Jon Bilbao, durante su charla con Germán Vivas en la Feria del Libro de Valladolid. Foto: Gaspar Francés
Jon Bilbao, durante su charla con Germán Vivas en la Feria del Libro de Valladolid. Foto: Gaspar Francés

El escritor Jon Bilbao presentó ayer en la Feria del Libro de Valladolid ‘El silencio y los crujidos’, su último libro con tres relatos con la soledad como hilo conductor. Una obra que según el propio autor ha dudado si catalogar como una recopilación de tres relatos o una novela con tres partes. “En realidad las tres historias están protagonizadas por el mismo hombre, en tres encarnaciones diferentes: en la Constantinopla del siglo V, en la selva venezolana en los años 60 del siglo XX y, por último, en la isla de Menorca, en un futuro próximo”, ha señalado

“El silencio y los crujidos’ es una historia de amor con la soledad”,  resumió el propio autor. “En este libro se presenta la soledad como una suerte de animal salvaje. Tú en un momento dado puede ser presa de ese animal, por diferentes circunstancias: porque te quedas sin familia porque te tienes que ir a trabajar donde no conoces a nadie… Te ves solo a tu pesar. Pero también hay veces que lo deseas, necesitas esa soledad y si quieres domar a ese animal salvaje eso va a requerir un enorme esfuerzo y grandes recursos personales y materiales”, reflexionó en la presentación junto al periodista de últimoCero Germán Vivas.

Precisamente su último libro trata de profundizar en esa opinión que tiene la sociedad de esos solitarios voluntarios. “En una sociedad tan integrada como la nuestra hay alguien que decide darle la espalda y busca la soledad voluntariamente, simplemente porque no quiere estar con los otros, primero se recibe con sorpresa, luego con recelo e incluso con miedo”. Al margen de esto, Bilbao cree que “la soledad es una opción vital perfectamente legítima”.

De nuevo, Jon Bilbao elige el formato de los relatos aunque algo más largos que en otras obras de cuentos. “Los relatos cada vez me salen más largos y las novelas más cortas. Van confluyendo en una nouvelle, que es la extensión intermedia en la que me siento cada vez más cómodo para sostener esa tensión que me gusta para mis obras sin que produzca fatiga en el lector”, ha planteado.

Esa extensión intermedia le permite mayor desarrollo de los personajes y de la trama para introducir determinadas técnicas novelescas como digresiones y cabos intencionadamente sueltos que le parecen atractivos y que en el relato corto no están bien vistos.

Solo tu puedes impedir que esto se acabe

Compártelo, apoya el proyecto

ÚltimoCero | Hazte cómplice HAZTE CÓMPLICE

No hay comentarios