Espectáculo en la plaza del Salvador. FOTO: Gaspar Francés
Espectáculo en la plaza del Salvador. FOTO: Gaspar Francés

El 19º Festival Internacional de Teatro y Artes de Calle de Valladolid tocó a su fin. Una edición, lamentablemente, marcada por las inclemencias meteorológicas que protagonizaron las dos primeras jornadas de calle, jueves y viernes, contrastando con un agradable clima para tomar la calle el sábado y el domingo. Problema al que no se enfrentan los espectáculos de sala que protagonizan los primeros días del certamen. Por ello, además de las acrobacias, el clown, la dramaturgia o las performances, los paraguas y los charcos han sido los indeseables invitados de este TAC.

Según indicó la concejala de Cultura y Turismo, Ana Redondo, tan solo 11 espectáculos han tenido que ser suspendidos, aunque los retrasos y problemas técnicos ocasionados por la pertinaz lluvia serán lo más recordado de este TAC 2018. La resignación rozaba la frustración entre el público y algunos de los artistas que cuentan los meses para tomar las calles de Valladolid en una semana tan excepcional como esperada.

Pocas pegas se pueden poner a la calidad de los espectáculos de sala del TAC, aunque como reza el dicho para gustos los colores, pero en los corrillos y charlas durante el fin de semana, un año más, volvió a tomar protagonismo el debate sobre la cantidad de espectáculos en espacios cerrados, la mayoría de pago, frente a los de calle. La apuesta del Ayuntamiento y la organización del festival trayendo shows que precisan espacios más cercanos al clásico teatro que a las plazas es loable, pero una parte del público no ve con buenos ojos que cinco de los nueve días que dura el certamen se desarrollen en espacios cerrados. Quizás sea el riesgo de conjugar en un mismo macro-evento el “fin de fiesta” a todo un curso de programación teatral entre el LAVA y el Calderón con las ansias del público por disfrutar en la calle.

Durante las noches del jueves y el viernes la Cúpula del Milenio sirvió de paraguas para uno de los espectáculos más destacables de este TAC, de hecho ha sido reconocido con el premio al más original e innovador. La conjunción de Kukai Dantza y Sharon Fridman con el espectacular coro vallisoletano XYK Singers en ‘Erritu' sembró la Cúpula de caras de ensimismamiento e incluso lágrimas de emoción. La compañía guipuzcoana de danza ofreció un espectáculo que, a base de la repetición coreográfica y potentes formas de aparente simplicidad pero enorme exigencia física, lograron llevar al público a un trance que se completaba con la entrada en escena de las XYK Singers, generando una atmósfera sobrecogedora y evocadora.

Barolosolo tuvo la osadía de, en plena noche, adentrarse en las aguas del Pisuerga para representar ‘Métamorph'o’, uno de los estrenos nacionales del TAC. La lluvia hizo mella en sus medios técnicos, sobre todo las luces, anegadas por el tremendo chaparrón, teniendo que realizar su espectáculo con una iluminación fija que en absoluto empañó su divertido espectáculo. Con un estaribel instalado en mitad del río frente a la playa de las Moreras, la compañía apareció como un torbellino ante el público que se agolpaba en la orilla, zambulléndose al agua para desarrollar un espectáculo acuático de acrobacias y música flotante y en directo.

Por Valladolid pasan estos días compañías de muy diversos puntos del mundo, más allá del territorio peninsular. La sección Estación Norte se fija en un punto básico para la ciudad, las creaciones locales. Este año han mostrado grandes espectáculos como Ghetto 13/16, Imaginario Teatro o Alicia Maravillas, la payasa vallisoletana que tuvo que cancelar varias funciones por la lluvia. Finalmente se ha llevado la palma una compañía que, sin duda, merece este y muchos más premios: Teatro Corsario. Historia viva de la escenografía vallisoletana, fundada por el fallecido Fernando Urdiales, que en este año ha presentado ‘El Patio’ protagonizada por otra de las figuras más destacadas de la interpretación vallisoletana, Javier Semprún.

La sección Off es una de las favoritas del público. Además de la oficial, de gran calidad, este espacio del programa esconde gratas sorpresas para los tacófilos, guiados este año por las Rutas del Off que diseñó el portal digital local Vadeocio. Por segundo año consecutivo el TAC ha acogido otra disciplina en auge, la improvisación, con el II Encuentro Nacional de Impro que ha tenido lugar en la Sala Experimental del Teatro Zorrilla.

Otra novedad de esta decimonovena edición ha sido el ciclo Arte Va centrado en las performance y coordinador por la vallisoletana Isa Sanz. Una disciplina controvertida por naturaleza, incluso depreciada o vanalizada, pero que no es más que una invitación a la reflexión. Espectáculos con difícil explicación que atacan en muchos casos a la capa inferior al consciente de las personas, por lo que la lectura que cada cual saca de ellas puede ser dispar o incluso opuesta.

 


Noticia relacionada

The Primitives en Calle y Peeping Tom en Sala premiados en el TAC 2018

Solo tu puedes impedir que esto se acabe

Compártelo, apoya el proyecto

ÚltimoCero | Hazte cómplice HAZTE CÓMPLICE

No hay comentarios