Un momento de la fiesta, con Berni, al fondo, en primera fila.
Un momento de la fiesta, con Berni, al fondo, en primera fila.

El Patio de la Biblioteca de Castilla y León acogió este viernes por la tarde un acto como el hombre a quien estaba dedicado: flamenco y solidario. Acto que movilizó a amigos, muchos, y flamencos, de Valladolid, Palencia, Zamora. La iniciativa partía de la Asamblea Parados en Movimiento, a la que pertenece Bernie, de forma activa, y la recogía la Tertulia Flamenca de la Biblioteca, de la que es un asiduo asistente y activista desde sus inicios.

El resultado fue una fiesta flamenca con cante, toque (y el baile de Paco), al que se habría sumado el propio Bernie, como en tantas ocasiones ha hecho con su cante apasionado, de no ser por el percance de salud que ha padecido y del que se está recuperando.

“Bernie es una gran persona; ha estado siempre ahí, en todas las luchas sociales. Con los desfavorecidos, los desahuciados, los de la memoria histórica, los que reivindican una sanidad y educación pública y de calidad, con los parados… Siempre ha estado ahí. Exigiendo un mundo justo, un mundo solidario”.

Palabras de Adolfo, de la Asamblea de Parados, correspondidas con las imágenes proyectadas sobre ese “siempre estar ahí, en primera fila” de Bernie, memoria de una vida de lucha y conciencia social, acompañadas por “Canto a la libertad”, de Labordeta.

Un momento de la actuación de Silvia y Punto Flamenco. Foto: Pablo Gestoso
Un momento de la actuación de Silvia y Punto Flamenco. Foto: Pablo Gestoso

Y de la constatación, cargada de emotividad, de un espíritu de lucha se pasó a la otra parte que llena la vida emocional de Bernie: el flamenco.

Los integrantes de la Asociación Punto Flamenco (Óscar, Toño, Marcos, Miguel Uña) abrieron por alegrías la ronda de cantaores y cantaoras, de tocaores, que fueron sucediéndose a lo largo de la tarde-noche en la Biblioteca.

Clementino y Clarito, venidos desde Zamora; Enrique Lozano el Pescao, desde Palencia; Castañeta, Rafa, Mila, Silvia Verdugo y otros, de Valladolid, fueron desgranando palos flamencos ante una numerosa asistencia y la mirada, los oídos embargados de emoción de Bernardo, como así expresó:

“Estoy muy emocionado por el homenaje. Y muchísimas gracias a todos. A toda la gente que está conmigo y me ha apoyado. No puedo decir más. Muchísimas gracias”. Palabras con las que Bernie despidió el acto, al que también se sumaron pintores vallisoletanos con una serie de dibujos y pinturas que se entregaban con los bonos solidarios emitidos para ayudar a la recuperación de su salud, que va mejorando (algún bono, de la segunda edición, aún puede haber a la venta en locales de la ciudad que también han colaborado).

Y con buena parte de los cantaores y tocaores haciendo corro la fiesta fue saliendo de la Biblioteca camino de su otro sitio natural, la calle.

Solo tu puedes impedir que esto se acabe

Compártelo, apoya el proyecto

ÚltimoCero | Hazte cómplice HAZTE CÓMPLICE

No hay comentarios