Foto de familia de los artistas que participan en la exposición. FOTO: Gaspar Francés
Foto de familia de los artistas que participan en la exposición. FOTO: Gaspar Francés

Al mediodía de este miércoles, la Sala 0 del Museo Patio Herreriano presentaba un aspecto repleto: “Pocas veces ha estado tan llena”, celebraba la concejala de Cultura, Ana Redondo, durante la inauguración. Junto a ella, la comisaria de la exposición, Laura Asensio, formando parte del elenco de trece artistas locales responsables de ‘Valladolid con carácter. Letras que cuentan’. Ante ellas, decenas de personas que no han querido faltar a la apertura de esta muestra que hace un repaso a medio camino entre el arte y la nostalgia por los carteles y tipografía que componen también la historia de la ciudad.

“La tipografía es el vestido del lenguaje”, sentenció Laura Asensio en la presentación de la muestra, que podrá visitarse de forma gratuita hasta el 30 de septiembre en la Sala 0 del Museo Patio Herreriano. En su opinión, los carteles y tipografías que salpican las calles crean la identidad de la ciudad, igual que hace la arquitectura, recordando que esta exposición es fruto de un proyecto de investigación que ha durado ocho meses sobre la “escritura urbana” de Valladolid.

Dos espectadores viendo el mural de jorge peligro. FOTO: Gaspar Francés

Una selección de trece artistas locales, con Laura Asensio como comisaria, se han encargado de dar forma a las obras que componen ‘Valladolid con carácter. Letras que cuentan’: Miriam Chacón, Jose Ignacio Gil, Natalia Weber, Jorge Peligro, Pati Duque, Cless, Doctor Pek, Exther Gordo, Chucho Nieto, Carlos de Miguel, Icha Bolita y Dafne Calvo. Cada cual en su disciplina y siguiendo sus motivaciones personales, componen un recorrido por los carteles y rótulos que han salpicado las fachadas y calles de Valladolid, muchos de ellos ya desaparecidos o con el cartel de se vende o se alquila, como lamentó Asensio en la inauguración.

Derrotados por las grandes superficies o la imperante uniformidad urbana que arrebata estos elementos distintivos, muchos carteles han ido desapareciendo sin mayor pena ni gloria, como le ocurrió al de la mítica ‘Tienda sin nombre’ que al cerrar su establecimiento en Teresa Gil descansó en un contenedor hasta acabar hecho añicos para tristeza de diversos artistas gráficos que lo contemplaban con impotencia. Llegó incluso a crearse un grupo en redes sociales que trataba de recopilar imágenes, actuales o pasadas, con todos estos letreros antes de que cayeran definitivamente en el olvido.

Una exposición con carácter plural

‘Valladolid con carácter. Letras que cuentan’ está compuesta por obras de artistas diversos, creando así una gran abanico de estilos y propuestas que hacen aun más atractiva y dinámica la exposición. Chucho Nieto recupera con una propuesta interactiva uno de los letreros más emblemático de la ciudad, el “OTAN NO” que durante años presidió el edificio Duque de Lerma, indiscutible símbolo del Valladolid de los ochenta. Una “propuesta de altura, un rótulo de gran impacto” que fue trazado en tan solo nueve minutos el 7 de marzo de 1986 por el Colectivo Ciudadano por la Paz y el Desarme y que, con el paso de los años, albergó otras reivindicaciones como “SALVA RIAÑO” o “MILI NO”. En esta expo también hay un recorrido por decenas de rótulos del Valladolid desaparecido, recopilados y captados por los objetivos de Miriam Chacón y Jose Ignacio Gil, encargados de la fotografía y la documentación.

Activistas del "Colectivo Ciudadano por la Paz y el Desarme" esta mañana en la Sala 0. FOTO: Gaspar Francés
Activistas del "Colectivo Ciudadano por la Paz y el Desarme" esta mañana en la Sala 0. FOTO: Gaspar Francés

Pati Duque, autora de oleos que lucen, recorre tres neones míticos de la ciudad, siendo éstos el eje fundamental de sus obras, inmortalizando las fachadas del Bingo Regio, los Cines Roxy y la Cafetería Patton. Cless por su parte se queda en su barrio, La Rondilla, para elaborar varios collages en los que se adivinan retazos de los carteles más emblemáticos de este área de Valladolid, junto a recortes de carteles. Dafne Calvo hace de altavoz de “La voz de la calle” recopilando frases o textos que gritan los muros de la ciudad, invitando incluso al juego tratando de localizae dónde está tomada cada una de las instantáneas. Icha Bolita aporta su personal reinterpretación, en pequeño formato, del emblemático logo de los contenedores de reciclaje de vidrio.

Carlos de Miguel, profesor de tipografía en la Escuela Superior de Diseño de Valladolid, se encuentra como pez en el agua en esta muestra, y junto a la directora artística Natalia Weber dan un interesante punto pedagógico a la exposición explicando algunos de los detalles que se encuentran detrás de muchas de las tipos empleadas, así como recordar cómo era el funcionamiento de una imprenta. Exther Gordo, como calígrafa, aporta un pergamino con diversas caligrafías hechas a mano al estilo de los antiguos escribas. Jorge Peligro es el autor de un gran mural multicolor repleto de tipografía y reconocibles letreros entrelazados que preside la sala desde el fondo. Para finalizar, Doctor Pek ha sido el encargado de varias estructuras y logos de la exposición, así como de su intervención en el benemérito eslogan “Todo por la Patria” reconvirtiéndolo en un “Todo por la Parti”.

No hay comentarios