Un momento de la actuación de Chojín en la Plaza de Portugalete.
Un momento de la actuación de Chojín en la Plaza de Portugalete.

La programación enmarcada en la conmemoración del Bicentenario del nacimiento de José Zorrilla permitió que el centro de Valladolid se llenase ayer sábado, 22 de abril, de versos con la celebración de la Quedada Poética ‘¡Cuál gritan esos malditos’. Talleres infantiles, recitales, tertulias y actuaciones musicales dieron forma, entre otras propuestas, a «una jornada que hace más por la poesía que cualquier otra acción», como señalan desde la organización, «porque se da voz a los poetas aficionados que no buscan editar ninguna obra, sino que simplemente quieren que se les escuche, poder compartir sus versos con el público».

Precisamente, los colectivos poéticos de Valladolid, integrados por autores no profesionales, fueron los grandes protagonistas de la quedada, que les permitió «canalizar y visibilizar el trabajo que hacen durante todo el año». Otro público en el que caló especialmente la cita fue el más joven, como demuestra el éxito del VIII Concurso de Microcuentos Bólido y del Certamen de Poesía Visual que comparte título con la quedada. «Un éxito que no se reduce sólo a una amplia participación, sino, sobre todo, al nivel de los trabajos presentados», apuntan desde la organización. A este respecto, los responsables de la jornada apuntan que el interés por los que talleres infantiles en torno a los versos (que tuvieron lugar por la mañana en el Mercado del Val y las plazas de Martí y Monsó, Cantarranas, Wattenberg y Portugalete) demuestra que «la poesía también es una alternativa de ocio familiar».

El título de la quedada, que se corresponde con el primer verso de una de las obras más emblemáticas del autor vallisoletano, ‘Don Juan Tenorio’, sirvió como arranque para la creación del ‘Poema más grande jamás escrito’, una obra colectiva en la que participaron más de un centenar de personas. El rodillo de papel en el que se fue escribiendo el poema se instaló en Portugalete, la ‘zona cero’ de la quedada, donde se ubicó también el photocall de los poetas, para que los ciudadanos pudieran formar parte de la galería de figuras literarias del siglo XIX retratadas por Antonio Esquivel en ‘Los poetas contemporáneos. Una lectura de Zorrilla en el estudio del pintor’. Además, en esa ‘zona cero’ se repartieron, hasta agotarse, los recortables para niños en torno a la figura del autor y los ‘Libropinchos’, editados con motivo de la celebración de su Bicentenario a partir de pasajes del Tenorio, confesiones de Zorrilla en ‘Recuerdos del tiempo viejo’ y uno de sus discursos.

Un momento de la actuación de Guille Jové.
Un momento de la actuación de Guille Jové.

Asimismo, Portugalete sirvió como escenario, tras las tertulias en varios bares de la ciudad en torno a la creación poética analizada desde diferentes perspectivas, para el fin de fiesta de la quedada. Guille Jové, una de las nuevas voces del panorama local de la canción de autor, presentó en directo las canciones de su disco ‘Enraizando’. Tras su actuación, llegó el turno del rapero madrileño El Chojín con su espectáculo de poesía urbana ‘Leer no duele’.

La organización de la cita destaca que «se ha abierto una brecha, se ha encontrado un hueco para la poesía en la actividad cultural de una ciudad con gran tradición poética». «El objetivo ahora es repetirlo en el futuro y consolidarlo», añaden, «y de cara a próximas ediciones lo ideal sería abrir la jornada al exterior, a la participación de poetas de localidades limítrofes, como León, Zamora, Burgos y Segovia».

Solo tu puedes impedir que esto se acabe

Compártelo, apoya el proyecto

ÚltimoCero | Hazte cómplice HAZTE CÓMPLICE

No hay comentarios