Pilar Salamanca. FOTO: Jorge Ovelleiro
Pilar Salamanca. FOTO: Jorge Ovelleiro

Han pasado más de 20 años de aquella barbarie y la voz emocionada de Pilar Salamanca, reflejada en sus poemas, aun recuerda con vívido dolor la guerra de Bosnia. Así lo plasma en su libro ‘Ayer, no te vi en Sarajevo’, que se ha presentado en el Ateneo Republicano de Valladolid. “Un ejercicio de memoria”, como ha resaltado Javier Dámaso, encargado de introducir el acto y su obra.

Publicado por la editorial La Vorágine, era para ellos una obligación según ha explicado su editor, asegurando que el libro trata de “sembrar una semilla de hermandad con las víctimas de toda guerra” además de suscitar “cierta incomodidad al identificar a los victimarios y poner en sus manos de nuevo la sangre que han derramado y las vidas que han despedazado”. Inicialmente pensaron en Alfonso Armada, presidente de Reporteros sin Fronteras en España, para escribir el prólogo aunque, tras leerlo, declinó el ofrecimiento asegurando que “tenéis que publicarlo” pero “me duele tanto que no puedo”. Finalmente escribió un pequeño texto para la contraportada, aunque en la publicación sí se recoge el epílogo del doctor en Ciencias Políticas, Martín Alonso Zarza.

Presentación del libro ‘Ayer, no te vi en Sarajevo’ en el Ateneo Republicano de Valladolid. FOTO: Jorge Ovelleiro
Presentación del libro ‘Ayer, no te vi en Sarajevo’ en el Ateneo Republicano de Valladolid. FOTO: Jorge Ovelleiro

Javier Dámaso introdujo ‘Ayer, no te vi en Sarajevo’ ahondando en la carrera de Pilar Salamanca, de quien aseguró escribe “poemas en la herida”. Aseguró que este poemario es un “ejercicio de memoria” muy necesario ya que “¿quién se acuerda de la guerra de los Balcanes?”, recordando que, con 5 años de guerra, “llegó a hartar, era tan doloroso que mirabas para otro lado”.

Pilar Salamanca tomó la palabra para arrancar, sin más preámbulo, con uno de los poemas de ‘Ayer, no te vi en Sarajevo’ dedicado a las mujeres de las que la historia no suele hablar. “Nada de lo que había visto hasta entonces, en fotografías o en la vida real, me afectó jamás de un modo tan agudo y tan profundo”, ha asegurado recordando el impacto que le causó aquel conflicto, “la gota que colmó el vaso”. “Algo se me rompió dentro”, recuerda cuando veía el asedio a Sarajevo en una guerra que duró 1.395 días “con sus correspondientes noches” desde que se iniciara en el 5 de abril de 1992, con un total de 11.000 muertos, 1.600 de ellos niños.

Pilar Salamanca firmando ejemplares de su libro al término de la presentación. FOTO: Jorge Ovelleiro
Pilar Salamanca firmando ejemplares de su libro al término de la presentación. FOTO: Jorge Ovelleiro

Intercalando sus vivencias personales con los poemas del libro, ha relatado cómo, mientras duró la guerra, antes de pasar lista, era profesora en un instituto de secundaria, guardaba un minuto de silencio junto a la clase, acto que repitió hasta su término ya que si “el cerco no se acababa, nuestro silencio tampoco”. Este acto de poética solidaridad la valió la reprimenda y amenaza de sanción del director del centro, tras las quejas de algunos padres acusándola de “desconcentrar” a los alumnos con “esa manía tuya del minuto de silencio”, recuerda.

Ha dedicado ‘Ayer, no te vi en Sarajevo’ a la memoria de los supervivientes, recordando para finalizar un texto que escribió en aquella época titulado ‘Contra los insulsos’, en el que, con su característica escritura ácida, cotidiana y desvergonzada, léxicamente riquísima, cargaba contra los “hombres de corbata” cómplices o responsables de atrocidades como las que inspiran su libro. Al término de la presentación, esperando las preguntas del público, una mujer ha resumido el sentir general de la sala: “Nos has dejado con el corazón…”.

Solo tu puedes impedir que esto se acabe

Compártelo, apoya el proyecto

ÚltimoCero | Hazte cómplice HAZTE CÓMPLICE

No hay comentarios