Actuación de Celtas Cortos en La Molinera. FOTO: Gaspar Francés
Actuación de Celtas Cortos en La Molinera. FOTO: Gaspar Francés

Celtas Cortos, Deskartados, De Kanteo y Take Over encendieron el viernes ‘La Molinera Sound System’, el nuevo equipo de sonido del centro social que han logrado financiar gracias a los bonos para este concierto. Fruto también de su anterior campaña de recaudación ‘Necesitamos tu energía’, este fin de semana han colocado las placas solares que les permitirá ser autosuficientes energéticamente una vez completen la instalación, aunque hasta entonces seguirán funcionando con un generador.

Ante la diagnosticada escasez de espacios para el arte en vivo en Valladolid, La Molinera estrenó el pasado viernes su nuevo equipo de sonido acondicionando el espacio para realizar conciertos o espectáculos de mediano aforo. “Agradeceros a todas las personas que os pasasteis ayer vuestra presencia, vuestra colaboración en turnos y sobre todo el comportamiento respetuoso”, declaraban tras el concierto, recordando que ni las bandas ni los técnicos cobraron nada: “Fue todo un éxito a nivel musical, político y económico”.

Instalación de las nuevas placas solares en La Molinera. FOTO: La Molinera
Instalación de las nuevas placas solares en La Molinera. FOTO: La Molinera

Eso sí, sin “intenciones lucrativas”, como especifican en sus bases económicas para la participación artístico-cultural en el centro social, considerando los espectáculos una “aportación artística”, aunque permitiendo “pasar el bote” o vender puntualmente discos, libros o materiales asociados a la actividad. No obstante abren la puerta a que el espacio contribuya a la financiación de organizaciones o “causas justas”: “Un buen ejemplo podría ser el de sacar fondos para engrosar una caja de resistencia para pagar multas a personas represaliadas por su activismo”, puntualizando que la asamblea estudiará las propuestas antes de darles luz verde.

Durante el fin de semana han anunciado que ya están colocadas las placas solares en el tejado, parte de su nuevo sistema fotovoltaico aislado de la red eléctrica externa. Esta instalación se financió gracias a la campaña de micromecenazgo ‘Necesitamos tu energía’ para lograr la autosuficiencia energética “por coherencia ecológica, para poseer más independencia como proyecto y demostrar que es posible funcionar al margen de las empresas eléctricas”.

La esperada cita con el primer gran concierto de La Molinera fue el pasado viernes 15, con un gran ambiente y la sala principal del antiguo hotel de lujo Marqués de la Ensenada acondicionada con el nuevo equipo de luz y sonido a pleno rendimiento. Deskartados fueron los encargados de estrenar el escenario. La banda vallisoletana que acaba de editar ‘Por desgracia de Dios’, su último trabajo, ofrecieron un espectáculo divertido y bailable a ritmo de ska o punk, aunque el público aun frío tardó en soltar las caderas.

“Un lugar soñado y anhelado”, así describió Jesús Cifuentes la “okupa de cinco estrellas” durante el set acústico en formato dúo de Celtas Cortos junto su compañero y violinista Alberto García. “Se me ha roto una cuerda, debe estar el espíritu de León de la Riva por ahí”, bromeaba Cifu antes de continuar el espectáculo aun con cinco cuerdas en su guitarra para encarar el final del concierto. Lejos de la recopilación de grandes éxitos que a priori se podría esperar, desgranaron algunas de las composiciones de sus últimos trabajos, aunque no faltaron clásicos como “Madera de colleja”, “Haz turismo” o las ineludibles “La senda del tiempo” y “20 de abril”, con la que se despidieron.

Con el público encantado y disfrutando de los conciertos, igual que los responsables de La Molinera que se afanaban por que todo estuviera en su sitio, llegó el turno de la tercera banda. De Kanteo llenó el escenario de energía. La banda vive un momento dulce después del lanzamiento de ‘No hay más’, siguiendo su línea de fusión punk-rockera al servicio de la fiesta, lanzando incluso confeti y balones inflables al público.

La Policía Municipal tampoco se perdió el estreno. Se personaron pasada la una de la mañana interesándose por el desarrollo de la actividad y conversando con uno de los responsables del espacio comprobando que todo estaba en orden. Después de despedirse amablemente, la fiesta continuó, aunque ya cerca del final con la sesión de reggae y dub de Take Over que se había interrumpido momentáneamente.


Noticias relacionadas

La Molinera calienta motores para la Huelga General Feminista del 8M

La Molinera cumple seis meses: “Hay cosas que el dinero no puede comprar”

Multitudinaria conjura en La Molinera para construir poder popular en Castilla y León

No hay comentarios