Una mujer contempla el escaparate de La Maleta.
Una mujer contempla el escaparate de La Maleta.

Todo llega. Después del verano viene el otoño y con él una nueva temporada para las cada vez más escasas galerías de arte. Las resistentes 'Javier Silva' y 'La Maleta' tienen su mérito alhaber subido la persiana el pasado fin de semana con la última obra de Fernando Guijar y Armando Arenillas, respectivamente.

"Ahora hago cosas para divertirme; antes se vendía, hoy nada de nada", dice Fernando Guijar, nacido en Medina del Campo aunque desde pequeño ha vivido en Valladolid. Estudió Ingeniería Técnica de Telecomunicación -especializándose en consultor acústico-; luego estudió en la Facultad de Bellas Artes del País Vasco.

En 1996 hizo su primera exposición en una residencia universitaria de Valladolid. Dos años después expuso en la Sala del Teatro Calderón, que todavía recuerda...

Fernando Guijar posa ante tres de sus obras.
Fernando Guijar posa ante tres de sus obras.

"Con 'Blok' -así se llama a la exposición que acaba de inaugurar- he querido recobrar el color del año 1998. El color es muy vital, muy terapéutico...", dice Fernando Guijar que a principio del 2000 fue invitado a una muestra colectiva en la Galería Ferrán Cano de Barcelona, con la que ha permanecido hasta su cierre tras más de 40 años de trayectoria. Con Ferrán Cano ha estado en las ferias más importantes: ARCO, Bolonia, Miami, París, Colonia... Lleva 4 años viviendo en Madrid.

"Todas las obras que expongo en Valladolid son de los últimos 4 meses. Es un guiño al movimiento de vanguardia de los años 20", confiesa Guijar, el día de la presentación de su último trabajo. Un trabajo del que Noemí Méndez dice, entre otras cosas, lo siguiente: 'Fernando Guijar parece homenajear a los pioneros del modernismo, del Arts & Crafts o de la Bauhaus, recordándonos los momentos de la historia donde los artistas se hibridaban entre artesanos y decoradores. Gracias a ellos, ahora, los motivos artesanales y ornamentales se convierten realmente en el motivo principal de la obra. No sería descabellado afirmar, incluso, que la obra de Guijar a lo largo de su trayectoria posee una pulsión constructivista, especialmente en estos últimos trabajos. Es por ello que evocan reminiscencias de un corte intelectual, que ya no tanto espiritual, heredadas de las vanguardias y sus pioneros rusos, e incluso a parte de los herederos del movimiento Zero'.

Llama la atención la reproducción de los cuadros en esculturas, o de las esculturas en cuadros. "Cada cuadro tiene un referente en escultura", manifiesta el artista, que utiliza materiales como el metacrilato, los silueteados... para convertir en trimensionales sus piezas, surgidas de un proceso creativo en el que el arte y el diseño se confunden y/o complementan.

Cuatro personas ante dos cuadros de Guijar.
Cuatro personas ante dos cuadros de Guijar.

"Son procesos muy parecidos, a veces pueden coincidir aunque la funcionalidad sea distinta. La labor del artista, cómo piensa, cómo proyecta... es muy distinta que la del diseñador, obligado a horarios, plazos de entrega, etc., mientras que el artista puede estar tirado en el sofá, disfrutando de la libertad que necesitamos", comenta Guijar, que ha titulado su exposición 'Blok', que 'parece el nombre de un sistema de producción en cadena y, cómo no, el artista juega con esa idea, con la repetición de patrones que bien podrían haber sido producidos en serie pero que, dependiendo de las piezas con las que se ensamble, nos darán un resultado plástico diferente. Si uno se sumerge en comprender cómo funciona ese sistema es inevitable que se cuestione cómo haría su composición', ha escrito Noemí Méndez, en la presentación de la primera exposición de la temporada en la Galería Javier Silva, calle Renedo, 8.

Armando Arenillas y Mariano Olcese, antes de la inauguración.
Armando Arenillas y Mariano Olcese, antes de la inauguración.

Armando Arenillas

Sorpresa también en la Galería La Maleta, de Mariano Olcese, en la que cuelga su última Armando Arenillas (Madrid, 1946), que da una vuelta de tuerca y se entrega a la abstracción.

'El tiempo que huye' es el título de la exposición formada con obras sobre papel y madera, en las que la simplificación no solo ha hecho desaparecer la figura, también la línea, el color... Son trabajos casi monocromáticos, muy desnudos pero trabajados con la limpieza, delicadeza y sensibilidad a la que nos tiene acostumbrado el artista que lleva décadas en Valladolid y que recurre a soportes diversos.

Olcese, en la presentación, habla de que la obra de Armando Arenillas es 'un ejercicio de musicalidad sonora, sobre todo es una cuestión de unidad en su variedad, es la sabiduría a través del tiempo que huye, la armonía...La proporción.... El equilibrio... El espacio... El trabajo... La materia... La filosofía... Lo esencial... La ensoñación.'

 César Mayorga y Raúl Rogero.
César Mayorga y Raúl Rogero.

La inauguración contó la la actuacióm de César Mayorga y Raúl Rogero, de 'ínsula Muscaria', oboe y fagot.

La obra de Arenillas se puede ver todo el mes de octubre en la galería de arte La Maleta, calle Norte, s/n.

Siguenza, en Puerto Chico

Juan Luis García Siguenza es un pintor local (Valladolid, 1960) de voluntariosa trayectoria, que juega en otra liga a la de Guijar o Arenillas. Su espacio expositivo es, fundamentalmente, el de los bares. Hace un año exponía en La Bici; ahora lo hace en Puerto Chico, donde cuelga cuadros de pequeño formato, algunos casi miniaturas, como el titulado 'Guernika'.

José Luis García Siguenza, en Puerto Chico.
José Luis García Siguenza, en Puerto Chico.

"Salió así. Ví que tenía un aire al 'Guernika' de Picasso...", expresa Siguenza, quien reconoce que "pintar en grande es más difícil" y que el dibujo no tiene la potencia de la pintura. "Lo que ganas en extensión lo pierdes en efectividad", afirma.

'Desde mis lejanos años de formación, mi obra ha transitado por diferentes etapas artísticas. Mis primeras obras fueron de estilo figurativo, y algunas de ellas marcadamente realistas. Pronto, mi trabajo se libera de ésta, podíamos llamar, 'representación de la realidad' y adquiere más libertad, volviéndose más expresionista y menos objetiva, de manera muy notoria en el uso del color, desembocando en el momento actual, que considero de cierta madureza artística, en una pintura no figurativa; para entendernos, más abstracta, amplio concepto éste, pero que prevalece como difinición general de esta forma de pintar', ha escrito Siguenza a modo de presentación en un folio pegado en una pared, junto a sus creaciones, que pueden verse hasta el 15 de octubre, en Puerto Chico.

Solo tu puedes impedir que esto se acabe

Compártelo, apoya el proyecto

ÚltimoCero | Hazte cómplice HAZTE CÓMPLICE

No hay comentarios