Alberto Cañedo. FOTO: Gaspar Francés
Alberto Cañedo. FOTO: Gaspar Francés

"No me imaginaba que esto pudiera pasar en un pueblo de 1200 habitantes porque entendía que eramos vecinos sobre todo", dice Alberto Cañedo a Eduardo Muriel en el libro Del ecomunicipalismo a las puertas de la cárcel, que mañana presentan sus autores en el Ateneo Republicano de Valladolid, a las 20.00 horas.

Alberto Cañedo nació en Valladolid el 28 de abril de 1978 aunque siempre se sintió atraído por Extremadura, de donde procedía su madre y en donde se instaló tras cumplir los veinte. En 2002 entró en política formando parte de una candidatura ciudadana y acabó como alcalde en Carcaboso (pueblecito cercano a Plasencia) bajo las siglas del PREX-CREX, tras ganar (2005) una moción de censura, aunque le advirtieron -"los Bueno, que se fueron de Alianza Popular al PSOE"- que la pagaría cara." Y sí, la estoy pagando cara", dice Cañedo, en el libro Del ecomunicipalismo a las puertas de la cárcel (Queimada Ediciones), que recoge una entrevista realizada por el periodista Eduardo Muriel, en noviembre de 2016. El exalcalde se enfrenta a una larguísima inhabilitación y puede acabar en la cárcel. 

Cañedo ha sido alcalde durante casi 10 años,  periodo en el que ha estado en el juzgado en más de treinta ocasiones por demandas presentadas siempre por los mismos, los Bueno, y una red caciquil tejida en la Extremadura profunda. Alberto Cañedo dejó la alcaldía más pobre de lo que entró. "Entre embargos preventivos y reales, acumulo ahora mismo 120.000 euros", dice.

De los 120.000 euros, 36.000 euros (18 meses de multa, las costas y 8 años de inhabilitación) son de la última condena impuesta por la Audiencia Provincial, a la que había recurrido, y que le aumentó la condena. La sentencia está recurrida en casación ante el Tribunal Supremo.

"A mí no me han acusado nada más que de prevaricación. La prevaricación es tomar una decisión a sabiendas de que es injusta. Si a mí me hubieran podido acusar de malversación, de cohecho o de tráfico de influencias, lo habrían hecho. Se llama urbanística porque tiene que ver con una licencia de obras, pero realmente es una prevaricación administrativa. Con la anterior ley habría sido eso, porque es la concesión de una licencia", explica Alberto Cañed, quien reconoce haber dado licencia de obra con un informe que decía que no podía darla pues el suelo no estaba urbanizado.

Añade que lo hizo porque si no lo hacía, tres familias perdían las viviendas. Y también dice que volvería a hacer lo mismo: "No podría hacer otra cosa porque iría contra mi escala de valores, contra mí mismo". Cañedo se pregunta: "¿Para qué estamos en política? ¿Quién está antes, los bancos o la gente? ¿Lo justo o lo legal?".

Aunque todo empezó con la plantación de un par de tomateras a la puerta del Ayuntamiento.... que puso en el mapa a Carcaboso por su proyecto de huertos comestibles, al que han seguido otras muchas iniciativas  sostenibles que han merecido el Premio UNESCO. El puesto de Cañedo hoy lo ocupa Lorena Rodríguez que continúa el proyecto de 'ecomunicipalismo' y que elección tras elección obtiene mayores apoyos en el pueblo.

De todo esto, y de otras muchas cuestiones, hablará Alberto Cañedo el jueves, 16, a las 20.00 horas en el Ateneo Republicano de Valladolid, acompañado de Silvia Iglesias Ranilla, de la plataforma de apoyo al exalcalde, y Rosalba Fonteriz, concejala en el Ayuntamiento de Valladolid por Toma la Palabra y coportavoz de Equo Valladolid. Juantxo López Uralde firma la introducción del libro: Del ecomunicipalismo a las puertas de la cárcel.

No hay comentarios