Representantes de Artesa durante la presentación del pacto por la cultura en el LAVA. FOTO: Gaspar Francés
Representantes de Artesa durante la presentación del pacto por la cultura en el LAVA. FOTO: Gaspar Francés

Las artes escénicas asociadas de Castilla y León (Artesa) han celebrado el Día Mundial del Teatro proponiendo un ‘Pacto por la cultura’ para trabajar en una ley que las impulse y fortalezca en la Comunidad, aunque abarcando más actividades artísticas como la música. Como vienen años repitiendo, adolecen de una importante falta de apoyo por parte de la Junta, tanto económicamente como en medidas para favorecer a las compañías locales: “No hay perspectiva de que las compañías que desaparezcan tengan un relevo”, sentenció el presidente de Artesa, Tomás Martín.

“Nunca en Castilla y León ha habido un apoyo decidido, amplio y generoso a las artes escénicas que se vienen desarrollando desde hace 40 años”, esgrime el presidente de Artesa asegurando que hace diez años las ayudas para nuevos espectáculos eran “realmente modestas” con unos 600.000 euros, mientras que acaban de comprometerse tan solo 340.000 por año para los próximos dos. Por eso piden, para empezar, recuperar la inversión que había hace una década, argumentando que en comunidades como Aragón es de más de un millón o la valenciana que asciende a los tres millones: “Muchas compañías de Castilla y León, si presentaran sus cuentas, estarían en quiebra real”, lamentó.

El pacto que proponen lo han registrado hoy mismo en los ayuntamientos y diputaciones de Valladolid, Segovia, Salamanca, Zamora, Burgos, León, Ponferrada y las Cortes de Castilla y León, además de presentárselo junto a una carta a los grupos políticos con representación en éstas instituciones. Según aseguró Esther, secretaria de Artesa, este documento nace con el “espíritu de servir de compromiso público a todos aquellos que lo suscriban”. Los firmantes, más de 400, consideran que las artes escénicas de Castilla y León “precisan de una ordenación que garantice la estabilidad del sector creativo de la comunidad y potencie el mayor uso y disfrute posible de los recursos y estructuras escénicas por parte de la ciudadanía”.

Consideran necesaria una legislación que “permita a las artes escénicas gozar de la categoría de ‘servicio público’, sin que esto suponga que su gestión deba llevarse a cabo solo a través de la iniciativa pública, sino que puede y debe ser también realizada por la iniciativa privada”. Respecto a estas instituciones públicas, reclaman planes y programas de fomento de las artes escénicas y la colaboración entre instituciones, consejerías, administraciones y otros agentes.

Por todo ello reclaman, además de comprometerse a facilitar su creación, una Ley de las Artes Escénicas de Castilla y León para impulsarlas y fortalecerlas, sirviendo este pacto como base para su desarrollo y que sirva como “instrumento eficaz para regular la actividad escénica plural y de calidad en la Comunidad”.

No hay comentarios