Imágenes de las muestras del polvo negro analizado al microscopio.
Imágenes de las muestras del polvo negro analizado al microscopio.

Seis asociaciones de vecinos de Valladolid y la organización Ecologistas en Acción solicitan formalmente que se investigue el origen del ‘polvo negro’ que soportan desde hace meses y que puede verse a simple vista en suelos, poyatas, barandillas, mobiliario urbano, piscinas….

En concreto, la Asociación de Vecinos Fuente Berrocal, las Comunidades de Propietarios De La Galera, la Asociación de Vecinos Los Comuneros de La Victoria, la Asociación de Vecinos Puente Jardín, la Asociación de Vecinos La Isla del barrio de La Overuela, la Asociacion de Vecinos Feria De Muestras de Huerta del Rey, así como Ecologistas en Acción De Valladolid han acordado dirigirse al Ayuntamiento y la Junta de Castilla y León para que esta última institución, competente en la materia, “efectúe las mediciones y los controles pertinentes así como las analíticas necesarias para determinar y concretar los peligros para las personas y para el medio ambiente”.

Vista aérea de la urbanización Fuente Berrocal y las instalaciones de la fábrica de Lingotes Especiales, señalada como foco de las emisiones. Foto: Google
Vista aérea de la urbanización Fuente Berrocal y las instalaciones de la fábrica de Lingotes Especiales, señalada como foco de las emisiones. Foto: Google

El paso dado por estos colectivos se produce después de que algunos vecinos de Fuente Berrocal “profundamente preocupados” por si el polvo negro pudiera incluir algún material contaminante con riesgo para la salud, decidieran contratar una analítica al Laboratorio de Técnicas Instrumentales de la Universidad de Valladolid (al cual se le entregaron muestras del polvo acumulado recogidas los días 18 y 24 de octubre de 2017).

El resultado del análisis apunta que el componente mayoritario de ese ‘polvo negro’ es cuarzo (50%), materia orgánica (25%) y arcillas (destacando montmorillonita) además de incluir trazas de algunos metales pesados.

En su escrito hacen constar que “puesto que el cuarzo o sílice es el principal componente de la arena, la bentonita es un tipo de montmorillonita, y la hulla es materia orgánica de color negro, podemos afirmar que la composición química de la contaminación detectada tiene bastante similitud con las materias primas del proceso de moldeo de Lingotes Especiales S.A. sita en la carretera de Fuensaldaña km. 2, que está ubicada en las proximidades de los barrios afectados”.

Su sospecha no es ni mucho menos gratuita. Así se confirma en un informe municipal (expediente IP 99/16) elaborado ante la denuncia presentada por una vecina del Camino del Cabildo (una de las zonas más afectadas) en agosto de 2016. La denunciante hablaba de “suciedad constante que se posa sobre nuestras cabezas y sobre nuestras casas” y la visita girada por la inspección en aquel momento no hizo más que confirmar los motivos de la queja. “Un material particulado negro impregna todo de manera uniforme”, dijo entonces el inspector.

A raíz de esa denuncia se instaló un medidor de contaminación en la citada finca, que sin embargo no arrojó mientras estuvo activo mediciones muy dispares a los de la red de medición oficial.

Ante esta situación y para determinar la naturaleza de las partículas, el Servicio de Medio Ambiente requirió los servicios técnicos de un experto en la materia ‘a nivel internacional’, contactando en junio de 2017 con el Doctor Xaver Querol, del Consejo Superior de Investigaciones Científicas. El 16 de octubre ya estaba listo su informe: “Podemos decir que el color negro del polvo se debe a partículas muy finas, entre 1 y 15 micras, de óxido de hierro, siliciuro de hierro y el algunos casos sulfuro de hierro. Muchas de ellas son esféricas e indican un proceso de fusión. También se detectan partículas de silicato de zircono, óxido de titanio, sulfato de bario, fibras de carbono y sulfuros de hierro. Algunas de ellas pueden provenir de abrasivos o de cargas de frenos”.

El resultado del análisis permitió a los técnicos municipales deducir que el foco emisor “es una industria de fundición de metales”, lo que apunta directamente a la fábrica de Lingotes Especiales, como se llega a indicar textualmente en el informe que acabó siendo remitido a la Junta de Castilla y León para que adoptara las medidas oportunas.

Ese traslado se produjo en diciembre del año pasado y ahora otros vecinos, en este caso a través de seis asociaciones vecinales y Ecologistas, vuelven a dirigirse a la administración autonómica preocupados ya que si “las partículas de las muestras analizadas, incluida la sílice, fueran respirables, podrían causar enfermedades a las personas expuestas”. Los vecinos también consideran “preocupante” la carga de materia orgánica, los metales pesados así como algunos gases utilizados en el proceso industrial de Lingotes Especiales.

Los vecinos quieren que se realicen los análisis necesarios para conocer si hay contaminantes presentes en el aire respirable en el barrio de Fuente Berrocal, así como, en el resto de los barrios implicados en esta reclamación: barrios de La Victoria, Puente Jardín, La Overuela, Huerta del Rey y las Comunidades de Propietarios de La Galera.

También quieren que se dé traslado a la Consejería de Sanidad del análisis realizado ya sobre el ‘polvo negro’ en la Universidad de Valladolid para que emitan otro sobre los posibles riesgos para la salud humana.

Por último reclaman que “se tomen las medidas correctoras necesarias para corregir estas emisiones, y en su caso, se incoe expediente administrativo sancionador contra el responsable dichas emisiones si los hechos son constitutivos de infracción administrativa”.

En primer término, Vicente Garrido Capa, presidente de Lingotes Especiales S.A. y el presidente de la Junta, Juan Vicente Herrera, en una visita a la factoría. Foto: JCyL
En primer término, Vicente Garrido Capa, presidente de Lingotes Especiales S.A. y el presidente de la Junta, Juan Vicente Herrera, en una visita a la factoría. Foto: JCyL

El 7 de diciembre de 2016, el Boletín Oficial de Castilla y León publicó la ORDEN FYM/1011/2016, de 22 de noviembre, por la que se modifica la Orden de 19 de diciembre de 2007, de la Consejería de Medio Ambiente, por la que se concede autorización ambiental para la instalación de fundición de metales ferrosos, en el término municipal de Valladolid, titularidad de «Lingotes Especiales S.A.».

Según se explicó, la modificación consistió en el cambio de los equipos de desmoldeo y granallado de la nave 1 por otros más eficientes, lo que exigía diversos cambios operativos y funcionales en la zona de actuación, que suponían cambios en los focos de la instalación, dado que estaba previsto sustituir dos filtros de mangas por dos nuevos que se conectarán a una única chimenea de salida. La Junta, entre los condicionantes impuestos para aprobar la propuesta de la empresa, indicó que en esa chimenea “asociada a los procesos de desmoldeo y granallado de la nave 1 dispondrá de una medición de depresión que optimizará el mantenimiento de las mangas, minimizando de esta forma la emisión de partículas a la atmosfera”.

La factoría de Lingotes Especiales, que ha realizado importantes ampliaciones en los últimos meses en sus instalaciones de la carretera de Fuensaldaña, comunicó el pasado mes de junio como hecho relevante a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (se trata de una empresa que cotiza en bolsa) que “ha culminado el proceso de adquisición de una finca de 66.000 m2, colindante con las instalaciones de la fundición que posee en la Carretera Fuensaldaña km 2 de Valladolid” y que “la operación (en esa fecha, 7 de junio de 2017) se encuentra pendiente de la correspondiente inscripción en el Registro de la Propiedad”.

No hay comentarios