La gran orquesta republicana anoche. FOTO: ÚC
La gran orquesta republicana anoche. FOTO: ÚC

La Gran Orquesta Republicana sigue en plena forma tras 20 años desde aquel 'Todos locos, todos contentos' que nos regalaron en 1997. Aunque siguen cantando 'salga la luna o salga el sol, no tiene solución' su último disco se titula: 'Todo es posible'.

La gira 'Utopía', que hoy cierran en Madrid, va acompañada de un aforismo firmado por Eduardo Galeano: 'Mucha gente pequeña,/en lugares pequeños,/haciendo cosas pequeñas,/puede cambiar el mundo". La sala (Black Pearl) no es muy grande (y sobraba espacio, vamos que se estaba muy a gusto) y los valientes que desafiaron el frío de una noche dominguera (víspera del 1º de Mayo) lanzándose a la calle, pequeños o grandes... Hay serias dudas de que haya cambiado el mundo, pero nos lo pasamos muy bien durante las dos horas que duró el concierto de La Gran Orquesta Republicana.

Es posible que al que no sea adicto al baile acabe un poco saturado de tando ska, reggae... ejecutado con efectividad pero sin grandes sorpresas por Nacho (saxo), Xema (trompeta y trombón), Enric (Bajo), Adrià (batería) y Javier (voz), aunque las canciones (música y letra) tengan todas una carga crítica que se agradece ante tanto consabido: 'Chico quiere a chica,/ chica quiere a chico,/ chico deja a chica, etc...'

Para empezar resulta muy gratificante ver en el fondo del escenario una lona con una corona real tachada y escuchar a un artista (en este caso Javier Vegas) decir: "Llevamos 20 años. Cuando empezamos en Mallorca era una provocación declararse republicano. Ahora hay dos reyes: el primer rey y el segundo rey. ¡Vayánse a la mierda para no volver!".

El mensaje de LGOR -más allá de una cuestión estética-, sigue más vigente que nunca. Basta con escuchar el repaso a su trayectoria y culminar con su último disco, en el que se incluye 'Capitalismo K.O' ('Repartimos las casas, repartirmos la tierra y sentimos una enorme alegría'); 'Democracia' ('¿Por qué le llaman democracia si no lo es?' ) o una peculiar versión de 'L'Estaca' de Lluis LLach grabada en apoyo a la Assemble de Docents de Les Illes Balears en "su lucha por una educación pública, de calidad y en catalán".

Pero lo bueno de todo esto es que sus canciones son heréticas: 'Nuestra república está en nuestra imaginación/ nuestra república es imposible... Salga la luna o salga el sol, no tiene solución' dicen en su himno 'República', aunque su último disco se llame: 'Todo es posible', porque "en realidad lo que quiero es amor".

Solo tu puedes impedir que esto se acabe

Compártelo, apoya el proyecto

ÚltimoCero | Hazte cómplice HAZTE CÓMPLICE

No hay comentarios