May Rios en un momento de su actuación. FOTO: Gaspar Francés
May Rios en un momento de su actuación. FOTO: Gaspar Francés

La actriz vallisoletana May Ríos ha tenido que esperar casi tres años para poder estrenar en su ciudad 'Entre rojas, entre rejas', un duro alegato contra la tortura basado en la vida de Juana Doña, comunista y feminista que estuvo 20 años en las cárceles franquistas.

Resulta inevitable volver la vista atrás, 'The Room', de Phentesilea Teatro, obra en la que May Ríos realizaba un extraordinario ejercicio de interpretación de un sicario. Las comparaciones -siempre odiosas- en este caso son inevitables al tratarse de dos monólogos en los que todo el peso actoral recae sobre la valiente actriz vallisoletana, capaz de embarcarse en aventuras arriesgadas. Aquel, tras un pasamontañas, y este en enaguas, un balde con agua y una silla por todo elemento escénico (*).

"No guardamos silencio porque tenemos memoria. El teatro es el arte de la memoria.Recordamos todas las guerras desde los griegos, todas las víctimas, cada una de ellas. Y todas ellas deben estar presentes hoy. Defendemos la necesidad ética y política de un teatro creador de memoria y de conciencia más allá de cualquier otro compromiso", ha escrito May Ríos en el programa distribuido a la entrada del Teatro Zorrilla y que puede ser el motivo por el cual se ha retrasado, en Valladolid, el estreno de este trabajo; agotador trabajo que, una vez más, podría encuadrarse dentro del 'teatro documental' y merecedor de toda clase apoyo.

Sierra mostrando el dibujo original para el cartel de la obra. FOTO: Gaspar Francés
Sierra mostrando el dibujo original para el cartel de la obra. FOTO: Gaspar Francés

A pesar de que el tema de 'Entre rojas, entre rejas' entraña mayor cercanía para el público que el de 'The Room' (la confesión de un sicario)la reacción de los espectadores fue un tanto fría, máxime cuando el patio de butacas del Zorrilla se llenó mayoritariamente con afiliados de IU -organizador del acto- y del Ateneo Republicano -colaborador en el mismo-. Público predispuesto a enfrentarse con la historia que se le contaba.

La obra -que fue estrenada en El Campello (Alicante) en abril de 2016- no es tan redonda como'The Room'. 'Entre rojas, entre rejas' adolece de una dirección capaz de solucionar los constantesflashback del  texto, entre la tortura y el recuerdo de los años de juventud con sus amores y anhelos revolucionarios.

Las adaptaciones siempre son complicadas, y Joaquín Robledo ha tenido que enfrentarse a sintetizar la vida de una mujer -Juana Doña (Madrid, 1918; Barcelona, 2003)- que estuvo 20 años en la cárcel.

Público asistente a la obra teatral. FOTO: Gaspar Francés
Público asistente a la obra teatral. FOTO: Gaspar Francés

Ella se hizo comunista a los 15 años; su marido, Eugenio Mesón,  era dirigente de las Juventudes. Tras ser detenidos, por culpa del golpista Segismundo Casado [coronel de la zona Centro], vivieron el drama de no saber dónde estaba cada uno de ellos; los dos creyeron que el otro estaba en Francia. Ella permaneció año y medio en prisión. Salió dos semanas antes de que fusilaran a su marido. Juana Doña continuó militando y en 1947 volvió a ser detenida y fue condenada a muerte, pena conmutada por 30 años de cárcel, de los que cumpliría casi 20.

Un día, lo dice May en la obra, le dijeron a Juana Doña que se podía ir a casa y se fue a la celda pues era su casa desde hacía años; tardó en comprender que la ponían en libertad. A la puerta de la cárcel, intentó coger un taxi y el taxista entonces le soltó: 

-Será usted una ladrona.

-No, soy comunista.

Y el taxista no la llevó.

May Rios durante la representación en el Teatro Zorrilla. FOTO: Gaspar Francés
May Rios durante la representación en el Teatro Zorrilla. FOTO: Gaspar Francés

El personaje que encarna May Ríos adolece de matices; no basta con sobreactuar gestualmente para concitar el interés del público durante una hora. Es posible que la dureza de la obra encogiera el corazón a buena parte de los espectadores y los sumiera en un estado nada propicio a la euforia, pero no hasta el punto de no estallar al  final, con May envuelta en la bandera tricolor, y no reclamar su vuelta al escenario. Un final efectista pero metido con calzador.

Antes de la representación, Joaquín Robledo y Manuel Sierra, responsable de la escenografía y del cartel, dirigieron unas palabras al público. El artista leonés condenó cualquier práctica de  tortura y declaró ser del tipo de pintores que bebe de las imágenes reales, y recordó la imagen de una compañera detenida con él, una vez muerto Franco. Esa imagen es la que ha plasmado en el cartel de 'Entre rojas, entre rejas', trabajo que May dedica a su abuelo Mariano Ríos.

Juana Doña tuvo siempre claro: "Dicen que es mejor olvidar, pero ¿cómo voy a olvidar? ¿Cómo voy a perdonar? Ni olvido ni perdón".

May Rios con la bandera republicana al finalizar la obra. FOTO: Gaspar Francés
May Rios con la bandera republicana al finalizar la obra. FOTO: Gaspar Francés

(*) En el montaje también intervienen Antoine Lamark y Virginia Urdiales, voces en off del torturador y de una presa. Africa Bayón (Bulgarcita) se encarga del atrezzo  y Marcelo Albano de la parte musical.

Absolución encausados 2 F

Las actividades organizadas con motivo del 14 de Abril continúan hoy jueves, con una mesa redonda, a las 20 horas, en el Ateneo Republicano a favor de la absolución de los encausados el 2 F de 2014. En la brutal carga policial que tuvo lugar en la calle San Lorenzo para proteger a dirigentes del PP hubo tres detenidos que serán juzgados el próximo 19 de abril por delitos de lesiones y atentados a la autoridad.

Solo tu puedes impedir que esto se acabe

Compártelo, apoya el proyecto

ÚltimoCero | Hazte cómplice HAZTE CÓMPLICE

No hay comentarios