Alejandro Cuevas firmando ejemplares de su último libro. Foto: Gaspar Francés
Alejandro Cuevas firmando ejemplares de su último libro. Foto: Gaspar Francés

'A Mariluz le duele el alma igual que a otros les duele la muela del juicio o los juanetes. No es un dolor gigantesco o aplastante (se puede sobrellevar), pero empapa todos sus pensamientos y los tiñe de negro'. Así comienza el cuento -'Mariluz y el largo etcétera'- que da nombre al último libro de Alejandro Cuevas, que ayer presentó después de 14 años de silencio el escritor "exiliado en Estados Unidos".

"Las cosas se han vuelto muy posmodernas", afirmó Alejandro Cuevas en su reencuentro literario con Valladolid con motivo de la presentación de Mariluz y el largo etcétera (Difácil), que tuvo lugar en la librería Oletum.

Sobre esta librería: "Su anterior emplazamiento lo ocupa ahora una caja rescatada con dinero público. Las cajas se rescatan, las librería no", dijo el escritor que ha ganado muchos premios de relato, tiene cuatro novelas publicadas y desde 2013 realiza un doctorado de Literatura en la Universidad de Florida.

Alejandro Cuevas (Valladolid, 1973) comentó que el libro se abre con dos series: "Los cuentos de cine y los de hoteles". Los primeros, los más antiguos escritos cuando colaboró con la Seminci, y los segundos presentados a concursos convocados por establecimientos hoteleros".

"Cuando un cuento no funciona hay que añadir un extraterrestre", es otra de las frases pronunciadas por Cuevas, que reconoció que algunas veces las ideas surgen como "un chasquido de dedos". También dijo: "Los periódicos no me interesan muchos; sí los titulares".

Al escritor le preguntaron si su "exilio" en Estados Unidos había influido en su manera de escribir. "No, hago vida minimalista. No leo en inglés, prefiero una buena traducción. La novela inédita que tengo está ambientada aquí. Lo que sí sucede es que te cambia la forma de ver tu país, la gente...".

Cuevas, que manifestó cansancio con "la literatura que te engancha y con los finales sorpresa", estuvo acompañado de su editor, César Sanz, y de su amigo y escritor Vicente Álvarez.

Solo tu puedes impedir que esto se acabe

Compártelo, apoya el proyecto

ÚltimoCero | Hazte cómplice HAZTE CÓMPLICE

No hay comentarios