Laura Fraile. FOTO: Gaspar Francés
Laura Fraile. FOTO: Gaspar Francés

Laura Fraile no puede evitarlo, el título es fidedigno. Su oído, tan abierto como selectivo, siempre está atento a lo que se cuece en su entorno. Su carácter inquieto, ansioso de crear belleza de lo cotidiano, incluso banal, hace el resto. Sus escuetas imágenes quizás sean una válvula de escape personal o simplemente una forma de buscarle la sonrisa al tedio de la rutina, quizás un llamamiento a la empatía o sin más una visión distorsionada, o no, de un mundo repleto de detalles tan insignificantes como maravillosos. En formato de micro relato extremo, no más de un par de frases, lo que dan de de si los escasos cinco centímetros que mide el libro. Durante años su inquietud nutrió las páginas de últimoCero con cientos de artículos sobre una parte de la cultura que hasta entonces habitaba las catacumbas de la ciudad. Hace unos meses sus pasos la alejaron de Valladolid para instalarse en Cervera de Pisuerga y desde allí vuelve a casa para destripar lo que recoge su último libro: 'No puedo evitarlo'.

Es el segundo editado por Rodrigo Córdoba de Zoográfico en Vallecas. “Tengo una lucha con mi editor que me llama cotilla: no soy cotilla sino curiosa”, matiza Laura. El libro está prologado por Carlos de la Cruz y Jorge Molinero, que en el anterior se encargó del epílogo. “Son amigos y compañeros de editorial, gente que ya me conocía porque son textos muy personales y me apetecía que fuera alguien de confianza”. A su modo los define. De Carlos dice que “es un hombre con tendencia a morder cráneos”, mientras que a Molinero lo valora por ser “un hombre reformado que ya no se mete con las viejas que comen churros en la churrería El Castillo”. Joaquín Aragón, que ya ilustró su primer libro ‘Mujeres que tararean canciones inventadas’, se encarga también de éste: “seleccionó varias de las muchas que hace, de gente Valladolid y de fuera, y para mí es el mejor acompañamiento”. La foto de la portada es obra de Gaspar Francés.

Una de las páginas de 'No puedo evitarlo' de Laura Fraile
Una de las páginas de 'No puedo evitarlo' de Laura Fraile

‘No puedo evitarlo’ se organiza en seis capítulos: Paseantes parlantes, Cosas que ocurren, Cosas que me ocurren, La gente me dice este tipo de cosas, Mi padre y Mi madre. “El libro nace de la sorpresa o del extrañamiento ante cosas que ocurren a mi alrededor y no puedo evitar y escribir sobre ellas. Cosas que me han ocurrido a mi, cosas que me dice la gente, cosas que dicen mis padres cuando estoy en casa con ellos, nace mucho de la proximidad y no hay nada inventado, son cachitos de realidad, todo es absorbido”. Con estas premisas su día a día es una constante cita con las musas, un café, un paseo o el aburrido trayecto en el autobús, cualquier situación es fuente de inspiración y nuevo material. Su estancia en Cervera está siendo también fructífera, “tengo bastante material, entre el bar La Cascarita y lo que me pasa con los paisanos… da mucho juego, voy a tomar un café y sale solo”.

Pastillas poéticas, así se podría definir el libro, aunque su autora difiere. “Siempre reivindico que no escribo poesía, no porque esté en contra de ella, sino porque hago prosa; mi mirada es la de una periodista cotilla más que de una poeta, me identifico más con cronista de lo cotidiano que con poeta”. Más allá de debates estilísticos, el formato es claramente medicinal. El típico prospecto hace en este caso las veces de prólogo y las páginas encuadernadas contienen las píldoras, todo recogido es una minúscula caja de cartón que advierte de su contenido: tratamiento fugaz para días de excesiva normalidad. “Dentro de la editorial ya hay varios libros más con este formato, llevo tiempo queriendo publicar algo así, me hace mucha gracia y me llama mucho la atención. Además se juntó que tenía estos apuntes de frases muy muy breves, no es fácil ajustar textos a un tamaño tan reducido”. Si este formato es ya de por si peculiar, los planes para cuando esta edición se agote aun lo son más: ”hemos sacado 150 ejemplares y cuando se agote queremos hacer otra adaptándola para que se venda en máquinas de tabaco”. “Va a ser más caro que el tabaco, pero mucho más saludable”, aclara.

Presentación de 'No puedo evitarlo' en Valladolid
Presentación de 'No puedo evitarlo' en Valladolid

La primera presentación de ‘No puedo evitarlo’ fue el 16 de octubre en la Feria del Libro Antiguo y de Ocasión de León, “estuvimos varios autores de Zoográfico y La Penúltima que también es de Valladolid, como Felipe Zapico o Antoine Lamarck, y mi idea es seguir presentándolo, la próxima seguramente en Cervera”. La presentación en Valladolid será el sábado 19 de noviembre en La Bodeguita de Mario (C/ Estación 19) a las 20 horas con entrada libre. Para acompañarla estarán su editor Rodrigo Córdoba y el ilustrador Joaquín Aragón, entre otros. “Leeré alguno de los textos, compaginándolo con otros del anterior libro y a lo mejor alguna cerverada, tengo bastante munición preparada”. Para la presentación se hace un llamamiento: las gemelas de Valladolid que asistan tendrán libro gratis.

No hay comentarios