle homenajeando a Puagh! y Qloaqa Letal. FOTO: Gaspar Francés
Debakle homenajeando a Puagh! y Qloaqa Letal. FOTO: Gaspar Francés

Tiempo para la parte más gamberra con el punk de Debakle tocando ‘Va por ti’ de Puagh! y la celebérrima, entre otras razones por el escozor que provoca a la derecha vallisoletana, ‘Valladolid, Qloaqa Letal’. Luis Moraleja, técnico de sonido y guitarrista desde los 70; Armando Fernández de Armando Records que ha grabada a infinidad de grupos además de formar parte de aquella movida vallisoletana; en nombre de la Asociación Musical Pucelana, Eduardo Pérez entregó un reconocimiento al bar La Luna, que recogió Luis Manaya, histórico punto de venta de entradas y centro de reunión que se acaba de conocer será demolido por la constructora dueña del edificio para construir uno mayor. Como no podría ser de otra manera, hubo un emotivo recuerdo para quienes ya no están, como Alberto Pico, Kiko Garrido de Los Nadie o Fernando Acebal de Los Automáticos.

Acebal también formó parte de la siguiente banda que tomó el escenario, Hombres Azules. Un proyecto liderado por Jose Sendino, conocido por formar partes de diferentes proyectos como Celtas Cortos, al igual que el batería Diego Martín, y Rafa Chail, siempre abierto a enrolarse en cualquier sarao rockero, con Álvaro Arribas al saxofón, Miguel ‘Pispo’ al bajo y Pablo Acebal, que recibió agradecido el homenaje a su hermano, al teclado. Una reunión para la historia, un grupo que alcanzó un enorme reconocimiento aunque se disolvió entre la inabarcable agenda de sus grandes músicos. Así se completó la parte de nostalgia local que continuó con reencuentros y abrazos entre el público, aunque alguno reconocía que este evento hace veinticinco años “habría acabado a hostias, eramos unos macarras”, queriendo reflejar así la importancia del ambiente que se respiraba y la necesidad de un recuerdo como éste.

Fortu de Obús durante su concierto. FOTO: Antonio Macías
Fortu de Obús durante su concierto. FOTO: Antonio Macías

El fina de fiesta venía de la mano de Obús, la histórica banda heavy nacional que celebra este año su 35 aniversario sobre los escenarios. Su veterano cantante, Fructuoso Sánchez Prado ‘Fortu’, fue el foco de las miradas, dejando claro que sigue a rajatabla el estribillo de una de sus canciones “que te jodan, no voy a cambiar, no pienso cambiar”. Carlos Mirat a la contundente batería, Fernando Montesinos al bajo y los vertiginosos solos de las virtuosas manos de Francisco Laguna. Viejas glorias y jóvenes para quienes Obús son un referente alzaron los cuernos y acompañaron a Fortu, imperdible frontman, cantando todos sus éxitos. Aunque la fiesta empezara con retraso por la imposibilidad de coordinación con la obra que se representaba en la sala Concha Velasco del propio LAVA, dejó una enorme sonrisa en un sector de la música que ansiaba un reconocimiento que las instituciones no han sabido dar en muchos años, aunque en este caso sí que se contara con la colaboración del Ayuntamiento.

Solo tu puedes impedir que esto se acabe

Compártelo, apoya el proyecto

ÚltimoCero | Hazte cómplice HAZTE CÓMPLICE

1 comentario

  1. Pues un (auto)homenaje tanto a la web de Eskela y Paquillo muy merecido. Se nos cayeron las lágrimas y hubo momentos ciertamente memorables. Pero en la noticia falta información, que aún no siendo dulce creo que hay que reseñarla con claridad.
    El certamen sufrió un retraso de más de 2 horas por, según parece, directrices de última hora del Ayuntamiento. Esa situación provocó una sensación de prisas y urgencias en todo el desarrollo del acto. Mal por la concejalía de cultura (y van unas cuantas).
    Y además, heineken... ;P

Comments are closed.