La concejala Gloria Reguero, durante la rueda de prensa.
La concejala Gloria Reguero, durante la rueda de prensa.

Sí se Puede Valladolid ha presentado este miércoles su propuesta de reordenación del área de Cultura, que pasaría por aglutinar de manera paulatina las cuatro fundaciones (Seminci, Museo Patio Herreriano, Museo de la Ciencia y Teatro Calderón) en torno a la Concejalía de Cultura, que a su vez se estructuraría por áreas temáticas.

La propuesta, presentada hoy por la concejal de Sí se Puede Gloria Reguero, contempla unificar en torno a la Concejalía de Cultura las cuatro fundaciones, que se disolverían de manera paulatina tras la realización de un diagnóstico que visibilice sus necesidades y dificultades de gestión administrativa; a partir de ese momento, pasarían a depender directamente del Ayuntamiento.

Cada uno de los centros dependientes de la Concejalía mantendrá su identidad, dirección y autonomía de gestión cultural aunque compartirán los servicios generales del Ayuntamiento (administración, secretaría, intervención, servicios jurídicos…), según lo ha explicado Gloria Reguero, quien ha defendido que esta alternativa responde tanto al concepto que Sí se Puede tiene de la cultura como un derecho ciudadano y un servicio público financiado con fondos públicos, lo que hace razonable la gestión desde la propia Concejalía, como a la oportunidad de llevar a cabo una reordenación que realmente dé respuesta a las necesidades de la ciudad y desarrolle el modelo cultural que Valladolid desea y demanda.

La Fundación Municipal de Cultura permanecería como ente de asesoramiento y apoyo en actividades de gestión pero no como soporte aglutinador de todas las demás fundaciones, posibilidad rechazada desde el momento de su presentación por Sí se Puede Valladolid, que considera que esa fórmula conllevaría la gestión de un gran presupuesto limitada a un número muy pequeño de personas, lo que acarrearía falta de transparencia y control político. La alternativa de Síva permitiría conservar y utilizar en el Área de Cultura los actuales remanentes de la FMC, cercanos a los tres millones de euros.

Esta propuesta, enmarcada en la apuesta de Síva por buscar una alternativa al planteamiento lanzado públicamente por la concejal de Cultura, Ana Redondo, el pasado 26 de junio, parte de una reunión mantenida con el equipo de Gobierno del Ayuntamiento, al que ya se le ha hecho llegar. El texto incluye, además, tanto la posibilidad de hacer extensiva la integración en la propia Concejalía de las salas de exposiciones o del Laboratorio de las Artes de Valladolid como sugerencias para el replanteamiento del departamento fruto de la asimilación de las cuatro fundaciones.

Programas temáticos

En concreto, el planteamiento de Sí se Puede Valladolid para la Concejalía contempla su división en dos áreas, Cultura y Turismo, y la organización de la primera en torno a distintas secciones o programas: Artes Escénicas (englobaría Teatro Calderón y LAVA así como todos los eventos de música, teatro y danza, entre otros) y Artes Visuales (dedicada a las artes plásticas, cine, videoarte o instalación, aglutinaría a Seminci, Museo Patio Herreriano y las salas de exposiciones).

A ellas se sumarían secciones o programas de Patrimonio, Archivo y Memoria Histórica (Archivo Municipal, inventario de bienes culturales); Fundación Municipal de Cultura; Ciencia e Innovación (Museo de la Ciencia); Iniciativas ciudadanas y Cultura de base, de carácter transversal, y Eventos Institucionales.

Esta organización permitiría además implementar las políticas culturales del Ayuntamiento desde tres niveles: la gestión política, la gestión cultural y la gestión administrativa, lo que marca una diferencia con respecto a la propuesta de la Concejalía, que se centraba únicamente en principios económicos y administrativos y que para nada planteaba estrategias o modelos para la gestión cultural.

Gloria Reguero ha apuntado, además, a la urgencia de constituir y poner en marcha el Consejo de las Artes de manera paralela a la reordenación del Área. “El Consejo, tantas veces prometido por la concejal, sería esencial a la hora de diseñar las políticas culturales, que deberían prestar atención no sólo a los colectivos consolidados sino también a la cultura de base”, ha insistido.

A su vez, esas políticas culturales deberían de estar recogidas en un Plan Estratégico que las convirtiera en verdadero motor de desarrollo de Valladolid, ha concluido Reguero.

Noticias relacionadas:

La nueva Fundación Municipal de Cultura asumirá el Patio Herreriano, el Museo de la Ciencia, el Teatro Calderón y la Seminci

Sí se Puede, en contra de refundir todas las entidades culturales de la ciudad en la Fundación Municipal

No hay comentarios