La concejala de Cultura y Turismo, Ana María Redondo y la comisaria de la exposición, Anne Morin.
La concejala de Cultura y Turismo, Ana María Redondo y la comisaria de la exposición, Anne Morin.

El Museo Patio Herreriano de Valladolid muestra por primera vez en España, los autorretratos de la mítica fotógrafa Vivian Maier. El título de la exposición es Vivian Maier. El Autorretrato y su doble, que ha sido presentada por la concejala de Cultura y Turismo, Ana María Redondo; y la comisaria de la exposición, Anne Morin. La muestra permanecerá abierta hasta el 23 de abril.

Vivian Maier (Nueva York, 1 de febrero de 1926 - Chicago, 21 de abril de 2009), ejerció el oficio de niñera en NY y después en la ciudad de Chicago, desde 1950 y durante más de cuatro décadas.

Pasó una vida inmersa en el anonimato hasta reciente hallazgo, en 2007, de su corpus fotográfico: una inmensa obra compuesta de más de 120 mil negativos, muchas películas en súper 8 mm, registros diversos, fotografías dispersas y de innumerables negativos aún hoy sin revelar. "Esta pasión desbordante, la sitúa en nuestros días en el podio de los más grandes fotógrafos emblemáticos de la Street Photography y un hito en la Historia de este arte junto a Diane Arbus, Robert Frank, Helen Levitt o Garry Winogrand", indican.

La exposición que se presenta de Vivian Maier en el Museo Patio Herreriano de Valladolid, por primera vez en España, demuestra por qué los autorretratos de Vivian Maier se constituyen un género en sí mismo y expresan a todas luces la compleja personalidad de la autora.

La historia de Vivian Maier es sorprendente. Nacida en Nueva York, de madre francesa y padre austro-húngaro, dividió su tiempo entre Francia y Estados Unidos hasta que en 1956 se instaló en Chicago, donde se desempeñó el trabajo de niñera por más de cuatro décadas. Con una cámara colgada al cuello siempre que salía a la calle, tomaba obsesivamente fotografías, que nunca mostró a nadie. Fue un trabajo silencioso y anónimo. Llegó a juntar 100 mil negativos, además de 700 rollos en color y 2000 en blanco y negro sin revelar. Su obra fotográfica salió a la luz pública tras su muerte, luego de ser descubierta casualmente por el joven investigador John Maloof.

Los autorretratos de Vivian Maier no podrían estar más lejos de la moda actual de "autofotos"; Sus obras están llenas de un fuerte sentido de la composición y narrativa pictórica: cualidades que uno no asocia con los momentos de autocomplacencia filmados en una cámara de teléfono inteligente.

No hay comentarios