El público ha llenado los espacios habilitados para las representaciones.
El público ha llenado los espacios habilitados para las representaciones.

El Festival de Teatro Alternativo de Urones de Castroponce, que celebraba su vigésimo primera edición entre los pasados 5 y 20 de agosto, destaca en una «muy positiva edición» la cálida respuesta por parte del público espectador que ha alcanzado durante estas fechas los 3.000 espectadores. 

Diecisiete compañías participaban en la cita terracampina procedentes de diferentes puntos de la geografía nacional como País Vasco, Cataluña, Madrid, Andalucía, Comunidad Valenciana y Castilla y Léon. Una exposición de fotografía, ‘Esencialmente invisible’, y la proyección de un documental, reflejo de la incorporación de los lenguajes audiovisuales a la cita, completaban una programación que, bajo el lema ‘Exilio en lo bello’, ha puesto en valor la creación femenina con una amplia selección de trabajos firmados por mujeres. Así, los cerca de 3.000 espectadores que han disfrutado de las diferentes propuestas suponen un «notable incremento con respecto a ediciones precedentes, por lo que consideramos necesaria nuestra apuesta viendo el respaldo del público», declara Álex Rodríguez, director del Festival. 

En este sentido, una de las iniciativas más celebradas este año han sido los coloquios y encuentros organizados entre las propias compañías participantes con el público tras las representaciones. «Más del 80% de los espectadores permanecían en el teatro para charlar sobre el montaje que acababan de ver, preguntando y escuchando de primera mano a quienes acababan de defender su trabajo sobre las tablas. Creemos que este interés denota una nueva escuela de espectadores, y esto nos reconforta mucho», asegura Rodríguez. 

En el festival, el teatro ha convivido con la danza y la música.
En el festival, el teatro ha convivido con la danza y la música.

Por su parte, la programación del festival este año se extendía a Valdunquillo, Rioseco, Villalón de Campos y Mayorga, en Valladolid, así como a la localidad leonesa de Valderas. Estas extensiones, cuenta Álex Rodríguez, «han cumplido a la perfección su objetivo. Los aforos se han llenado logrando “hacer comarca” y aunando los intereses de diferentes localidades. Tierra de Campos se ha situado en el mapa de las Artes Escénicas».

Reflejo del compromiso de FETAL con la igualdad real, que «requiere una profunda transformación cultural», es la Residencia de Creación YESCA, destinada a la visibilización del trabajo de creadoras en el marco del festival, a través del estreno del espectáculo ‘Mujeres que corren con los lobos’, de la compañía Up-a-tree-Theatre. También lo ha sido la residencia técnica de la compañía The Bag Lady Theater, que puso en escena el segundo y último de los estrenos, ‘Antártica’. «Hemos constatado la necesidad real de dar cobertura a los creadores para poder investigar, crear y poder finalizar sus propuestas», explica Álex Rodríguez.

La programación diseñada para celebrar esta vigésimo primera edición se ha traducido en una selección de producciones de «mayor riesgo», según el director de FETAL quien, además, añade, «hemos mantenido nuestro compromiso con las nuevas artes escénicas dando absoluta prioridad a la calidad».

No hay comentarios