El alcalde y la hermana de Fernando Urdiales descubren la placa homenaje en el Teatro Calderón. Foto: Gaspar Francés
El alcalde y la hermana de Fernando Urdiales descubren la placa homenaje en el Teatro Calderón. Foto: Gaspar Francés

"¡Ya era hora!" se oyó gritar cuando el alcalde Óscar Puente, acompañado de la concejala de Cultura, Ana Redondo, se disponía a descubrir en la fachada del Teatro Calderón, la placa que lleva el nombre de Fernando Urdiales, fallecido el 12 de diciembre de 2010.

Luis Miguel García, en nombre de Teatro Corsario, cerró el turno de intervenciones aludiendo a las divergencias políticas del dramaturgo y el anterior alcalde, Francisco Javier León de la Riva, que prohibió que el cuerpo de Fernando Urdiales fuera velado hace hace 7 años en el mismo espacio en el que hoy se colocaba una placa con su nombre.

El texto de la placa, obra de la escultora vallisoletana Mery Maroto, dice: 'Fernando Urdiales. Dramaturgo. Porque el Snark/ no era un Snark/ sino un Bookum/ y más no habrá. L. C. 12 de Diciembre 2010'.

No fue la única referencia a A la caza del snark, el poema de Lewis Carroll que, con el mismo título sirvió a Fernando Urdiales en 1983 para el montaje de una de sus primeras obras, y al que la hermana del dramaturgo, Carmen, se había referido en sus palabras de agradecimiento.

"Quisiera no hacer un memorial. Simplemente contar cómo nos contagió su ilusión y cariño por el teatro. Con la obra que nos conquistó fue A la caza del Snark. Entonces entramos en el mundo de la fantasía, de la imaginación...", dijo Carmen Urdiales, quien aclaró que para ella y su familia, snark significa: "Navegación en el río de la vida, con una tripulación que trabajó con él con mucho cariño".

Carmen finalizó recordando el "gran cariño que Fernando siempre tuvo a Valladolid, aunque algo de León también traía".

El alcalde, tras mencionar a Julio Lázaro -actor de Teatro Corsario fallecido el pasado mayo- afirmó: "Estamos comenzando a pagar la deuda que teníamos con Fernando Urdiales".

Urdiales, nacido en el barrio España, hijo de ferroviario, marchó a León de donde regresó a Valladolid para estudiar y enamorarse del teatro. Participó activamente en las luchas universitarias y en defensa de los derechos de los trabajadores.

Licenciado en Medicina, tras ejercer unos años como psiquiatra, abandonó definitivamente su profesión para dedicarse en exclusividad a las artes escénicas y en 1982 fundó la compañía Teatro Corsario en la que permaneció hasta su muerte, treinta años después, como actor y director.

El alcalde completó la biografía de Fernando Urdiales (1951-2010) con referencia a algunos de sus montajes y premios recibidos, para finalizar con dos testimonios. Uno de Rosana Torres, escrito en El País el día del fallecimiento: "Con él [Fernando Urdiales] desaparece uno de los mayores luchadores que ha dado la España contemporánea por la recuperación del teatro clásico, fundamentalmente español. Una lucha que llevó de manera individual, y como director del Teatro Corsario, compañía fundada por él en 1982 y cuya larga trayectoria se caracteriza por un especialísimo tratamiento de los clásicos en lengua castellana que la ha situado entre las mejores compañías de verso".

El otro testimonio fue el de Eduardo Vasco, director de la Compañía Nacional de teatro Clásico: "La labor que ha hecho Corsario con el teatro clásico español ha sido la iniciativa privada más importante que ha habido en España alrededor de este género teatral, y Urdiales, sin lugar a dudas su impulsor, fue uno de los últimos grandes sabios del teatro español, tenía un camino que era propio, no pertenecía a ninguna escuela y tradición. Combinaba la erudición con una gran personalidad teatral".

Luis Miguel García, compañero y continuador de la obra de Fernando Urdiales en Teatro Corsario.
Luis Miguel García, compañero y continuador de la obra de Fernando Urdiales en Teatro Corsario.

Tras las palabras del alcalde y de Carmen Urdiales, intervino Luis Miguel García, compañero y continuador de la obra de Fernando Urdiales en Teatro Corsario, declarando: "Hoy estamos de fiesta. Hoy te celebramos", además de subrayar que por la compañía han pasado 56 personas y que "el monstruo" que creara sigue en pie.

Luis Miguel García incidió en la vida de Urdiales. "La primera vez que Fernando se subió a un escenario fue con 13 años con El verdugo de Sevilla", dijo.

Tras su paso por la Universidad con detenciones incluidas, Urdiales acabó en el 'San Juan de Dios', de Palencia, hospital que abandonaría en 1982 para "inventar una profesión que no existía en Castilla y León, y seguir un modelo asambleario".

"Se cobraba nada y se repartía entre 15, tocábamos a nada", recordó Luis Miguel García, quien añadió: "Ahora seguimos cobrando lo mismo".

Hubo referencias a espectáculos y logros profesionales, como la creación en 1983 de las Artes Escénicas de Castilla y León. "Nosotros llevábamos el teatro al teatro. Todo el que entraba en Teatro Corsario siempre encontraba una casa", afirmó García.

Placa homenje a Fernando Urdiales en el Teatro Calderón de Valladolid. Foto: Gaspar Francés
Placa homenje a Fernando Urdiales en el Teatro Calderón de Valladolid. Foto: Gaspar Francés

Placa

Desde hoy, el nombre de Fernando Urdiales se une al de otros cinco profesionales de las artes -"lo mejor que Valladolid ha dado a la escena", según el alcalde-: Concha Velasco, Lola Herrera, Juan Antonio Quintana, Vicente Escudero y la instalada a la bailarina y coreógrafa Mariemma con motivo del 150 aniversario del Calderón el pasado año 2014. Todos ellos con placa en la fachada del teatro en el que actuó Fernando Urdiales pero a quien se le cerraron las puertas para que los vallisoletanos pudieran despededirse como se merecía.

Cuando la Unión de Actores y Bailarines de Castilla y León rindieron en su día un homenaje a Fernando Urdiales, uno de los intervinientes recordó el veto del Ayuntamiento, así como la participación de Fernando en la 'huevada' lanzada al entonces rector José Ramón del Sol, al que acompañaba su protegido y que luego sería alcalde de esta ciudad durante 20 años. El encargado del Calderón entonces -hoy todavía director artístico del mismo- abandonó de forma llamativa el salón: "¡Es el colmo que vengan a insultarte a tu propia casa!".

La bella placa hoy descubierta por autoridades, familiares y compañeros del dramaturgo recordado, lleva incorporada la silueta de un barco, el capitaneado por 'Bellman' de Carroll, -al que Fernando Urdiales representó-. El bergantín surca aguas imaginarias a la captura del misterioso Snark en 'un viaje imposible de una tripulación improbable'.

Fernando Urdiales.
Fernando Urdiales.

FERNANDO URDIALES

1951-2010

Hijo de ferroviario con ascendientes campesinos, Fernando nació en el Barrio España aquí, en Valladolid. La niñez y la adolescencia las pasó en León hasta 1968, año en el que vuelve a la ciudad del Pisuerga para comenzar la carrera de medicina e iniciar su actividad teatral. Con 13 años ya había subido a las tablas con “El verdugo de Sevilla” de Pedro Muñoz Seca. Curioso y precoz se bebió la vida de la calle tomando conciencia política contra la dictadura, ya en 1971 fue detenido y encarcelado por asociación ilícita. Vista su biografía puede decirse que desde 1968 en adelante el teatro fue su inspiración, su forma de comunicar y de comunicarse. Salvo los tiempos convulsos que llevaron al cierre de la Universidad en 1975, huevos incluidos, Fernando seguía actuando: Corral de Comedias, Teloncillo, Aula de teatro de la Universidad, Teatro Estable de Valladolid. Tres partes participaban en su hacer con un mismo pálpito: el estudiante de medicina, el político y el actor-director. Durante los cursos 1974-75 compagina lo anterior con las Actividades Culturales de la facultad de Medicina.

En 1976 obtiene su licenciatura en Medicina y Cirugía y trabaja en el Hospital Psiquiátrico San Juan de Dios de Palencia. Escribe Carmelo Tovar, compañero en Palencia: “… recuerdo algunas sesiones clínicas de Fernando, su forma de referir las historias de los pacientes. No era una descripción de hechos. Era también, por momentos, una actuación de los mismos”.

“En un momento en el que se empezaba a hablar de reforma psiquiátrica (devolver el estatus de persona al loco), no tuvo más remedio que sentirse dividido entre lo que podía hacer y la llamada del teatro”. Carmelo Tovar.

En marzo de 1982 abandona el hospital y con la indemnización (500.000 pesetas) funda Teatro Corsario. Con él: Javier Semprún, Kiko Vergara, Rosa Manzano, Luis Miguel García y un poco más tarde Juan Carlos Martín, Teresa Lázaro y Jesús Peña que participarán en los espectáculos de la compañía. Huelga apuntar otros muchos nombres que se sumaron a la aventura. Pero, había que inventar en Castilla y León una profesión que no existía. Tenaz, sabía lo que quería, consiguió profesionalizar la compañía en 1988.

El modelo, asambleario durante años, guiaba el repertorio, el elenco, la economía… No había ningún objetivo económico, sino la supervivencia artística. “Es que se cobraba menos que nada y nada repartido entre quince tocábamos a nada” (Jesús Peña). Eran los años 80.

Entrados los 90 y puestos a elegir todos escogimos el arte dramático, es verdad, pero el que dejó absolutamente todo por el teatro fue Fernando. Aún ahora todos cobramos lo mismo desde el director al técnico o al recién llegado.

Las cosas cambiaron con el siglo y el ladrillo, algo de dinero entraba. Y eso permitió ser

ambiciosos con los montajes y mantener alrededor de 15 personas entre actores/actrices, técnicos, etc.

La crisis 2007-2008 partió de cuajo una estructura endeble; estábamos y estamos en Castilla y León y Teatro Corsario, una de las cinco compañías más longevas del país, una de las más laureadas en el panorama nacional e internacional SIGUE VIVA.

 

FERNANDO URDIALES

Otras vidas.

SU PASIÓN por el teatro.

“ Urdiales fue uno de los últimos grades sabios del teatro con un camino propio, sin pertenecer a ninguna escuela ni tradición” (Eduardo Vasco). Actor, dramaturgo, adaptador, escenógrafo y por encima de todo director de escena aúna en un cuerpo muchos saberes. Riguroso, minucioso hasta encontrar el botón imposible, el zapato que viene al pelo. Con un gusto especial para que el vestuario parezca de otro tiempo y el actor entre en ese tiempo. Nada puede esquivar su mirada desde el patio de butacas, todo tiene que estar en su lugar. Se pasaba noches enteras despierto para descubrir: objetos, telas…, y para apuntar en sus bocetos: atrezzo, complementos, posiciones, entradas y salidas, etc.

LO PRIMERO son las personas.

Entre 1988 y 1991 nuevas compañías se asomaban a los teatros de nuestra Comunidad; respecto a la Administración silencio, es decir 0 pesetas. Los teatros eran privados, mantenían una programación en la que apenas figurábamos. Fue la primera vez que enarbolábamos la bandera de la huelga. 1991 a la puerta del Monasterio de Prado las furgonetas y un frío del copón. Allí estaba Fernando: “ no estamos aquí como “corsarios” ni como “rayuelos”…, estamos como trabajadores. Primero la profesión y luego que cada uno tire de su carro”. Surtió efecto: los periódicos lo publicaron y rápido nos convoca en las alturas. A finales de 1991 se constituía la Unión de Actores de Castilla y León.

UN PADRE para la profesión.

“Para cuando un instituto del teatro” (Fernando Urdiales).

Le sugerimos a Fernando que había que crear una asociación de empresas de artes escénicas para posicionarnos ante las administraciones. Era 1989 cuando Jacinto y Fernando empezaron a hablar del asunto “asociación”. No le entró por el ojo derecho la sugerencia, sin embargo poco a poco siguieron hablando. En 1991 se hicieron unas jornadas coincidiendo con la puesta de largo del periódico “El Mundo” de las que salieron las guías que propiciarían: arreglos de teatros, subvenciones y políticas culturales. Con seguimos dos Órdenes en el Bocyl: se creaban las subvenciones y se apoya a la Red de Teatros de Castilla y León, era 1993. En 1995, con Fernando de padrino, nacía Artes Escénicas Asociadas de Castilla y León, ARTESACyL.

LIDER, yo soy Frankenstein, y Corsario mi monstruo.

Fernando sabía seducir. Atraía su denuedo por una especie de misión. En 1982 la mayoría de las personas que componíamos Teatro Corsario estudiábamos. Los inicios fueron duros, no había dinero para producir y tampoco existían como ahora unos espacios dedi cados exclusivamente a ofrecer obras de teatro. Llevábamos el teatro al teatro. El trabajo era desinteresado. Las administraciones estaban en el limbo creando autonomías. Con el tiempo a nuestro favor creció el repertorio: “Pasión”, 15 personas, “Amar después de la muerte”, 15 personas, “El mayor hechizo, amor”, 16 personas, “La barraca de Colón” 16 personas…, todo el que entrega en un montaje, fuera actor o técnico encontraba una casa abierta. “Luismi, no me paso de personal entre el camión y la furgoneta cabemos 15”. Y Fernando, contento. Como decía nuestro amigo Miguel Ángel Varela, programador del teatro Bérgidum de Ponferrada: “ poca gente sabe de las penalidades que Teatro Corsario ha tenido que pasar”.

Querido y admirado, Fernando hoy es un día de fiesta. Hoy te celebramos. El recuento de los que pasaron por Teatro Corsario asciende a 56 personas. Tu monstruo permanece en pie.

CURRICULUM.

1991: Le fue concedida la Medalla de Oro de Teatro “Provincia de Valladolid” por la dirección escénica de “ASALTO A UNA CIUDAD”. Diputación Provincial de Valladolid.

1996: “Premio Meliá Parque” a la mejor dirección escénica por “LA VIDA ES SUEÑO, de Calderón de la Barca.

1997: La Asociación Amigos del Teatro le entrega el Premio Valladolid de Teatro por su trayectoria.

1999: “Premio Ciudad de Palencia” a la escenografía y puesta en escena de “EDIPO REY”. “Premio Garnacha de Rioja” al mejor director por EDIPO REY”.

2002: El Festival Garnacha de Rioja le concede el Premio a la Mejor Dirección por “DON GIL DE LAS CALZAS VERDES”.

2003: El treatro Calderón de la Barca de Valladolid le entrega el premio a su trayectoria teatral.

2005: PREMIO CASTILLA Y LEÓN DE LAS ARTES 2004 CASTILLA Y LEÓN. La Asociación de Directores de Escena le premia por la mejor adaptación teatral por “CELAMA” junto a Luis Mateo Díez.

2007: PREMIO MAX DE TEATRO 2006 por “LA BARRACA DE COLÓN”. Premio “PIÑÓN DE ORO” otorgado por la Casa de Valladolid en Madrid por dar a conocer Valladolid.

2008: La Asociación de Directores de Escena le entrega el “Premio Adolfo Marsillach” a una labor significativa. El Ayuntamiento de Olmedo le entrega el galardón de Caballero en reconocimiento al trabajo, esfuerzo y dedicación por el Festival Olmedo Clásico.

 

Solo tu puedes impedir que esto se acabe

Compártelo, apoya el proyecto

ÚltimoCero | Hazte cómplice HAZTE CÓMPLICE

No hay comentarios