Jose Carreño en directo en el Kafka. FOTO: J. O.
Jose Carreño en directo en el Kafka. FOTO: J. O.

Hace un año se abrió al público el Kafka, un espacio que ya es más que un bar por el que han pasado numerosos artistas locales y foráneos, abarcando la música, la poesía, la pintura, la fotografía o diversas ramas de la artesanía. Su apuesta por la música en directo, sobre todo del variado y efervescente panorama local, ha sido una de sus apuestas, así que para celebrar este primer aniversario han reunido a una excelente selección con lo más granado de la música vallisoletana con los directos de Jose Carreño, El Meister, The Levitants, Alex JR y The Lizard Pants, además de los zaragozanos Los Bengala. Las paredes albergan murales, exposiciones que van rotando, miles de enseres y cachivaches reutilizados, además de reunir entre su barra y su terraza a lo más granado de la escena cultural vallisoletana.

La fiesta arrancó el jueves 30 con Jose Carreño como protagonista. El veterano cantautor vallisoletano satisfizo el ansia de sus fieles que salvo contadas ocasiones pueden verle en acción salvo como participante habitual en Open Mic Pucela, proyecto del que forma parte desde hace años. Quedan lejos aquellos primeros años dos mil en los que era un fijo de la programación del Café Teatro entre otros escenarios, igual que aquellos discos casi apócrifos con los que debutó. Cierto es que su estilo poco tiene que ver de entonces a hoy, abrazando el rock y haciendo de la rabia en la interpretación su bandera. La historia de ‘Cassius Clay’, su sobrecogedora versión de ‘La bien pagá’ o ‘Bombas’, última grabación que recogen sus Canciones desde la cabaña, fueron parte de su repertorio. Pero la noche anunciaba una sorpresa en el cartel.

La duda se disipó cuando Carreño presentó a El Meister para acompañarle en su último tema y darle así paso. El público, que estaba ya caliente, enfervoreció con las canciones y presencia del barbudo más conocido de Pucela con su guitarra acústica al hombro y el bombo y la pandereta a golpe de pie. Arrancó con su personal homenaje al Max Estrella de Valle-Inclán, con el que reconoció sentirse identificado más allá del físico, aunque fiel a su reivindicación dentro de su faceta solista tiró de folclore dándole la vuelta a la guitarra para hacer el ritmo de su ácida revisión de la tradición castellana. Como invitado sorpresa que era no se extendió demasiado, devolviendo el protagonismo a su predecesor, antes de despedirse hizo bailar a la sala con el frenético ritmo de su ‘Romance del burro listo’. El Meister accedió a las presiones que exigían otra y dejó una ya mítica versión de ‘Autosuficiencia’ de Parálisis Permanente, entregado por el empuje del público y los recuerdos de adolescencia que le evocaba el tema.

El menú era bien suculento y, si la jornada del jueves ya fue intensa, lo que se avecinaba el viernes amenazaba los cimientos del bar. Era la noche del rock eléctrico, lejos del acústico de la víspera, con la potencia de Los Bengala encargados de abrir la noche, presentaron las canciones de su disco Incluso Festivos. En formato dúo, Borja Téllez batería y Guillermo Sinnerman guitarra eléctrica, sumado a la voz de este último y al espíritu de showman del primero, sorprendieron muy gratamente a la cantidad de público que ya se agolpaba. Sin reservas, no se guardaron ni un ápice de energía e hicieron sudar, no tanto como ellos sobre las tablas, con su imparable rock garajero.

The Levitants en directo en el Kafka. FOTO: J. O.
The Levitants en directo en el Kafka. FOTO: J. O.

Los pucelanos The Levitants cogieron de buen grado el guante arrojado por Los Bengala y desplegaron un directo ajustado de tiempo pero sobrado de contundencia. El trío formado por Sergio Isabel a la guitarra eléctrica y la voz, Dani Alconada a la batería y Juan Izquierdo a los teclados y coros, arrancaron con ‘On the top’ de su disco debut Gravity for the Masses, de los temas que mejor ha asimilado la evolución del sonido que mostraban esas canciones y lo que la actual formación ofrece. Cada vez más volcados en la psicodelia que ofrecen los sintetizadores de Juan y un Sergio aun más grunge que de costumbre, ofrecieron un espectáculo visceral y emotivo ante un aforo abarrotado que demostró una vez más la pasión que The Levitants levantan en su tierra. Con el paso de las canciones la entrega y el calor siguieron subiendo, las guitarras querían volar, y alguna baqueta de hecho lo hizo como al arranque de ‘Coimbra’, canción que da nombre al disco que llevan presentando desde hace un año. Hubo tiempo para presentar algo del material nuevo, pero tiraron de sus ya clásicos ‘Alone’ o ‘Light and Strokes’ para finalizar el concierto.

Las fuerzas del público que pretendía no perderse una este fin de semana estaban ya mermadas, pero aun así la noche del sábado volvió a vibrar. Comenzó con el íntimo y acústico directo de Alex Jr, interpretando algunas de las canciones recogidas en Roots, su único trabajo hasta la fecha con su proyecto Jr & the Gang, además de algunas versiones. Jr es uno de los guitarristas más admirados entre los músicos vallisoletanos y el público que le conoce, su virtuosismo y el “rollo” que transmite lo hacen único en la escena. Pese a su destreza a la hora de tocar y su desgarrada voz, sus directos tienden a adquirir un tono intimista motivado por su peculiar presencia en el escenario, siempre sentado en una silla baja abrazado a su inseparable acústica, de tal manera que en vez de seguir un repertorio parece que va soltando canciones que gusta de compartir con el público y, cuando cree que es conveniente, da el espectáculo por concluido. Sobrio y certero.

The Lizard Pants durante su concierto en el Kafka. FOTO: J. O.
The Lizard Pants durante su concierto en el Kafka. FOTO: J. O.

Tras unos minutos necesarios para acomodar el escenario para la siguiente banda, última de esta programación musical del primer aniversario del Kafka, los lagartos ya estaban dispuestos para caldear el ambiente. The Lizard Pants ofrecieron un sobresaliente concierto mostrando con su formación completa los temas presentes en Without Pants, su primer trabajo, aunque con nuevos arreglos que se verán reflejados en el disco que anuncian de forma inminente, así como otros que en él irán incluidos. Y es que la revolución en los Lizard ha sido profunda, Juan Izquierdo -que se marcaba doblete tras el concierto del viernes con The Levitants- además de gustarse al teclado, la voz y la armónica, ahora también se atreve en algún tema con la guitarra, mientras que Nacho Castro, al contar en la formación con Miguel Zapatero a la batería y Pablo Sánchez al bajo, ahora se encarga de la guitarra eléctrica, el saxofón y los sintetizadores. Ante esta polivalencia musical, su propuesta estilística cada día crece, con un sonido que cabalga el jazz, el funky, la psicodelia o cualquier propuesta que por sus creativas cabezas pueda pasar, lo que gozan de forma visible al interpretar cada tema y sentir cada nota. Además contaron con la colaboración de las voces de Rebeca Panedas y Rocío Torío, que han colaborado en la grabación del anunciado próximo disco, del omnipresente grupo De Perdidos al Trío.

La propuesta se completó con el vermú poético Vallagoza 2017, el segundo encuentro de poetas de Valladolid y Zaragoza en Valladolid, que también pasó por el Ateneo Republicano de Valladolid y El Largo Adiós, puso los versos al mediodía del sábado. La tarde del domingo fue el turno para el cine con la 5ª sesión del festival de cortometrajes Rodinia 2017 que va por la novena edición proyectando cortos tanto en bares como en otros emplazamientos de Valladolid.

 

No hay comentarios