Factoría de Renault en Palencia
Factoría de Renault en Palencia

Que un jefe diga a un trabajador que 'vas a desear morirte' en los meses que te quedan a su lado, o que 'Si te pilla en la calle, te vas a enterar' no es constitutivo de un delito de amenazas. Simplemente es consecuencia de 'mala educación', según la jueza Olga Álvarez Peña, que ha absuelto a Jesús Manuel Tabera Escudero, J.U. (jefe de unidad, antes encargado) de Renault, en Palencia.

'F A L L O Que debo absolver y absuelvo a JESÚS MANUEL TABERA ESCUDERO del delito de amenazas de que se le venía acusando en el presente procedimiento, declarando de oficio las costas causadas', dice la sentencia de "la ilustrísima señora doña Olga Álvarez Peña, magistrado-juez del Juzgado de lo Penal número 1 de Palencia".

Diecinueve meses después de que ocurrieran unos hechos que tuvieron una gran repercusión, ya que el trabajador de Renault -Víctor, que se encontraba en período de prueba- difundiera una grabación con las amenazas pronunciadas por su jefe Jesús Manuel Tabera Escudero, se ha conocido la sentencia (de fecha 12 de enero de 2018), que será recurrida en apelación.

 

La sentencia, recoge como Hechos Probados, las expresiones del J.U. dichas en su despacho de la factoría Renault en Palencia, a su trabajador: "El acusado se dirigió a Víctor Manuel con expresiones como 'Te vas a reír de tu padre porque de mí no te ríes, ¿vale? Pero ¿a quién vas a engañar?, niñato. ¿No cobras por ello? Pues a trabajar como un cabrón. Te vas a la puta calle. Valiente! Te quedan cuatro putos meses que te los voy a hacer, me cagüendios, que vas a desear morirte, así de claro te lo digo. ¿Vale? Así de claro te lo digo. Como te vuelvas a reír de cualquiera de estos, te pillo de puertas para afuera y te enteras. Machito. Te vas a enterar tú (…). Tú eso lo vas a firmar por las buenas o por las malas. Sois muy machitos y sois muy listos, pero luego, me cagüendios, sois unos cagaos todos. ¿Sabes que con eso y una llamada mía estás ahora en los tornos? El primer obturador o la primera pegatina que no montes, ¿vale? Te vas a ir a la puta calle (…). Si sois unos bocazas. ¿De qué presumes machito? Yo con gente como tú vengo a ser un hijo de puta (…)”. 

La jueza Olga Álvarez Peña concluye que: "(...) las expresiones 'te vas a la puta calle, te quedan cuatro meses que vas a desear morirte, te pillo de puertas para afuera y te enteras', entre otras, no fueron proferidas por el acusado con ánimo de amedrentar, de atemorizar o de coartar la libertad de Víctor Manuel. Ni siquiera puede afirmarse que las expresiones las profiriera de manera seria y creíble en cuanto al mal anunciado (...) ".

"El hecho", añade la jueza, "de que se considere que estas expresiones en particular en este caso y por el contexto referido no son constitutivas del delito de amenazas de que se acusaba por las razones antes expuestas al no concurrir los elementos típicos, no impide considerar la actitud del acusado hacia Víctor Manuel absolutamente reprobable desde la consideración de las más elementales normas de educación. Ninguna persona y, menos por supuesto un superior jerárquico respecto de un inferior en el ámbito laboral, debe tratar a otra persona del modo en que lo hizo el acusado ni por el tono utilizado, alto y prepotente, ni por los términos empleados que son despectivos, vejatorios y humillantes. Nada justifica esa actitud del acusado, ni siquiera una supuesta provocación. La dignidad y el respeto a la persona están por encima de cualquier consideración hacia una persona o actuación de la misma que consideremos errónea o equivocada. Por todo lo expuesto, en virtud del principio in dubio pro reo, procede la absolución del acusado". 

El acusado absuelto, Jesús Manuel Tabera Escudero, reconoció todo lo que le dijo a su empleado [en la vista oral se escuchó la grabación], pero que ese día 'por el nerviosismo de la presión de sus jefes', el que le llamara explotador... "perdió los papeles. En ningún momento quiso desear mal. Le desbordó la situación. No sabía lo de la hiperactividad ni la minusvalía (...), se lee en el fallo.

La sentencia  señala, entre otras cosas, además que el trabajador, de 19 años y 2 meses en Renault, posee una discapacidad y había incurrido varios errores en su puesto de trabajo en la cadena. También constan las declaraciones de testigos presenciales de la conversación entre el J.U. y Víctor Manuel -trabajadores como él-, así como un fallo de la Audiencia Provincial de Valladolid (de 16 de noviembre de 2017) para no estimar la existencia de un delito de amenazas en este caso.

'Grande Víctor'

Trabajadores Unidos (TU), que se implicó desde el primer momento en la defensa del empleado , ha difundido hoy lunes un comunicado titulado: 'Grande Víctor':

"Hoy, tras más de un año y medio desde que se produjeron los hechos, seguimos diciendo ¡GRANDE VÍCTOR!

La semana pasada, la titular del juzgado de lo penal de Palencia, dictó sentencia sobre los graves y repugnantes hechos que todos pudimos escuchar gracias a que Víctor tuvo el valor de grabar.

Esta jueza determina que los insultos, gritos y amenazas que el J.U propinó a un trabajador (de 19 años) de la cadena de montaje, fueron fruto de “ la mala educación” y no son constitutivos del delito de amenazas.

Para esta señora, la gente maleducada no es la que no te sujeta la puerta cuando vas cargado o los que se tiran pedos delante de los demás…No, para esta señora, un 'maleducado' te puede decir que VAS A DESEAR MORIRTE en los meses que te quedan a su lado, o que SI TE PILLA EN LA CALLE, TE VAS A ENTERAR. Un puto jefe maleducado te puede decir que ERES UN MIERDA, según esta individua.

Pues bien, t.u seguimos apoyando a Víctor. Seguimos pensando que ese trato NO LO VAMOS A TOLERAR. Seguimos creyendo que Víctor, a sus 19 años, ha dado una lección de dignidad al poner esto en manos de la justicia y conseguir que este tipo de abusos sea de dominio público.

Aunque, la justicia parece que depende de quién la imparta. Víctor va a recurrir y esperamos que en esta ocasión, los jueces que tengan que decidir, no tengan asumido que 'un maleducado' te pueda amenazar con desgraciarte la vida.

Como detalle interesante, la defensa del J.U ofreció a Víctor hasta 8000€ para que no se celebrara el juicio. Cosa que rechazó porque la dignidad no tiene precio. Por eso seguimos diciendo ¡GRANDE VÍCTOR! Y valiente. Valiente porque en Renault, por desgracia, este tipo de actitudes chulescas, humillantes y vejatorias son más habituales de lo que se puede creer. Y sólo los valientes intentan cambiarlo y ponen la cara por ellos y por los demás, a pesar de las secuelas y consecuencias que acarree.

Y así, es como se hace el camino. Y fue así, como los trabajadores conseguimos tener derechos, por gente como este chaval de 19 años que dio la cara y pelea por un mundo más justo.

El tiempo pondrá todo en su sitio y tú contarás siempre con el apoyo de Trabajadores Unidos.

¡GRANDE VÍCTOR!".

Solo tu puedes impedir que esto se acabe

Compártelo, apoya el proyecto

ÚltimoCero | Hazte cómplice HAZTE CÓMPLICE

No hay comentarios