El actor Julio Lázaro . Foto: ISAAC MACHO
El actor Julio Lázaro . Foto: ISAAC MACHO

En el mundillo teatral más cercano todos le conocía por 'el Maestro'. Y es que para Julio Lázaro su vida ha sido el teatro. Participó como actor en una decena de montajes de Teatro Corsario; en 'Barataria' (2016) hizo Don Quijote. Fue Don Quijote. Además impartió cientos de cursos y talleres y colaboró con varios grupos aficionados. En la tarde noche del sábado falleció como consecuencia de un cáncer del que no quiso tratarse.

Julio Lázaro (Valladolid, 1956) forma parte de la historia teatral de este país. Profesionalmente ha estado ligado a Teatro Corsario. Al menos en una decena de montajes ha participado como actor. Hizo en 2001 de Titus Andrónicus (2001), en la obra de igual nombre de William Shakespeare; de Pastor en Celama (2004), de Luis Mateo Díez; del Viejo Domo, en la Barraca de Colón (2005), de Fernando Urdiales; del Rey Pedro en El médico de su honra, de Calderón; de Gerardo y ladrón, en Los locos de Valencia (2007), de Lope de Vega; de Don Pedro, en el Caballero de Olmedo (2009); o de Don Quijote, en Barataria (2016), dirigida por Luis Miguel García...

"Me voy a morir y nadie me puede negar que he sido Don Quijote", decía con orgullo. Julio Lázaro no hacía de Don Quijote, era Don Quijote.

Su capacidad para meterse en el personaje ha sido tónica a lo largo de su vida. En 2015, la Unión de Actores de Castilla y León concedió el Premio a la Mejor Interpretación Masculina a Julio Lázaro, por su participación en Clásicos Cómicos, donde hacía varios personajes. Una distinción que le llenó de manera especial por venir de sus compañeros de trabajo. A muchos de ellos les enseñó, les ayudó a crecer, a ser actores de forma generosa.

Lázaro, en la época de la Transición ya había dado muestras suficientes de su generosidad y solidaridad, de la que luego haría gala en los escenarios. Él, que procedía de los jesuitas, estuvo vinculado al movimiento generado alrededor de la iglesia de la Pilarica, e incluso marchó a Nicaragua...

"Ha sido un gran amigo del que he aprendido mucho", reconocía pocas horas después de su desaparición Luis Miguel García, muy afectado por la muerte de su compañero.

"Parece", añade Luismi, "que nos ha mirado un tuerto. Hace 6 meses falleció Alberto Pico, de 43 años, que no ha llegado a estar nunca en Corsario pero que colaboraba con nosotros... Somos muy familia, muy de darnos besos...".

A la cabeza y al corazón, es inevitable, viene el nombre de Fernando Urdiales, actor y director de Teatro Corsario, fallecido el 12 de diciembre de 2010.

"Julio se ha ido como se nos fue Fernando. A pesar de la enfermedad, siempre con ganas", afirma Luismi haciendo suyas las palabras de Rosa Manzano, otro pilar del Corsario.

Hace un par de años, Julio Lázaro tuvo un problema de vesícula, del que se recuperó. "Al principio no quería trabajar, pero como se encontraba bien, un día me dijo que volvía.  Y ahí ha estado hasta el día de la muerte; ayer,  sobre las 9 de la noche", manifiesta Luis Miguel García.

Julio Lázaro y Javier Juárez Foto: Luis Laforga
Julio Lázaro y Javier Juárez Foto: Luis Laforga

Una tríste noticia antes de cerrar el TAC.

Julio Lázaro no quiso ser tratado del cáncer de ganglios que le habían diagnósticado. "Preguntó cuánto iba a durar, y le dijeron entre 3 y 6 meses. Él respondió que no quería nada", según su compañero.

Mañana, lunes, a las 12.30 horas, será la despedida en el Tanatorio El Salvador. 

Solo tu puedes impedir que esto se acabe

Compártelo, apoya el proyecto

ÚltimoCero | Hazte cómplice HAZTE CÓMPLICE

No hay comentarios