Primeras filas del tercer Pucela Rock. FOTO: Gaspar Francés

Con un aforo terciado en la Sala Blanca del LAVA, lejos del lleno en la Feria de Muestras de su primera edición, pero con un buen ambiente festivo, sobre todo cuando los cabeza de cartel, Porretas, subieron al escenario, el tercer Pucela Rock organizado por la Asamblea Popular de Fiestas de Valladolid hizo honor a su nombre. Tuvo lugar durante la noche del sábado con una entrada simbólica a beneficio de la Asociación de Asistencia a Víctimas de Agresiones Sexuales y Malos Tratos de Valladolid.

El espectáculo comenzó pasadas las diez de la noche con una Sala Blanca engalanada con la decoración de carnaval, entre plásticos y globos de colores, acogiendo a los locales Morralla para abrir la fiesta, que ofrecieron un contundente directo de rock con tintes metaleros. Los siguientes en subir al escenario fueron Malavita, una banda madrileña que entre su sonido y su presencia convencieron al público, asegurando que ésta ya es su segunda casa. Guiados por la arrolladora energía de su frontwoman, a la par que cantante y guitarrista, descargaron su sonido punk frenético, en ocasiones ininteligible, pero altamente bailable.

Parte del público lamentaba la desafortunada coincidencia con el directo de Free City que se estaba desarrollando simultáneamente en el centro de Valladolid, siendo una de las bandas más punteras y con mayor proyección del rock local. No obstante, el cabeza de cartel de la noche era una apuesta segura ya que Porretas son una de las bandas que han escrito la historia del rock estatal en la década de los noventa. Con un notable aumento de público respecto a las actuaciones de las bandas predecesoras, los de Horatleza se hicieron rápido con el público gracias a su casi inacabable colección de éxitos. Dedicaron el concierto a Rober, su guitarrista y fundador fallecido en 2011, como hacen en cada uno de sus directos desde su pérdida.

“Esta la cantáis vosotros”, anunció Pajarillo, su actual vocalista, antes de que empezara a distinguirse la armonía de ‘Marihuana’, su más aclamados single, un alegato en favor del ancestral consumo de las flores del cannabis y una denuncia de la hipocresía de quien lo critica “y le pega al orujo”. Sea como fuere y al son de esta melodía, en el LAVA olía a concierto y, para no dejar ni un cabo suelto, se despidieron con el tema que da nombre a la banda: Porretas.


Noticias relacionadas

El punk protagoniza la primera jornada del segundo Pucela Rock

El segundo Pucela Rock se despide a base de metal

Rotundo éxito de público del primer Pucela Rock

No hay comentarios