Los claveles rojos fueron el símbolo de la Revolución Portuguesa.
Los claveles rojos fueron el símbolo de la Revolución Portuguesa.

Un año más, y van 44, se cumple mañana el aniversario de la 'Revolución de los claveles'. Con tal motivo se presenta el libro 'O que fiz eu a 25 de Abril de 74' (Lo que hice el 25 de Abril de 74), coordinado por la profesora Concha López Jambrina.

La madrugada del 24 al 25 de abril de 1074, Portugal vivió la 'Revolución de los claveles'. Uno de sus principales protagonistas, Otelo Saraiva de Carvalho, ha declarado recientemente: "En 17 horas se puso fin a 48 años de dictadura", la más larga en Europa, sin casi disparar un tiro y con una canción para la historia: 'Grãndola Vila Morena', de José Zeca Afonso. El dictador Franco agonizaba.

Concha López Jambrina,  profesora de portugués en la Escuela Oficial de Idiomas de Valladolid, ha coordinado el libro 'O que fiz eu a 25 de Abril de 74' (Lo que hice el 25 de Abril de 74), que mañana, 25 de abril, se presenta en el Ateneo Republicano.

'O que fiz eu a 25 de Abril de 74' recoge 27 testimonios directos de gente muy diversa que cuenta como vivió la 'Revolución de los claveles' en Portugal.

"El resultado inmediato de esa fecha fue maravilloso; libertad, el fin de la dictadura en nuestro país y de la guerra colonial en Angola, Mozambique y Guinea-Bissau, que había roto la vida de tantos jóvenes y producido tristeza en  tantas familias. Significaba también el fin de favores y privilegios para algunos. La revolución cambió nuestro pensamiento, nuestra forma de ver las cosas y nuestro estilo de vida, ¡Nació una nueva esperanza!", escribe María Francelina Seabra Pereira.

Además del valor de los testimonios, el libro es el resultado de la colaboración entre españoles y portugueses, que muchas veces aún estando tan cerca han vivido de espaldas. A Concha López Jambrina se debe esta iniciativa, que puso en marcha con los alumnos de la Universidad Sénior Contemporánea.

Mezquita de Córdoba.
Mezquita de Córdoba.

'La mezquita de Córdoba y su apropiación por la Iglesia'

El jueves, dia 26 de abril, Antonio Manuel Rodríguez Ramos, desarrollará en el Ateneo Republicano: 'La mezquita de Córdoba y su apropiación por la Iglesia'.

"El 2 de marzo de 2006, el Cabildo Catedralicio de Córdoba inmatriculó (es decir, inscribió por primera vez en el Registro de la Propiedad) la Mezquita-Catedral con el nombre de 'Santa Iglesia Catedral de Córdoba'. La inmatriculación no otorga la titularidad del derecho que se inscribe, pero sí es cierto que genera la apariencia jurídica de su pertenencia obligando a quien la cuestione a una especie de 'probatio diabólica' para desmentirla. Y esto es así porque el Obispo, actuando como fedatario público de sí mismo, alegó que le pertenecía por 'consagración'. Aunque pueda parecer increíble en un Estado aconfesional, el único argumento que necesitó para inmatricular la Mezquita-Catedral fue su 'toma de posesión' en 1236 (que no de 'propiedad'), mediante el trazado sobre el pavimento de una franja de ceniza en forma de cruz diagonal con las letras de los alfabetos griego y latino. No presentó título formal de propiedad (la consagración no es un modo de adquirir admitido en nuestro Derecho). No acompañó sentencia judicial que reconociera haber usucapido el monumento por su posesión prolongada en el tiempo (los bienes públicos son imprescriptibles y en rigor no habría posesión civil sino un acto meramente tolerado arts. 430, 437 y 444 CC). Tampoco se tramitó el oportuno 'expediente de dominio' para salvar ambas carencias probatorias. Ni se concedió la obligada publicidad al proceso inmatriculador, como es preceptivo para toda persona física o jurídica, con el fin de garantizar que las autoridades competentes o cualquier interesado puedan presentar las alegaciones pertinentes", ha escrito el profesor de Derecho Internacional de Córdoba.

"En consecuencia", continúa Antonio Manuel Rodríguez Ramos, "el Obispado de Córdoba actuó de forma privilegiada y clandestina para 'autofabricarse' una prueba de la que entonces carecía, amparándose en dos normas predemocráticas y afectas de inconstitucionalidad sobrevenida que equiparaban a la Iglesia Católica con una Administración Pública y a los Diocesanos con fedatarios públicos. Ambas vulneran el principio de aconfesionalidad del Estado y deben entenderse derogadas por la Constitución de 1978. Así pues, la inmatriculación de la Mezquita-Catedral y las de todos los bienes inmuebles practicadas conforme a este procedimiento serían nulas de pleno derecho"

La charla del profesor de Derecho Internacional de Córdoba, escritor y activista cultural, será a las 20 horas, en la sede del Ateneo Republicano de la calle Piedad, 1-3.

Solo tu puedes impedir que esto se acabe

Compártelo, apoya el proyecto

ÚltimoCero | Hazte cómplice HAZTE CÓMPLICE

No hay comentarios