Remedios Zafra, en la presentación.
Remedios Zafra, en la presentación.

Una breve escapada de la autora - Remedios Zafra- para presentar el libro -'El entusiasmo, precariedad y trabajo creativo en la era digital'- en Valladolid, en la librería La Otra. Ya lo hizo en fechas anteriores en Salamanca de la mano de Letras Corsarias.

La presentación del acto corrió a cargo de Vanesa de La Fontanería Crea mediante un sencillo juego en el que los asistentes se tiran aviones de papel -¿ideas?- unos a otros, para entrar a hacer una serie de preguntas que sirvieron a la autora para ir desgranando asuntos relacionados con el libro, con la educación en España, con la cultura y claro, con la vida…de eso se trata, de vivir.

Al parecer el libro estaba destinado “al fracaso”, a dormir en un cajón – seguramente informático- el sueño eterno del pdf. Pero no, hete aquí que lo presenta al Premio Anagrama de Ensayo 2017 y ¡gana! Toca entonces releer, redactar de nuevo y preparar la edición y posterior promoción…más el resto de cosas que hay que hacer para vivir: dar clase, corregir exámenes, realizar tutorías...y es que el trabajo en la educación pasa por los mismos problemas que el resto de actividades que tienen que ver con “el conocimiento”.

Momento de la presentación del libro.
Momento de la presentación del libro.

Un libro con una estructura de “arco iris” muy interesante: en los extremos “toca tierra” y los capítulos centrales presentan reflexiones “de altura” más relacionadas con los principios que rigen nuestras vidas en esta fase de “capitalismo virtual de ruleta de casino y amiguetes”.

Interesante el momento en que nos relata el hecho de que muchos de nosotros, que provenimos de clases populares, los primeros en las familias que pisábamos una universidad, nos vemos abocados a una existencia profesional en la que solo triunfan los descendientes de “la wealthy people” (la clase ociosa y adinerada) de la que nos hablan los estudios culturales al referirse a las artes en el siglo XIX. Así estamos en España bien entrado el s XXI. Parte del problema es este “agrupamiento” que permite internet en nuestras casas, trabajando aislados – pero conectados- con nuestros pares, nuestros iguales…incapaces de pasar del grupo al equipo, de las ideas al “programa político”, paradigma del autónomo creativo. No henos llegado siquiera a ser “clase” como pronosticaba – y ahora se ha desdicho- Richard Florida después de haber gentrificado medio mundo.

Hay profesiones directamente excluidas del reparto social y económico- creadores- o muy precarizadas – profesores interinos y asociados en las universidades- que, además, compiten entre ellos por seguir situados en los márgenes de un sistema donde cada vez menos personas acaparan más poder.

¿Cómo es posible esto? Hay un mecanismo intelectual muy interesante, la vocación, que nos hace amar lo que hacemos, pagar incluso por hacer lo que más nos gusta. Esa vocación cuando se alía con este mecanismo “emocional” que es el entusiasmo produce un ser extraño, anonadado, ensimismado, aislado…del que se aprovecha esta fase del capitalismo que vivimos: el capitalismo creativo y “emprendedor”, no de empresas si no de start ups. Han ganado la “guerra cultural” – salvo nichos- en que se entró en los primeros 80 con el tándem malvado Reagan-Thatcher, ellos tienen el relato del mundo, ellos dominan el lenguaje…ya nos lo advirtieron Lewis Carroll – el lenguaje es poder- y William Burroughs – el lenguaje es un virus-. No les hicimos caso (con algunas excepciones como Laurie Anderson) y así nos va…

De todo esto, y mucho más, va este libro que promete ser seminal en el panorama de la cultura española en estas primeras décadas del siglo XXI, tan “cambalache” como el XX.

El tren salía a las 22.15.

Solo tu puedes impedir que esto se acabe

Compártelo, apoya el proyecto

ÚltimoCero | Hazte cómplice HAZTE CÓMPLICE

No hay comentarios