Primeras filas del concierto del Dúo Dinámico. FOTO: Jorge Ovelleiro
Primeras filas del concierto del Dúo Dinámico. FOTO: Jorge Ovelleiro

Si durante el fin de semana la tónica general eran los conciertos en cada rincón, entre semana la programación no se olvida de que los más pequeños también quieren disfrutar de las fiestas. Aunque el bullicio no para, ya sea a ritmo de discomovida, música en directo o guateque, como el que montaron en la Plaza Mayor el Dúo Dinámico. Eso sí, lo que no afloja es el ritmo de pinchos y cañas.

Durante la tarde del lunes, entre otras actividades, en la Plaza Circular, hubo juegos gigantes de madera para los más jóvenes, aunque sin duda los mayores los disfrutaron igualmente. Lejos de las pantallas y los mandos, las cuerdas, bolas, mesas y demás artilugios que había preparados hicieron disfrutar de una forma distinta a una generación que casi ha perdido esta forma de divertirse. Al menos eso ponían de manifiesto las caras de goce de los niños, además de la sonrisa cómplice de sus acompañantes adultos. No faltaron tampoco los Gigantes y Cabezudos, que está vez recorrieron las calles del centro desde El Salvador hasta la Plaza Mayor.

La Feria de Día continúa congregando gente y abarrotando zonas mientras otras siguen a medio gas. El entorno de San Benito es sin duda uno de los puntos calientes, con colas y jornadas frenéticas para camareros o cocineros en sus respectivas casetas, mientras la música de los Djs acompañan la cena o la comida, dependiendo del caso. De hecho, cada vez es más común la presencia de pincha discos en las plazas más concurridas de casetas y público, con sesión de baile incluida, quizás para hacer hambre, como la de Fuente Dorada en la noche de ayer.

Alfonso Pahino, un clásico entre los clásicos de la canción ligera vallisoletana, fue el encargado de abrir la noche en la Plaza Mayor. Y no podría ser de otra manera, el que fuera ganador del Festival de Benidorm allá por el setenta y siete, contó entonces con el Dúo Dinámico como productores de sus primeros temas. No es de extrañar que, ante la presencia de la veterana pareja en las fiestas, el escudero encargado de comenzar la fiesta fuera él.

La plaza lucía radiante, con un gran aforo, copado principalmente por quienes en su época encumbraron al grupo barcelonés, allá por los años sesenta. Ahora, con los 50 años de carrera conjunta que celebra el Dúo Dinámico, quienes entonces se atusaban el pelo para ir al guateque, ayer lucían la misma sonrisa de emoción ante la aparición de sus ídolos. Así lo recordó Manuel de la Calva, que dio la bienvenida a los presentes invitándoles a disfrutar como en aquellas fiestas que hacían en la casas, cuando, al ritmo de sus canciones, muchos se conocieron. Junto a su compañero Ramón Arcusa, arrancaron el concierto con su celebérrimo ‘Resistiré’, seguido de otras no menos conocidas como ‘Quince años tiene mi amor’ o ‘Amor de verano’, que hizo corear a toda la plaza aquello de: “El final del verano, llegó, y tú partirás”.

No hay comentarios