Daniel Viglietti.
Daniel Viglietti.

'Daniel Viglietti, cantor y compositor uruguayo, no volverá a cantar: 'A desalambrar, a desalambrar/ Que la tierra es mía tuya y de aquel/ De Pedro y María de Juan y José...'. Conocido como 'el flaco' era uno de los imprescindibles del canto popular de América Latina.

Viglietti (Montevideo, 1939) cantó el pasado día 9 en Vallegrande (Bolivia) en los actos en recuerdo del Che, figura a la que siempre estuvo unido. “Canciones para el hombre nuevo” apareció un año después que Ernesto Guevara fuera asesinado en la cordillera boliviana hace 50 años.

Una vez, puede que solo una, Daniel Viglietti cantó en Valladolid. Fue en uno de esos espectáculos que no se han vuelto a repetir, dentro del Estival, iniciativa de la Junta socialista. Lo hizo en el incomparable marco de la plaza Federico Watemberg, con la fachada del colegio de San Gregorio a sus espaldas, donde presentó el espectáculo 'A dos voces'. Una, la suya; la otra, la de su compatriota Mario Benedetti que nos dejó en el 2009. La propuesta de 'A dos voces', que se ha paseado por todo el mundo durante 20 años, está registrada.

Fue una noche memorable, en la que versos y canciones se alternaron. El espectáculo continuó con una cena en un local muy próximo a la Plaza Mayor, donde hubo más poemas, más canciones... más solidaridad. Benedetti escribió en la carátula de un disco grabado 'en vivo' por 'el flaco' -con diferentes actuaciones en Argentina, entre los años 1971 y 1973-: 'La voz de Daniel Viglietti no es la de un poeta ni la de un profeta ni la de un líder, pero tampoco la de un automarginado o la de un pusilánime: su voz es la de alguien que, con modestia y sinceridad, con dolor y con alegría, con esperanza y con trabajo, con pasión y con riesgo, participa (como puede y debe) en el proceso. Esa actitud es la que, más allá o más acá de su canto libre, los jóvenes rescatan. Por eso no lo escuchan sólo como una voz, sino también como a su portavoz'.

Daniel Viglietti, hijo de músicos, fue detenido en 1972 y una vez recuperada la libertad -tras una amplia campaña internacional en apoyo a su liberación- tuvo que exiliarse.

'Después se vino la noche, y mientras el tupamaraje eran hundido en los calabozos, la orientalidad que logró sobrevivir tomó el camino del exilio. Allí también marchó Daniel, sin bajar las banderas ni doblar la espalda ante la adversidad. De esos días difíciles se agrandó su internacionalismo, poniéndole otra vez, música a las gestas de la Patria Grande. De allí el estremecido grito de 'Por todo Chile' y tiempo después “El sombrero de Sandino”, en homenaje a la Nicaragua sandinista. Pero la lista se hizo enorme ya que el cancionero abarcó a Cuba Socialista, Colombia guerrillera, México y el zapatismo, Venezuela Bolivariana y todo aquel rincón del planeta donde los pueblos se erguían frente a los poderosos', ha escrito Carlos Aznárez hoy en su despedida al "trovador que iluminó mil batallas", en su diario Resumen Latinoamericano y del Tercer Mundo.

Además de al Che, Viglietti, que no pudo regresar a Montevideo hasta 1984, ciudad en la que falleció el lunes por "una complicación cuando estaba siendo sometido a una intervención quirúrgica", ha cantado a Raúl Sendic, a Miguel Enríquez, a Manuel Rodríguez, a muchos guerrilleros...  “Yo no me arrepiento de ninguna canción; las contextualizo en sus etapas y las sigo cantando", ha dicho. También ha cantado a Violeta Parra, ¡cómo no!

La edición de 'Uruguay. Canciones para mi América', editado por Le Chant du Monde, en 1968, supuso todo un descubrimiento, musical y de compromiso. La milonga 'A desalambrar' ha alcanzado el reconocimiento de himno, pero la obra de 'el flaco' va más allá y está presente en otros uruguayos que recalaron en España, empezando por el desaparecido Quintín Cabrera y terminando por Jorge Drexler.

"Te fuiste como llegaste Daniel, con la guitarra como escudo y tu coraje cantor. Muy pronto, seguramente, volverás a entregarnos tus versos junto a Violeta, a Zitarrosa y El Sabalero, mientras Benedetti leerá poemas que vayan anunciando las victorias pendientes", ha escrito Aznárez.

Solo tu puedes impedir que esto se acabe

Compártelo, apoya el proyecto

ÚltimoCero | Hazte cómplice HAZTE CÓMPLICE

No hay comentarios