Viviendas de la obra del Hogar Nacional–Sindicalista de Las Delicias.
Viviendas de la obra del Hogar Nacional–Sindicalista de Las Delicias.

El concejal de Urbanismo y teniente de alcalde, Manuel Saravia, junto con el presidente del Colegio de Arquitectos de Valladolid, Manuel Vecino, y distintos representantes de las comunidades de vecinos han descubierto esta mañana una placa que distingue las viviendas de la obra del Hogar Nacional–Sindicalista de Jesús Carrasco Muñoz, entre la calle Málaga y el Paseo de San Isidro, como patrimonio de la arquitectura moderna. Este ha sido uno de los actos programados para celebrar el Día Mundial de la Arquitectura y que también incluye una charla del arquitecto Roberto Valle en el Patio Herreriano, donde permanece abierta su exposición ‘Los recursos del arquitecto’ hasta el 4 de noviembre.

La Fundación para la Documentación y Conservación de la Arquitectura y el Urbanismo del Movimiento Moderno (DOCOMOMO) -que estudia la arquitectura moderna con el fin de lograr su reconocimiento como parte de la cultura del siglo XX- es el organismo encargado de otorgar esta distinción a propuesta de los propios arquitectos, que también habían seleccionado en esta ocasión las propuestas del Cinema Roxy (Ramón Pérez Lozano) y al edificio de los Sindicatos de la Plaza de Madrid (Julio González Martín).

Manuel Saravia, en su intervención en la concesión de la distinción de los arquitectos al grupo de viviendas.
Manuel Saravia, en su intervención en la concesión de la distinción de los arquitectos al grupo de viviendas.

Las viviendas de la obra del Hogar Nacional–Sindicalista de la calle Málaga y el Paseo de San Isidro fueron diseñadas en plena Guerra Civil Española y son “el ejemplo de mayor valor histórico de lo que representaron los ideales de vivienda social del Movimiento Moderno en Valladolid”, asegura el experto de DOCOMOMO en el COAVA, coordinador del Área de Teoría de la Arquitectura de la UVA y profesor de la Escuela de Arquitectura de Valladolid, Daniel Villalobos. “Un estilo que sigue ideas formales, funcionales y estéticas muy ligadas a los modernos barrios de la Viena Roja de los años 1923 a 1933, y cercano a obras como el Karl Marx-Hof del arquitecto Karl Ehn (Viena, 1927−1930), y a las barriadas alemanas como el Siedlung Siemensstadt de Berlín, (1929−1931)”, explica Villalobos. Estas viviendas cuentan con la máxima valoración reconocida por su Comisión Técnica Internacional DOCOMOMO, así como por la Comisión Externa de expertos en esta corriente arquitectónica.

Su arquitecto, Jesús Carrasco Muñoz y Pérez Isla (Madrid, 1900), titulado en Barcelona en 1930, se comprometió con las nuevas ideas arquitectónicas de la modernidad racionalista. Cercano a las ideas del GATEPAC, (Grupo de Arquitectos y Técnicos Españoles para el Progreso de la Arquitectura Contemporánea), fue uno de los arquitectos que empezaron a practicar la arquitectura del Movimiento Moderno en España. Nada que ver su idea de arquitectura con la que desarrolló su padre y también arquitecto, Jesús Carrasco-Muñoz Encina, a principios de siglo XX, obras madrileñas que tuvieron inspiración catalana, modernista, como sus proyectos en Madrid para la Sede del Semanario Nuevo Mundo (1906-1907), la intervención en el Convento de Santa María Magdalena (1916), o su obra más conocida, el Hotel Reina Victoria en la madrileña Plaza de Santa Ana (1919).

Placas DOCOMOMO en Valladolid

La Fundación DOCOMOMO se fundó en París en 1990, y se organizó en 1994 con sede en Barcelona como DOCOMOMO Ibérico, integrando el estudio de la arquitectura de España y Portugal de ese período. El COAVA arrancó con la primera colocación de una placa DOCOMOMO en Valladolid en el año 2012 en el Colegio Apostólico de los Padres Dominicos (1952-1957) de Miguel Fisac; al año siguiente, en 2013, colocaron otra placa en el Mercado Central de Abastos de Valladolid (1965-1966) de Juan A. Aguiló Villahermosa y Ángel Valdés Martínez (actualmente Centro Integrado de Equipamientos), sito en la calle Cigüeña y Tórtola; en 2014, en el Matadero Municipal de Valladolid (1931-1936), de Alberto Colomina y Botí, ingeniero; en 2015, en las Escuelas Graduadas (Colegio Público San Fernando) (1932-1950), de Joaquín Muro Antón; en 2016 en el Colegio San Agustín (1959-1961), de Cecilio Sánchez-Robles, y el año pasado, en 2017, en el Colegio Internado Sagrada Familia (1963-1967), de Antonio Vallejo Álvarez, Antonio Vallejo Acevedo y Fernando Ramírez de Dampierre. Además, el Colegio de Cristo Rey, también cuenta con otra placa DOCOMOMO que instaló el propio colegio en 2015.

Conferencia de Roberto Valle

Esta tarde, también con motivo del Día Mundial de la Arquitectura, está programada una conferencia del arquitecto Roberto Valle en el Patio Herreriano, donde permanece su exposición ‘Los recursos del arquitecto’ hasta el 4 de noviembre.

La conferencia de Valle, titulada ‘La percepción multisensorial de la arquitectura’, tendrá lugar a las 19.15 horas en la Sala de Conferencias del Patio Herreriano, tras el acto de entrega de medallas a los arquitectos que cumplen 25 años de ejercicio profesional. Al finalizar la charla se presentará el libro ‘Roberto Valle, Arquitecto’, editado por el COAVA y la Diputación Provincial de Valladolid.


Contenido relacionado:

Los recursos del arquitecto Roberto Valle, al descubierto en el Patio Herreriano

 

 

Solo tu puedes impedir que esto se acabe

Compártelo, apoya el proyecto

ÚltimoCero | Hazte cómplice HAZTE CÓMPLICE

No hay comentarios