Chemi Oterino, coordinador de la exposición, en la inauguración de la muestra en la Casa Revilla. Foto: Alejandro Romera
Chemi Oterino, coordinador de la exposición, en la inauguración de la muestra en la Casa Revilla. Foto: Alejandro Romera

98 instántaneas resumen la Guerra y la Revolución (1936-1939) , vista por la fotógrafa Kati Horna, que ha organizado CGT en conmemoración del 80 aniversario de Mujeres Libres.

La fotógrafa húngara Kati Horna (Szailasbalhás, 1912; Ciudad de México, 2 000), se trasladó a España en 1937 junto con Robert Capa, su pareja entonces, y viajó por Aragón, La Mancha, Anadalucía, Madrid, Valencia, Barcelona... hasta que dos años más tarde huye del país y consigue salvar 270 negativos, de los que 98 se muestran en la Sala Municipal de la Casa Revilla, hasta el 3 de diciembre.

Fotos de la muestra. Foto: Alejandro Romera.
Fotos de la muestra. Foto: Alejandro Romera.

La exposición, que recoge parte del Archivo Fotográfico de Kati Horna, depositado en el Centro Documental de la Memoria Histórica de Salamanca, no es una muestra más sobre la Guerra Civil. Las imágenes van acompañadas de 8 paneles explicativos que contextualizan las fotografías. Pocas del frente de combate. Ella había sido requerida por la Confederación Nacional del Trabajo (CNT) para que fotografiara el proceso de colectivización de los pueblos de Aragón; los mercados, las calles, las tiendas, las iglesias convertidas en hospitales o comercios, las actividades teatrales... o en los retratos de niños, mujeres y hombres, agrupados bajo el título de 'Rostros y miradas. Retratos'.

Charla-debate '80 años de Mujeres Libres'. Foto: Alejandro Romera.
Charla-debate '80 años de Mujeres Libres'. Foto: Alejandro Romera.

La sensibilidad de Kati Horna está presente en cada click que dio a su cámara Rolleiflex. Un ejemplo es la fotografía titulada 'Centro infantil en los alrededores de Barcelona', en la que aparecen tres niños sentados, uno de ellos sin una pierna... pero con dos muletas apoyadas en una silla.

"Son imágenes auténticas, reales, del sufrimiento anónimo de miles y miles de personas", se lee en el programa de la exposición de una mujer (Katalin Deutsch Blau) -que adoptó el apellido de su marido, el pintor José Horna, con quien se casó en 1938- que nunca buscó la fama y que se definía ella misma: 'Una obrera de la fotografía' . Feminista, solidaria, libertaria y... gran fotógrafa.

Solo tu puedes impedir que esto se acabe

Compártelo, apoya el proyecto

ÚltimoCero | Hazte cómplice HAZTE CÓMPLICE

No hay comentarios