Actuación de Pedro Pastor y Los Locos Descalzos en la Verbena Republicano. FOTO: Gaspar Francés
Actuación de Pedro Pastor y Los Locos Descalzos en la Verbena Republicano. FOTO: Gaspar Francés

Aunque su anuncio se hizo de rogar, la novena edición de la Verbena Republicana volvió a reunir a más de mil personas ansiosas de otro ambiente y otras fiestas en la plaza de Andrés Laorden. El cartel prometía y la celebración incluso superó las expectativas de sus organizadores, el Ateneo Republicano de Valladolid, con Flor de Canela abriendo el espectáculo, Pedro Pastor y los Locos Descalzos desatando la euforia de sus seguidores y Los Perets haciendo bailar al público hasta el último minuto disponible.

Con un pequeño retraso sobre el horario anunciado y el público llegando tímidamente a la plaza, Flor de Canela arrancaron un espectáculo que rápidamente hizo entrar en calor al respetable acercándolo al frente del escenario. El cuarteto formado por Núria Balaguer a la voz, Paula Vegas al teclado y sintetizador, Marta Bautista al bajo eléctrico y Xerach Peñate a la batería, despertó la complicidad de la audiencia que con palmas y coros fue acompañó el espectáculo. Sorprendieron con este formato, en contraste con los pequeños sets que suelen ofrecer en Valladolid en locales como La Bici, acercándose a un pop casi progresivo que convive con ritmos de ambos lados del Atlántico, asentados en la destreza de unas artistas que anunciaron la próxima publicación de su primer EP.

“Bienvenidos a esta verbena laica y republicana”, comenzaba en su discurso Jose Alberto Blanco, presidente del Ateneo Republicano, “las fiestas son de la ciudad de Valladolid no de ninguna virgen”. En su tradicional saludo republicano reclamó la justicia y reparación que aun no han llegado a España tras los crímenes de la Guerra Civil y el franquismo, exigiendo la exhumación de las enterradas aun en las cunetas y la retirada de la cruz del Valle de los Caídos, más allá de la exhumación de los restos del dictador: “Hay que volarla, se construyó con trabajo esclavo republicano”.

Denunció también las inmatriculaciones de la Iglesia católica, como la de la Catedral de Valladolid y toda la manzana que ocupa, mostrando la necesidad de otras luchas como la feminista o ecologista. “Esto tiene que cambiar, desde abajo tenemos que acabar con ellos, somos la mayoría”, recordó Blanco, asegurando que el “enemigo” es el capital y no la inmigración, “cabemos todos, los que sobran son los capitalistas”. Apostando por una Constitución en la que su articulado no sean “meros enunciados”, reclamó la libertad de expresión, de opinión o el derecho a una educación y sanidad publicas: “En definitiva, igualdad”, despidiéndose al grito de “¡Viva la República!”.

Tras esta intervención, subieron al escenario Migual Ángel Pérez ‘Maguil’ y Jaime Lafuente para rendir homenaje a Elisa Serna, fallecida esta pasada semana. Recordaron sus luchas y canciones, fue la primera cantautora encarcelada, y entre ambos interpretaron ‘Esta gente qué querrá’ de Maria del Mar Bonet, en la versión de la propia Elisa Serna.

“Probablemente es el mejor concierto que hemos dado en Valladolid”, confesaba Pedro Pastor tras su espectáculo. No es para menos, su evolución musical junto a Los Locos Descalzos quedó de nuevo plasmada en un directo que viajó de la emotividad y la reflexión que albergan sus composiciones, al baile y la euforia de la mano de un público que desde el primer acorde no dejó de corear sus canciones. Las nuevas composiciones, algunas empiezan ya a ser conocidas por sus fans, no se quedan atrás ahondando en el mensaje y buscando nuevos ritmos incluso en la tradición ibérica además de la latinoamericana.

Recién llegado de actuar en Colombia las últimas semanas, Pastor se reunía en este concierto con su banda Los Locos Descalzos -Nico Martos al bajo, Álvaro Navarro a la guitarra eléctrica y Alan Denis a las percusiones- para iniciar la gira de despedida de ‘Sololuna’. Trabajo que compaginarán con la preparación del próximo disco que estará producido por el burgalés Diego Galaz, que ya hizo lo propio con bandas como La MODA y no deja de cosechar excelentes críticas con su banda Fetén Fetén.

Con una audiencia ya encendida por el eufórico final de Pedro Pastor y Los Locos Descalzos, Los Perets no dieron tregua desde el primer compás. Entre la rumba y la salsa, versionando canciones ampliamente conocidas, Carlos al cajón y la voz, Chuchi a la guitarra y ‘Púa’ a las percusiones, ofrecieron lo que todo el mundo esperaba de ellos, pura fiesta. Incluso el escenario se convirtió en un improvisado karaoke, con el público subiendo y bajando a cantar con la banda, como la alcaldesa de San Pelayo y el grupo que la acompañaba que fue reclamada para dar palmas y coros por Los Perets, o el propio Pedro Pastor. Entre ovaciones y gritos para la localidad de Torozos y el Ateneo Republicano, apuraron los bises hasta que la hora de cierre no podía alargarse más. Concluyó así la novena edición de esta fiesta popular, dejando las expectativas bien altas para el que será su décimo aniversario el próximo año.

No hay comentarios