Pilar Salamanca, junto a Javier Dámaso, durante la presentación del libro. Foto: Gaspar Francés
Pilar Salamanca, junto a Javier Dámaso, durante la presentación del libro. Foto: Gaspar Francés

“Una novela para liberarse de los miedos, escrita enrabietada, sin importar las consecuencias de ir contracorriente”. Así comenzó definiendo su nueva novela “Hijas de Agar” en su intervención ayer en la librería Margen, la escritora vallisoletana Pilar Salamanca. Presentada por el poeta Javier Dámaso, la presentación contó con un auditorio bien nutrido, donde destacaba, por ejemplo, el escritor Gustavo Martín Garzo.

Dámaso definió la novela como “Un libro de una voz como un torrente”. Una voz que envuelve con el testimonio implacable que constituye el relato. Historias de un mundo, el egipcio de los años 30 a 60 del siglo XX, visto desde ojos de mujeres: Laila, su abuela, su madre y su hija. Cuatro generaciones. Vidas que en el mismo hecho de vivir se enfrentan a la lucha. Se trata de un testimonio, el de Laila desde el presidio. Historias vitales que se entrecruzan con la Historia de Egipto. Un Islam no demonizado sino manifestado como lo que es, un patriarcado junto a los otros dos de las religiones monoteístas. Javier Dámaso destacó también la técnica narrativa, muy medida, con acontecimientos que se suceden e iluminan el relato, y escrita sin puntos ni comas. Uno novela profunda, concluyó.

Pilar Salamanca, en su turno, destacó la necesidad vital desde niña de liberarse de los miedos. La máxima de Roberto Bolaño del imperativo de pelear aunque sepas de antemano que vas a perder. La motivación de la novela en las “Primaveras árabes” de hace pocos años, con su impulso justiciero y libertario, que le hicieron recordar otras épocas del siglo XX, donde la plaza de Tahir también fue tomada por la gente para reclamar la libertad. La novela habla además de un acto de justicia, una venganza que realiza la protagonista para responder cuando la justicia ni está ni se la espera desde las instancias del poder. Una justicia por la propia mano con la que concuerda la autora y con la que se encontró, en un caso reciente hace escasos años, en las páginas de los periódicos españolas. No se habla sólo de mujeres en la novela, dijo además la escritora, sino también de la responsabilidad de la libertad.

Pilar Salamanca. Foto: Gaspar Francés
Pilar Salamanca. Foto: Gaspar Francés

El coloquio transcurrió finalmente de modo distendido, con la explicación de la autora sobre el título de “Las hijas de Agar”, tomado del pasaje bíblico de Abraham, y la pregunta de Gustavo Martín Garzo a la autora, a propósito, sobre si aparecía en el libro el pozo bíblico de Agar hecho brotar por un ángel para que saciaran la sed. La respuesta, como no puede ser de otro modo, en la novela.

Solo tu puedes impedir que esto se acabe

Compártelo, apoya el proyecto

ÚltimoCero | Hazte cómplice HAZTE CÓMPLICE

No hay comentarios