El escritor gallego Manuel Rivas sujeta un pan durante el pregón de la Feria del Libro.
El escritor gallego Manuel Rivas sujeta un pan durante el pregón de la Feria del Libro.

El narrador y periodista gallego Manuel Rivas se presentó ayer en Valladolid con un pan debajo del brazo para realizar un alegato de defensa del libro y de las librerías durante el pregón que pronunció con motivo de la apertura de la Feria del Libro de Valladolid en su quincuagésima edición. “Los libros son un bien común, como el pan”, enfatizó y no dudó en mostrar un pan que él mismo trajo expresamente en su maleta desde A Coruña, donde reside, para destacar su simbolismo.

El pregonero de la 50ª Feria del Libro de Valladolid se apoyó en los datos que arrojan las encuestas y estadísticas de caída de hábitos de lectura, el cierre de librerías y las caídas de ventas para afirmar que la “crisis, en el caso del libro es existencial y resulta fácil caer en el apocalipsis”.

Durante su intervención, el escritor gallego encontró el origen de este problema en la enseñanza, con la pérdida de peso de la cultura dentro de los currículos educativos. “Se achica el campo de las humanidades dentro de la programación”, insistió, en detrimento de las tecnologías. “Considero que es un equívoco tratar de presentar como factor de progreso que las aulas se relegue el papel por los ordenadores y se distribuyan tabletas gratis. Puede haber presencia de tecnología pero no emplearla de forma supersticiosa”, aseguró para afirmar acto seguido que “hay gente analfabeta utilizando la tecnología”.

Un momento del pregón pronunciado por Manuel Rivas. Foto: J.O.
Un momento del pregón pronunciado por Manuel Rivas. Foto: J.O.

Rivas ligó la crisis de valores con la económica y directamente con la corrupción en España: “Si viniéramos de otra herencia cultural, no estaríamos hablando de tanta corrupción”, manifestó en un encuentro previo con los medios de comunicación. A su juicio, también está ligado con el resurgir de movimientos xenófobos en países como Reino Unido, con el ‘Brexit’, Estados Unidos, Francia, Polonia o Hungría, citó. “En los países más poderosos y opulentos se está produciendo un retroceso inquietante en el respeto al extranjero”, expuso.

Por este motivo, el autor de ‘El lápiz del carpintero’ y de ‘El último día en Terranova’ destacó el papel de las librerías y de las bibliotecas como espacios de resistencia porque son lugares “humanizados, de confluencia y diversidad”. Durante el pregón, relató dos historias sobre el devenir de los locales ocupados en el pasado por librerías de A Coruña. “Cuando se cierra una librería es una victoria del vacío”, lamentó.

Después del oscuro presente que dibujan las estadísticas, Rivas quiso concluir su intervención con un mensaje de esperanza. “Frente a las miles de personas que no leen, también hay que hablar de los millones y millones de personas que desean leer”. “Hoy es el día de hablar de esa gente que quiere leer, de esa gente que mantiene esos espacios de resistencia y de reexistencia, que son las librerías, de esa gente que nunca a paga la luz”, concluyó.

Inauguración oficial

El alcalde de Valladolid, Óscar Puente, y la concejala de Cultura y Turismo, Ana Redondo, inauguraron por la tarde la 50ª Feria del Libro de la ciudad y realizaron un recorrido por las casetas instaladas en la Plaza Mayor acompañados por concejales del equipo de Gobierno y representantes de los gremios de Libreros y de Editores de Valladolid y de Avadeco que, junto al Ayuntamiento, organizan esta nueva edición.

En su segundo año de vuelta a la Plaza Mayor, Óscar Puente, que estuvo acompañado por el secretario regional del PSOE, Luis Tudanca, deseó a todos los participantes y organizadores que se repita el éxito de la pasada. “Si el tiempo acompaña será una buena edición”, dijo, al tiempo que animó a los vallisoletanos a visitar la feria y participar en las múltiples y variadas actividades programadas.

El presidente del Gremio de Libreros de Valladolid, Marco Antonio Blanco, se mostró igualmente optimista: “será un buen año”, vaticinó y destacó el hecho de coincidir con el 50 aniversario.

Óscar Puente y Luis Tudanca, en la caseta de últimoCero. Foto: Jorge Ovelleiro
Óscar Puente y Luis Tudanca, en la caseta de últimoCero. Foto: Jorge Ovelleiro

Durante el recorrido oficial, Puente y Tudanca también pasaron por la caseta de últimoCero en la Feria del Libro, mostrando especial interés por la biografía no autorizada de Javier León de la Riva, editada por últimoCero.

Horarios

Las casetas permanecerán abiertas al público de 11.30 a 14.00 horas y de 18.30 a 21.30 horas durante los días laborables y ampliarán su horario los festivos: desde las 11.30 a las 14.30  horas y de 18.00 a 22.00 horas.

 

Solo tu puedes impedir que esto se acabe

Compártelo, apoya el proyecto

ÚltimoCero | Hazte cómplice HAZTE CÓMPLICE

No hay comentarios