Chica viendo una de las fotografías de la exposición. FOTO: Gaspar Francés
Chica viendo una de las fotografías de la exposición. FOTO: Gaspar Francés

Piedras en el Desierto es el título de la exposición de fotografías de David Alba, que la Asociación Burgalesa Amigos del Pueblo Saharaui, está moviendo por Castilla y León; en Valladolid todavía hay posibilidad de verla hasta el 1 de febrero, en La Bici.

Las paredes de La Bici, una vez más, sirven para reflejar la realidad. Si antes fue la ocupación de Palestina y la lucha de su pueblo contra Israel, ahora es la del Sáhara Occidental y sus gentes desplazadas de su territorio por Marruecos.

Desde el 19 de enero y hasta el 1 de febrero, las fotografías de David Alba llegan de la mano de la Asociación Burgalesa Amigos del Pueblo Saharaui. Las imágenes sobre la vida cotidiana han sido captadas en los campamentos de refugiados en Tindouf (Argelia): Laayoune, Awsard, Smara y Dakhla.

'Y a lo lejos,/ en las laderas del espejismo/ todavía miramos como cada tarde,/ las puestas del sol en el mar'. Son versos de Mohamed Salem Abdelfatah-Ebnu (Hijos del sol y el viento), incluidos en el programa dePiedras del Desierto, en su exposición en Burgos (del 18 de noviembre al 1 de diciembre).

Desde la zona controlada por el Frente Polisario no se puede ver el mar, ya que por medio está el territorio anexionado por Marruecos en 1976. Un muro de 2.720 kilómetros, protegido por minas antipersona, delimita las áreas de control: al oeste, Marruecos; al este, el Polisario.

En las fotografías se puede ver a los niños y niñas saharauis, a los hombres y mujeres saharauis, intentando sobrevivir en medio de la NADA, a la que han sido condenados por el Gobierno marroquí, su ejército protege los caladeros y los depósitos de fosfatos. Mientras, la comunidad internacional poco hace, aunque la tregua alcanzada en 1991 entre el Frente Polisario y Marruecos se mantiene. "¿Hasta cuando?", se preguntan sobre todo los más jóvenes.

El tópico de una image vale más que mil palabras se hace, una vez más,  realidad.

No hay comentarios